– Además, se cerrarán aquellos que estén a menos de 150 metros de equipamientos dedicados a menores, deportes, culturales o recreativos.
– El nuevo Plan Especial Urbanístico pretende evitar la proliferación de estos locales sin control en la ciudad.
– El PSC cree que el plan no resolverá problemas como aforo u horarios de apertura, y lo tilda de medida electoralista.

El Ayuntamiento de Barcelona ha informado de que el objetivo del nuevo Plan Especial Urbanístico pretende, además de alejar los establecimientos dedicados a la venta de productos cannábicos de las zonas donde hay menores, es evitar su proliferación sin control y que se concentren en zonas determinadas de la ciudad y que Barcelona se convierta en un destino de turismo de cannabis.

Se podrán cerrar aquellos clubes o asociaciones de consumidores que no respeten esta norma Además, de acuerdo con los criterios de Salud Pública, se quiere prevenir los más jóvenes de los efectos negativos del consumo en exceso de cannabis, como son el fracaso personal, el deterioro personal y sociales y los problemas laborales. Actualmente, en Barcelona hay 123 locales de estas características. El plan se aprobará este miércoles en la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento. Para el gobierno municipal, los 150 metros “es una distancia acertada para garantizar la protección a la infancia y que los clubes no supongan más fumadores potenciales”.

Una vez haya entrado en vigor el plan, se podrán cerrar aquellos clubes o asociaciones de consumidores que no respeten esta norma en un plazo máximo de 18 meses. También, durante este plazo no se abrirán nuevos clubes y habrá o modificar el plan o aprobar uno nuevo o aprobar una nueva ordenanza. La norma se podría aprobar definitivamente en octubre de este año -dependiendo también de la configuración del pleno tras las elecciones municipales- y su aplicación a partir de marzo del 2017, una vez transcurridos los 18 meses.

Buscan un titular en la prensa y no una solución el problema “A 18 días de las elecciones buscan un titular en la prensa y no una solución el problema”, ha considerado Jaume Collboni, el candidato a la alcaldía barcelonesa por el PSC. Para los socialistas, “no es una propuesta seria de regulación” de los locales y asociaciones de canabis, sino una figura urbanística que solo delimita la distancia de estos locales con centros educativos y sanitarios y no aborda ni la distancia entre los mismos locales no aspectos de horarios, aforo o licencias, entre otros.

Fuente