Es verdad que internet se ha convertido en el principal foro de batalla para los activistas que luchan por la legalización del cannabis, pero no solo de las redes sociales vive el hombre. Hay otras formas de combatir el prohibicionismo más presenciales, desde hacerte una fumada multitudinaria frente a alguna institución de las serias a recibir al presidente de los EEUU con un porro gigante inflable. Te mostramos, a modo de inspiración, algunos ejemplos de activistas que se han hecho ver gracias a usar el ingenio en sus reivindicaciones:

Cuando el ingenio y la originalidad llegan al mundo del activismo cannábico

Un porro gigante para Obama

Hace cuatro años, un grupo de activistas australianos a favor de la legalización de la marihuana crearon un mega porro de diez metros de largo para darle la bienvenido al presidente Barack Obama. Con ello pretendían seducir al Premio Nobel para que convenciese a la primera ministra australiana de que legalizase la maría en la isla continente. Se ve que iban fumadísimos cuando tuvieron la idea.

La invasión de los ultramarihuaneros

Un grupo activista germano llamado Einige Autonome Blumenkinder (Dice google translator que serían algo así como los Niños de las Flores Independientes) plantó hace dos años varios kilos de semillas de cannabis por las zonas verdes de la ciudad de Gotinga. De esta manera pretendían llamar la atención contra la ley que prohibía la marihuana en el país teutón. A los pocos meses, los jardines y macetas se transformaron en bellos jardines babilónicos para disfrute de los consumidores locales y horror de las autoridades, que (cuadriculadas ellas) procedieron rápidamente a la erradicación de la aromática planta.

Te puede Interesar
Droga Oral

Marihuana liberada

El pasado año, los consumidores uruguayos celebraron la legalización del cannabis con una fiesta en un parque de la capital Montevideo. Entre bailes, cantos y tortas fritas, se aplaudía el establecimiento de tres formas legales para acceder a la marihuana: la producción doméstica de hasta seis plantas por vivienda, hacerse socio de un club de cultivo o comprarla en farmacias autorizadas. En estos últimos establecimientos, el precio del gramo se situaba entre 20 y 22 pesos por gramo (68 céntimos de euro).

El punto friki-romántico del evento es que se mostraron, como si fuesen las princesas liberadas de las fauces del dragón, las primeras plantas de maría “liberadas de un mundo de la prohibición”.

El nazipapa

Dice la leyenda que este man es colombiano. No tenemos claro si lo que prima en su ¿mensaje? es la hoja de marihuana o la cruz gamada. La mezcla es alucinógena total, sobre todo si se trata del símbolo nazi y no el tibetano. Se le vio en el Mundial de Brasil. Cualquier información sobre su paradero que nos ayude a desvelar el misterio de su evangelio será agradecida.

Megafumada ante el senado

¿Qué mejor manera de exigir la abolición de la estúpida prohibición que pesa sobre el cannabis en buena parte del mundo que fumarse un peta frente a la clase política? ¡Pues fumarse diez mil petas! Esto debieron pensar los activistas del Frente de Artistas y Organizaciones por la Liberación de la Marihuana en México, que en 2012 organizaron una gran fumada con concierto de rock y desfile de body-painting ante la sede del Senado azteca. A ver si así algún día, en lugar de luchar contra ellos, los políticos se les unen.

Te puede Interesar
El fiscal mantiene la petición de 4 años de cárcel para la ‘Abuela Marihuana’

Baddie Winkle

…o puedes seguir usando internet, pero echándole cara. Baddie Winkle es una abuelita estadounidense que se ha convertido en una estrella del ciberespacio tras aparecer en varias fotos parcialmente desnuda, con disfraces alusivos a la marihuana o directamente fumándola. Se hizo con medio millón de seguidores en Instagram y 250 mil en Twitter en menos de los que se tarda en limpiar un bong, donde se define como como “la mujer que lleva robándote a tu hombre desde 1928”. ¡Nunca es tarde si la hierba es buena!