En el momento de entrar en el local había dos personas, una de las cuales supuestamente compraba marihuana

Los dos responsables de un club de cannabis situado en la avenida Reina Maria Cristina fueron detenidos –y poco después puestos en libertad con cargos– como responsables de un delito contra la salud pública de sustancias que no causan un grave daño a la salud. Los agentes de la Guàrdia Urbana y de la Guardia Civil se incautaron de unos 400 gramos de marihuana y más de 900 euros en efectivo.

La investigación por parte de la Guàrdia Urbana se inició a principios de junio a raíz de las quejas vecinales. Los agentes estuvieron controlando la entrada y salida de personas del local, la Associació Cannàbica Diogenes. En ese sentido, cuatro personas que habían salido del establecimiento fueron identificadas en callas cercanas y llevaban marihuana –decían que la habían comprado en dicho establecimiento–, por lo que fueron denunciadas administrativamente. Finalmente, cuando los guardias iban a actuar comprobaron que la actividad había cesado.

Pasado el periodo veraniego, en octubre se volvió a detectar la actividad, a la par que llegaban nuevas quejas vecinales. De nuevo se retomó la investigación, en este caso con la participación también de la Guardia Civil, que incluso realizó grabaciones y recogió más pruebas de la entrada y salida de personas del establecimiento. Al parecer, en una sola jornada podían acudir al local casi una veintena de clientes o socios. Finalmente, se solicitó una autorización de entrada y registro al Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona. El magistrado concedió el permiso para las cuatro de la tarde del pasado jueves.

Te puede Interesar
Spannabis reúne a las voces más representativas del mundo del cáñamo

Los agentes conocían que a primeras horas de la tarde acudía primero al local el trabajador –y a la vez secretario–, aunque el establecimiento no se abría al público hasta la llegada del presidente. Una rutina que también se mantuvo el jueves. Al entrar el segundo cliente de la tarde, los agentes accedieron al interior. Identificaron a las dos personas, una de las cuales estaría comprando en una de las estancias.

Durante el registro se hallaron unos 400 gramos de cogollos de marihuana preparados para su venta –la droga estaba distribuida en cajones, tapers y botes–, así como 918 euros en efectivo –118 estaban en uno de los cajones del despacho y el resto los llevaban los posteriormente detenidos–. También se hallaron tres básculas de precisión, utilizadas habitualmente para confeccionar las dosis de la droga. Un registro que se hizo también en presencia del abogado de la Administración de Justicia –antes secretario judicial– y de la abogada de los sospechosos.

ALa Guàrdia Urbana confeccionará un informe –que será remitido al Departament de Disciplina Urbanística– sobre dicho establecimiento por realizar una actividad sin disponer de licencia municipal.

Fuente