Los presos serán indultados y liberados antes de cumplir íntegramente sus penas.

El Departamento de Justicia de EE.UU. anunció el martes que liberará a unos 6000 presos condenados por delitos no violentos para disminuir la sobrepoblación en las cárceles federales del país.

Pese a que el número de personas encarceladas en Estados Unidos ha disminuido en un 23 por ciento respecto a 2014, el país sigue teniendo una población penal muy grande, con 205.723 presos.

De acuerdo con los datos oficiales recogidos por la cadena estadounidense Univision, dos tercios de estos presos (el 67,8 por ciento) se encuentran recluidos por tráfico de drogas, con condenas mínimas que van desde los cinco a los diez años.

El Departamento de Justicia trasladará a la mayoría de los presos a centros de reinserción o les mantendrá en prisión domiciliaria antes de optar a la libertad condicional. El organismo espera que a lo largo de 2016 otros 12.000 presos puedan beneficiarse de estas mismas medidas.

El consejero legislativo de la organización Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Jesselyn McCurdy, ha considerado que “se ha hecho justicia” y ha afirmado que la sobrepoblación en las cárceles estadounidenses se ha originado en el marco de “una guerra fallida contra las drogas”.