La levadura no sirve únicamente para la elaboración de bebidas alcohólicas, ahora también puede ayudar a la producción de otras sustancias. Foto: EFE

La levadura es un organismo de gran protagonismo en la historia de la humanidad, principalmente gracias a la fermentación alcohólica. Sin embargo, a últimas fechas se ha vuelto de gran interés para los científicos gracias a la genética moderna, lo cuál le ha dado mayor versatilidad. Ahora, apenas un mes después de anunciar un método para emplear la levadura para producir narcóticos, los investigadores han dado un nuevo paso que podría captar la atención tanto de defensores como de detractores de la cannabis.

Hace menos de un mes, investigadores anunciaron que habían diseñado genéticamente levadura para producir hidrocodona, un poderoso analgésico que normalmente se obtiene a partir de la codeína. Sin embargo, como era de esperarse, comenzaron a experimentar con otros tipos de levaduras mediante las cuales se pueden obtener los componentes importantes de la mariguana, incluyendo su compuesto psicoactivo principal, tetrahidrocannabinol, o THC.

En un artículo publicado este mes en la revista Biotechnology Letters, bioquímicos de la Universidad Técnica de Dortmund en Alemania informaron que diseñaron una cepa de levadura que produce THC. También tienen datos no publicados para mostrar tuvieron éxito en la creación de una cepa de levadura que puede hacer cannabidiol.

La obtención de THC por otra vía resulta útil debido a que la marihuana es ilegal en muchas partes del mundo. Foto: Cuartoscuro

Si bien, la combinación de levadura con marihuana ya es algo que existe en forma de cerveza, los científicos piensan que este descubrimiento va más allá de una simple bebida exótica y puede resultar esencial para el desarrollo de más aplicaciones clínicas para este compuesto. Así, la industria farmacéutica está dispuesta a poner sus manos sobre un método más eficiente para la síntesis de la levadura para la investigación de drogas, sobre todo tomando en cuenta que la cannabis es ilegal en muchas partes del mundo, publicó el sitio Gizmodo.

Actualmente, versiones sintéticas del THC están disponibles en forma de pastillas bajo marcas como Marinol y Cesamet. Por lo general se utilizan para tratar náuseas, vómitos y pérdida de apetito causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la quimioterapia con la que tratan a los pacientes con cáncer. Sin embargo, una levadura genéticamente modificada podría emplearse para producir THC de una manera más barata y ágil que la síntesis química tradicional.

Por otra parte, el uso de levadura también podría arrojar luz sobre la utilidad clínica de los compuestos derivados del cannabis. La marihuana es cada vez más aceptada como medicina, sin embargo, hay pocas pruebas de que sea eficaz contra muchas de las afecciones para las que se prescribe. Por tal motivo, los investigadores esperan separar los hechos de los mitos y con esta variante tendrán mucho mejor acceso a los componentes únicos de la marihuana que la levadura modificada ahora podrá proporcionarles, dio a conocer The New York Times.

El reto para los científicos es superar las cualidades de la planta original. Foto: EFE

“Esto es algo que podría literalmente cambiar la vida de millones de personas”, dijo Kevin Chen, director ejecutivo de Hyasynth Bio, una empresa que trabaja para crear la levadura que producen THC y cannabidiol, otro compuesto marihuana de interés medicinal.

No obstante, aún hay trabajo por hacer, y los investigadores han estado trabajando en la síntesis de THC y cannabinoides durante años, y el más reciente avance involucra levadura que utilice moléculas precursoras para producir pequeñas cantidades de los químicos. En este caso, lo ideal es que usen azúcares simples, como los bioingenieros ya lo han hecho con cepas de levadura productoras de opiáceos.

Sin embargo, lo inevitable en este caso, será llegar a un método que funcione mejor que las propias plantas de cannabis. ese es el verdadero reto, dicen los científicos. “En este momento, tenemos una planta que esencialmente es el Ferrari del mundo de las plantas cuando se trata de la producción de química de interés”, dice el doctor Jonathan Page. “El cannabis es difícil de superar.”

Fuente