Desde los ‘trimmers’ que se encargan de dejar los cogollos impolutos o los dependientes que atienden en los dispensarios hasta los científicos que supervisan los laboratorios o los cultivadores expertos, son muchos los profesionales que hacen falta en la creciente industria del cannabis.

A las buenas nuevas de la legalización en numerosas regiones a lo largo y ancho de los Estados Unidos se suma otra noticia aún mejor: el sector cannábico se ha convertido en el que más deprisa y a mejor ritmo está creando puestos de trabajo en la tierra de las oportunidades. En total, según datos del portal de empleo ZipRecruiter, el número de empleos ofrecidos en la industria del cannabis creció un 445 % en 2017, una auténtica barbaridad si se compara con el ya meritorio 18 % que se había incrementado en 2016.

Si ponemos estos porcentajes al lado de los que presentan sectores de altísimo crecimiento como la tecnología (las ofertas de trabajo crecieron un 254 % en este campo) o la sanidad (un 70 %), es fácil comprender lo aceleradamente que se está creando empleo, a medida que las leyes van abriendo el camino a la marihuana medicinal y recreativa en diferentes puntos de la geografía estadounidense.

Sin ir más lejos, en el cuarto trimestre de 2017, antesala de la entrada en vigor de la legalización total en California, la creación de empleo alcanzó cifras récord: un 79 % más que en el trimestre anterior y un 693 % más que en el mismo trimestre del año previo. No es de extrañar, por tanto, que los lugares donde más están surgiendo estas oportunidades laborales, según ZipRecruiter, sean las grandes ciudades de estados que se han sumado a la oleada de legalización: Denver (Colorado), Los Ángeles y San Francisco (California), Seattle (Washington), Portland (Oregón), Miami (Florida), etc.

Y la cosa no ha hecho más que empezar. Se espera que la industria del cannabis genere otros 414.000 empleos de aquí a 2021, la mayoría de ellos en California, de acuerdo con las previsiones de la firma de investigación ArcView Market Research.  Por si fuera poco, los analistas de New Frontier Data estiman que una legalización federal, si se produjera, vendría acompañada de la creación de 782.000 puestos de trabajo.

Son muchos y diversos los perfiles que hacen falta en la industria del cannabis, desde profesionales con experiencia en tiendas, restauración u hostelería que trabajen de cara al público en los dispensarios, pasando por licenciados de carreras científicas que se hagan cargo de las labores más técnicas, hasta abogados y expertos en ‘marketing’ que ofrezcan sus servicios a las cada vez más numerosas empresas del sector. 

Los profesionales cannábicos más demandados

Si hay un oficio que se ha convertido en la puerta de entrada para muchos al sector cannábico es el de ‘trimmer’, que no requiere una especial cualificación. Tijeras en mano, su cometido es extraer los cogollos, recortar las hojas y, en general, dejarlos impolutos (pesarlos, secarlos, ordenarlos…) antes de que salgan a la venta. Deben ser rápidos (algunos incluso cobran al peso), precisos y capaces de aprovechar la planta al máximo.

No son los profesionales mejor pagados ni se trata del trabajo más gratificante, pero se ha convertido en una gran alternativa para las personas que solían recurrir a empleos como los de dependiente en cadenas de comida rápida, sobre todo porque las expectativas de progresión son mucho mayores. 

También hay empleos con una baja barrera de entrada en las labores de cultivo y cosecha, perfectos para las personas que disfrutan de la jardinería y están acostumbradas al trabajo físico. Serán los que asistan en su difícil labor a los cultivadores expertos (denominados comúnmente ‘master growers’, en inglés), que también se cuentan entre los profesionales más demandados. En este caso, se buscan perfiles con estudios y experiencia en botánica u horticultura, capaces de supervisar y gestionar la plantación, todo lo que tiene que ver con el crecimiento de la planta (nutrientes, fertilizantes, pesticidas…), el uso de tecnología de cultivo, etc. Se trata de un trabajo mucho mejor pagado (entre 50.000 y 120.000 dólares al año) y que a menudo se complementa con primas si la producción arroja grandes beneficios. 

No se trata, sin embargo, del oficio más técnico de los que están en boga en la industria del cannabis. Normalmente, son los profesionales de la extracción los más cualificados y los que se llevan los salarios más altos (entre 80.000 y 250.000 dólares al año). Su misión es producir aceites, extractos y otros concentrados con diversas dosis de THC o CBD a partir de las plantas, cuidando siempre que sus laboratorios y el personal a su cargo cumplan con los estrictos requisitos en materia de seguridad que fijan las autoridades. Científicos especializados en bioquímica suelen ser los apropiados para esta complicada labor.

Muy ligado a estos oficios están otros de los más demandados, los que tienen que ver con el control de calidad. Su trabajo es comprobar que los estándares se hayan respetado, que el producto cumpla con todas las obligaciones legales (de salud, seguridad, etc.) y que su composición sea la que debe. Es habitual que para estos trabajos, que se ofrecen tanto en empresas de cannabis como en agencias gubernamentales, se exijan estudios de posgrado en áreas como biología, agronomía o química. 

Por otro lado, son muchos los puestos que han de cubrirse en la parte del negocio más cercana al consumidor: los dispensarios. Dependientes (conocidos en inglés como ‘budtenders’), cajeras, empaquetadores, encargados… Incluso se están popularizando los trabajos de repartidor, al más puro estilo Deliveroo o Glovo de la marihuana. Los salarios varían en función del puesto y de factores lógicos como la antigüedad o el nivel de responsabilidad, pero al tratarse de una industria aún joven es mucho más fácil ascender en el cannabis que en la mayoría de sectores.

A estos se suman otros menos evidentes, como los que ofrecen las empresas de productos comestibles de cannabis, idóneos para profesionales con experiencia como chefs o cocineros. También, todos los que tienen que ver con los servicios que requieren las empresas del sector, como abogados, contables, asesores fiscales o expertos en ‘marketing’

En cualquier caso, si algo debes saber antes de buscar trabajo en el sector, tengas la experiencia y los estudios que tengas, es que a menudo se requieren licencias o permisos de las autoridades para trabajar, y que a menudo dichos requisitos son más altos en el ámbito medicinal que en el recreativo. 

Fuente Lamota.org