La planta no es sólo un narcótico, pues la industria le ha encontrado muchos usos, incluso en la de alimentos y de textiles. La Asociación de Industriales de Cáñamo de los Estados Unidos (Vote Hemp) pidió al Legislativo que se legalice el cultivo del cáñamo debido a que es una materia prima para las industrias de textiles, alimentaria y de cosméticos.

Este grupo de presión se enfrenta a la prohibición de sembrar la especie en ese país desde hace décadas y por la movilización a favor de la legalización del cannabis para uso médico, que se ha impuesto en varios estados.

Lo anterior, termina por confundir la propuesta de los empresarios, pese a que ya tienen el respaldo de unos veinte legisladores que son conscientes de su potencial económico. Precisamente, en el Congreso de ese país, este grupo respalda un proyecto de ley para levantar la prohibición, que fue presentado por el representante demócrata Barney Frank, presidente de la comisión de Finanzas, y por el republicano Ron Paul, conocido por sus posiciones atípicas y liberales.

“Es un tema puramente agrícola y pensamos que el Gobierno priva a los agricultores de 1.000 millones de dólares en cultivos”, dijo Adam Eidinger, portavoz de Vote Hemp, el grupo de presión de la industria del cáñamo y propietario de una tienda, en Washington, que vende productos fabricados a base de esa planta.

Por ahora, los estadounidenses importan los productos derivados del cáñamo desde Canadá, Francia y China; por estas se pagaron entre 113 y 130 millones de dólares.

Esta es la fibra del cáñamo

El cáñamo (Cannabis sativa L.) crece fácilmente hasta los cuatro metros de altura, sin agroquímicos, y captura grandes cantidades de carbón y ofrece un rendimiento de más de dos toneladas de fibra por hectárea. Su producción está restringida en algunos países, en donde la planta se confunde con la marihuana.

Su fibra es larga, fuerte y durable; son cerca del 70 por ciento de celulosa y contienen bajos niveles de lignina (alrededor de 8 a 10 por ciento), conduce el calor, tiñe bien, resiste el moho, bloquea la luz ultravioleta y tiene propiedades naturales antibacterianas.

Ha sido usado durante siglos para hacer lonas y papel, mientras que sus fibras más largas pueden hilarse y tejerse para hacer un tejido rizado, similar al lino, usado en ropa, tapicería y cubiertas para pisos. La mezcla con algodón, lino, seda y lana da al cáñamo mayor suavidad, mientras que le añade resistencia y durabilidad al producto.

En Europa es usado por la industria del papel, gracias a su bajo contenido de lignina. Otro uso es para reforzar termoplásticos moldeados en la industria automotriz y para el control de la erosión, mientras que el corazón fibroso puede mezclarse con cal para hacer concreto fuerte y liviano.

Fuente