El abuso de medicamentos legales en Estados Unidos ha causado casi igual número de casos de urgencia que el consumo de drogas ilegales.

Los servicios médicos de emergencia atendieron en el 2008 cerca de un millón de casos por consumo excesivo de analgésicos o sedantes, un número similar al de personas ingresadas por sobredosis de heroína, cocaína y otras drogas ilegales.

Según el reporte, cinco años antes los ingresos de urgencia por consumo de drogas ilegales duplicaban a los causados por las medicinas legales.

Sin embargo, en apenas dos años el abuso de sedantes y analgésicos ha emparejado bastante esas cifras.

“Es un aumento muy alarmante, es un problema”, señaló Peter Delany, quien trabajó con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para efectuar el reporte.

Los autores del estudio señalan que el consumo desmedido de analgésicos como oxycodone e hydrocodone se incrementó más del doble del 2004 al 2008.

Estas estimaciones se apoyan en la información de las salas de emergencias. Muchos de los ingresos se producen por sobredosis de medicamentos legales, pero otros de su mezcla con alcohol.

Fuente