Oregón, en el noroeste de Estados Unidos, se convirtió hoy en el cuarto estado del país en el que ya se puede consumir marihuana recreativa de forma legal, al entrar en vigor una medida aprobada directamente por los votantes en noviembre del año pasado.

Con alrededor de cuatro millones de habitantes, Oregón, de fuerte tradición progresista, se sumó a su vecino estado de Washington, a Colorado y a Alaska, y se convirtió en territorio libre para el cultivo y la posesión de plantas de marihuana.