El consumo de la hierba de cannabis de 2’5 gramos de media al día se asoció con una mayor tasa de eventos adversos leves o moderados en comparación con los controles que no lo consumieron, pero no hubo diferencias en cuanto a los efectos secundarios graves. Este es el resultado del estudio COMPASS (Cannabis para el Manejo del Dolor: Estudio de Evaluación de Seguridad). Este estudio multicéntrico nacional analizó la seguridad del consumo médico del cannabis entre pacientes que sufren de dolor crónico y fue dirigido por el Dr. Mark Ware del Centro de Salud de la Universidad McGill en Montreal, Canadá.

Los autores del mismo encontraron que los enfermos con dolor crónico que consumieron cannabis diariamente durante un año, si son cuidadosamente monitorizados, no tenían aumento de eventos adversos graves en comparación con los que no consumieron cannabis. El estudio siguió a 215 adultos con dolor crónico no oncológico que consumieron cannabis medicinal y los compararon con un grupo control de 216 pacientes con dolor crónico que no consumieron cannabis. En el estudio participaron siete Unidades del Dolor de Canadá. Los que consumieron cannabis tenían acceso a un cannabis procedente de un cultivo legal y con un contenido del 12’5% de THC. Se les pidió a los participantes que mensualmente informaran sobre efectos adversos, función pulmonar, se sometieron a pruebas cognitivas y se les preguntó sobre su dolor, estado de ánimo y calidad de vida.

Te puede Interesar
El consumo de cannabis se asocia con un menor riesgo de síndrome metabólico

Ware MA, Wang T, Shapiro S, Collet JP; COMPASS study team. Cannabis for the Management of Pain: Assessment of Safety Study (COMPASS). J Pain. 2015 Sep 15. [en imprenta]

Science Daily del 29 de septiembre de 2015

Fuente