La tendencia ascendente se remonta a 2005

hipnosedantes

Un 6,8 por ciento de la población consume a diario algún tipo de hipnosedante, cifra que suma dos puntos con respecto al anterior registro presentado por el Ministerio de Sanidad con respecto a la Encuesta sobre alcohol y drogas en España. Esta tendencia ascendente se viene observando desde el año 2005. Entonces, el 5,1 por ciento de la población reconocía haber ingerido esta sustancia en los últimos doce meses mientras que en 2013 el 12,2 por ciento de la población admite su ingesta. Además, un 1,2 por ciento de los encuestados consume hipnosedantes sin receta.

El perfil principal del consumidor de hipnosedantes en España es femenino. El 16 por ciento de mujeres admite su toma durante 2013 frente al 8,5 por ciento de varones, cuya edad media de inicio en el consumo es la más alta de todas las sustancias analizadas, con 35,2 años. Un circunstancia que, según ha manifestado Francisco Babín durante la presentación del informe, se explica por “un aumento del arsenal terapéutico en la práctica clínica en los últimos años”. No obstante, anuncia que el Ministerio de Sanidad vigilará la posible excesiva promoción de un medicamento determinado en la práctica de los profesionales sanitarios.

Tercera sustancia adicitiva más consumida

En 2013, los hipnosedantes se sitúan como la tercera sustancia adictiva más consumida, por detrás del alcohol y del tabaco. Ambas anotan un ligero incremento desde 2011, pasando, en el caso de los cigarrillos, de un 40,2 a un 40,7; del 76,6 al 78,3 con respecto al alcohol y del 11,4 al 12,2 si hablamos de estos medicamentos. No se aprecia en esta subida el cannabis, que reducen su proporción de consumidores en 4 décimas, pero supone una de las principales preocupaciones para la Delegación del Gobierno encargada del Plan Nacional sobre Drogas.