Inicio Noticias El caso del caníbal de Miami y la “zombie wave”

El caso del caníbal de Miami y la “zombie wave”

72
0

El presente artículo es el sumario de la investigación llevada a cabo por el autor al respecto de un caso de canibalismo acaecido en la ciudad de Miami en mayo de 2012, y de la serie de episodios similares que tuvieron lugar en Estados Unidos y en otros países durante las semanas siguientes a la fecha en que ocurrió el primer incidente.

Por Eduardo Hidalgo

La realidad del periodismo actual deja mucho que desear. Si nos la intentan colar con campos como el de las drogas (que algo conocemos) cómo será en otros como la medicina, la economía, la política.. Sí, por poner un ejemplo, ya había escuchado por ahí que había prestigiosos reporteros de guerra que informaron pormenorizadamente sobre el conflicto armado de Irak sin salir de su casa en, pongamos, Indianápolis, valiéndose, simple y hábilmente, de una conexión ADSL y del visionado selectivo de unos cuantos videos de YouTube y algunas noticias de Al Jazeera. En fin, que es lo que había, y que eso mismo es lo que tendría que hacer yo. Cosas de la crisis. Pero bueno, investigador lo seguía siendo y el caso no dejaba de ser un gran caso, y eso, en última instancia, es lo que contaba. Así que, cumpliendo las órdenes que había recibido, me adentré en Google y empecé a escudriñar a fondo las noticias. Bien pronto me topé con un dato que me llamó poderosamente la atención:

En CBS Miami, Bobby, un amigo del caníbal, había comentado que, pocas horas antes del incidente, Rudy Eugene se había despedido de él diciéndole que «quería poner su vida en orden, acercarse a Dios y dejar de fumar porros».

«¡Ay va, la hostia!», me dije. «Acercarse a Dios. ¡Vaya flipao! Verás como aquí está la clave…» De modo que, seguí tirando del hilo. Y me encontré con que su novieta, Yovanka Bryant, había afirmado en una rueda de prensa que Rudy “era religioso”; que “cuando estaban juntos, él se sentaba en la cama o en el sofá para leer la Biblia con ella”; que “frecuentemente citaba versos –del Libro Sagrado- a amigos y familiares”; que “si alguien estaba perdido o descarriado o no conocía a Dios, él le hablaba de Él”; y que “llevaba su Biblia consigo a todas partes”.

WALLLLAHHHHHHH!!!!!!!! ¡Qué miedo de menda! Menudo pasao de vueltas. ¿Y nadie le vio venir? Porque la tragedia se mascaba de lejos. Vamos, que por mi parte no necesitaba saber más; pero bueno, que por aquello de cumplir con mis obligaciones seguí rastreando el tema, y resulta que descubrí que, en la propia escena del crimen, los policías habían encontrado la Biblia de Eugene con algunas hojas arrancadas… Huuuu qué chungo, tíos. Cualquiera, a estas alturas, podía imaginarse lo que pasó. De hecho, un poco más adelante, nuestras sospechas terminaron por ser confirmadas en Wikipedia:

A lo largo del encuentro filmado de 18 minutos, Eugene acusó a Poppo de robarle la Biblia, le pegó, le quitó los pantalones y le mordió la cara…

«Pues pa’ qué quiero más… Caso cerrado, colega», exclamé al tiempo que razonaba lo siguiente: un friki que se ofusca porque piensa que le han robado su Guía Michelín del Paraíso, le da el telele y enrabietado como un niño se lía a bocaos con el supuesto mangui. Eso es todo.

La verdad es que la investigación me había salido bordada, Raúl iba a estar orgulloso de mi labor. Sólo quedaba cotejarla con el trabajo de otros investigadores del Mundo mundial y a otra cosa, mariposa. De tal manera, que me puse a cotillear por la Web y esto es lo que encontré:

Lisa Larsen, de “Looking for Truth”, hacía recaer toda la responsabilidad de los ataques caníbales sobre la empresa agroquímica y biotecnológica Monsanto, productora de herbicidas y transgénicos. Sus argumentos, resumidos en unas pocas líneas, eran los siguientes:

Las autoridades relacionaron el caso del caníbal de Miami con el consumo de una nueva variedad de LSD. El LSD se obtiene a partir del cornezuelo de centeno. El cornezuelo causa locura temporal y muerte cuando es ingerido. Debido a las alteraciones genéticas, que afectan indirectamente a los hongos, y al bombardeo de radiación solar por causa de los agujeros en la capa de ozono, un super organismo se está formando. Este organismo es una variación del cornezuelo original.«Así que» –esto lo dice Larsen, a mi no me miréis- «esto debería probar lo que pienso: tenemos algunas nociones nuevas, tenemos una idea nueva, ahora faltaría un nuevo enlace. ¡Por supuesto! Monsanto».

