Las regulaciones de la venta y producción de cannabis se habían postergado por seis meses

l 1 de enero de este 2018, California aprobó la legalización de la marihuana para su venta y consumo no medicinal. Sin embargo las reglas del juego no quedaron escritas.

El estado dorado otorgó un periodo de gracia de seis meses para que los establecimientos, productores y distribuidores pudieran prepararse para alinearse a las nuevas regulaciones de pruebas estrictas y empaquetado que entrarán en vigor este 1 de julio.

La conclusión de este periodo de transición significa que todos los productos de marihuana medicinal y recreativa que se vendan en California deberán haber sido probados en laboratorios aprobados por el estado, sellados en paquetes a prueba de niños y etiquetados por el productor.

 

Todos los productos que no hayan sido probados o estén correctamente etiquetados deberán ser destruidos para este domingo. Esto resultó en que gran parte de los dispensarios alrededor del estado se quedaran con lotes de productos que no podrán vender.

Para no desperdiciar el producto, los establecimientos de venta de marihuana y productos de cannabis han optado por rematar todo, con descuentos de hasta 50 o 70 por ciento.

La ley Proposición 64 aprobada en noviembre de 2016 en California contempla que las ventas legales de cannabis sean de productos sean sometidos a pruebas de calidad en laboratorios y se pruebe que están libres de pesticidas, químicos y toxinas.

Te puede Interesar
Avanza propuesta de ley bancaria del cannabis en California

Legisladores y expertos en California estiman que hasta 500 millones de dólares en cannabis será destruida este domingo. Pero las autoridades adjudican esta cifra a la renuencia de los vendedores y productores a someterse al proceso legal, una situación que también mantiene vigente al mercado negro.  

“Creo que los próximos dos días probablemente serán mínimos históricos para el minorista de cannabis”, dijo Hezekiah Allen, director ejecutivo de la Asociación de Productores de California.

Explicó que casi la mitad de los mil 250 negocios que representan tienen una licencia temporal emitida por el estado. California aún debe completar las regulaciones de cannabis.

Allen considera que más vendedores y productores obtendrán permisos cuando completen las regulaciones estatales y haya licencias anuales disponibles

Fuente