Chus Gutiérrez y el tabú de las drogas

drogaoral

Hace 20 años, Chus Gutiérrez se atrevió a poner ante la cámara a una serie de personas para hablar de sexo de la forma más desprejuiciada. El resultado, Sexo oral (1993), contenía las suficientes dosis de transgresión como para incomodar a una sociedad aún incapaz de llamar a las cosas por su nombre. Ahora plantea un esquema similar en su nuevo proyecto documental, esta vez a partir de un tema aún más incómodo y tabú, el de las drogas.

Droga oral es un recorrido a través de una serie de testimonios de lo más diverso, caras anónimas y varios históricos de una generación superviviente, para hablar sin tapujos frente a una cámara curiosa que invita al espectador a la reflexión, al debate y a dejar a un lado los prejuicios morales a la hora de acercarse a un tema cuyo impacto social resulta incuestionable.

 

Fuente