En el Blog “La hora de despertar (la verdad os hará libres)”, se decía, a su vez, que nos encontrábamos frente a una vacuna desarrollada en el año 2009 en la Universidad de Stanford. Su objetivo inicial no era otro sino el de combatir el estrés. Finalmente, el invento terminó transmutándose en una agente zombificador con el que la Élite de los Illuminati se dedicaría premeditadamente a fumigar a la población.

En la prensa internacional se achacaban los casos a las sales de baño. ¿Que qué son? Pues, según sus palabras, esto:

Si coges los peores atributos de la metanfetamina, la cocaína, el PCP, el LSD y el éxtasis, y los pones todos juntos, esto es lo que obtienes: sales de baño.

En algunos casos la droga puede ser mortal. Los síntomas del consumo pueden ser: Fiebres tan altas que producen insuficiencia renal o fallas en otros órganos. Episodios piscóticos. Rabia homicida que puede causar episodios caníbales. Ausencia de dolor. El 91% de quienes la consumen presentan daño neurológico, el 77% daño cardiovascular y el 49% dificultades psicológicas asociadas con la droga. El 37% de quienes consumen la droga reportan pensamientos suicidas.

En otros Informes…

¿Esto no será simplemente la prueba de un arma de destrucción masiva? Imaginen que esa droga la coloquen de forma gaseosa en un misil o en un mecanismo que difunda el gas con la droga en alta concentración en un pueblo o ciudad, ¿qué pasaría en esa zona? Tremendo desastre. Sres., es preocupante: hay mentes diabólicas trabajando en el fin del mundo.

Y los lectores, evidentemente, aterrados:

¡Qué terrible tragedia!, ¿qué pasará si llega al Ecuador?

Y esto es espelusnante… (Argentina).

Soy americana, voto y esas cosas, pero nadie me va a convencer de que esto no es un Apocalipsis zombi. Por mi parte, ya estoy preparada.

¡Jooooodó qué movidón! Lógicamente, a la luz de estos datos y del conocimiento de estas novedosas y reveladoras teorías y explicaciones sobre el tema, no tuve más que reconsiderar y reformular de cabo a rabo las conclusiones de mi investigación.

Vamos a ver:

No sabemos lo que le pasó al caníbal de Miami ni nunca lo sabremos. Por “h” o por “b”, al menda se le fue la pinza, como nos pasa a muchos cuando menos nos lo esperamos. Tan sólo que, el tío, esta vez, la lío pardísima de la muerte. Lo que sí que podemos descartar es que el incidente fuese ocasionado por las sales de baño (puesto que no se detectó su presencia en la autopsia). Lo cual, por lo demás, invalida, también, la hipótesis de los transgénicos (que se fundamentaba en los efectos de un nuevo LSD, ya que tampoco hay rastro alguno de ergot ni nada de eso). Queda descartada, del mismo modo, la teoría de la droga de destrucción masiva (porque no hay droga alguna excepto el cannabis, y a no ser que se pretenda bombardear a la ciudadanía con fardos de 500 kilos, poca destrucción se iba a conseguir con la maría). En cuanto a la vacuna contra el estrés, hemos de decir que no estamos en disposición de desmentir ni de confirmar nada, salvo que salta a la vista que, de ser cierta, los lumbreras de Stanford muy finos no estuvieron. Por último, desestimamos, así mismo, la hipótesis religiosa, en tanto en cuanto, no hay ningún pasaje en la Biblia que exhorte a los fieles a devorar a los homeless; y aun cuando el origen de la trifulca pudiera haber estado en la rabieta de Eugene al pensar que le habían robado su libro, lo cierto es que el objeto en cuestión es lo de menos, pues bien podría haber sucedido lo mismo si Poppo le hubiese intentado quitar un peluche de Hello Kitty o cualquier otra chorrada.

En definitiva, que el caso que nos ocupa no nos dice nada sobre los efectos de una nueva y, supuestamente, peligrosísima droga. De lo que nos habla, por el contrario, es del patético funcionamiento del periodismo actual; del modo en que opera, desde hace demasiado tiempo, la histeria anti-drogas; del estado de embobamiento e infantilidad en el que está sumida buena parte de la población estadounidense –y, por extensión, mundial-; y de los nefastos resultados de unas políticas sobre drogas totalmente descarriladas y contraproducentes.

Nota de Redacción:

Si quieres más información contrastada y no la mierda que escupe la prensa oficial puedes leerte estos artículos:

https://www.cannabismagazine.es/digital/la-verdad-sobre-el-krokodil-la-droga-canibal

https://www.cannabismagazine.es/digital/por-que-no-debes-creer-lo-que-has-leido-sobre-krokodil