Los arqueólogos han descubierto unos bongs con 2400 años de antigüedad hechos de oro puro y que fueron utilizados por la realeza tribal para colocarse.

Los Bongs de oro con 2.400 años de antiguedad encontrados en Rusia

Los dos pipas de agua se utilizaron para fumar cannabis y el opio, las pruebas lo han confirmado. Además se encontraron numerosos artículos de oro sólido con un peso total combinado de 3 kg ocultos bajo el barro en una población rusa, donde las líneas eléctricas se estaban acondicionando.

También encontraron tres tazas de oro, un anillo de dedo de oro macizo, dos anillos de cuello y una pulsera de oro.

Dentro de los dos vasos con forma de jarrón se encontró un residuo negro y espeso que fue analizado por criminólogos y forenses los cuales confirmaron los rastros de los dos fármacos que fueron encontrados.

Los historiadores creen que fueron utilizados para los rituales con drogas por parte de los escitas, una raza nómada feroz, que gobernó las praderas de Eurasia durante 1.000 años, y que confirman estas prácticas, reportadas por primera vez por el antiguo historiador griego Herodoto, que murió en 425 bC.

Escribió que “los escitas utilizaban una planta para producir tal humo que ni el vapor de baño griego puede superar y que” transportados por el vapor, [ellos] gritan en voz alta”.

Los bong junto a los otros objetos de oro descubiertos

Los historiadores Andrei Belinski, de Stavropol, y Antonn Gass, de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, en Berlín, Alemania, piensan que se utilizaron para fumar, y posiblemente también para tomar algún brebaje compuesto de opio y cannabis.

El señor Gass dijo: “Queda fuera de toda duda que ambos fármacos se utilizaban de forma simultánea.”

Los escitas se desplazaron fuera de su territorio y no dejaron ruinas y eran temidos por los griegos y los persas. El único rastro de ellos son enormes túmulos llamados kurgans que se han encontrado desde Mongolia hasta el Mar Negro. El emplazamiento del tesoro fue encontrado en un kurgan en las montañas del Cáucaso, en el sur de Rusia, a mediados de 2013, pero se mantuvo en secreto para evitar que los saqueadores pudieran averiguarlo.

Sólo ahora se ha dado a conocer después de las excavaciones realizadas para comprobar si hay otros tesoros ocultos.

Cada uno de los bongs adornados cuenta una historia.

Uno muestra un viejo hombre barbudo matando jóvenes guerreros, mientras que, el otro tiene criaturas mitológicas en él, incluyendo grifos destrozando un caballo y un ciervo.

Con información de http://www.express.co.uk/