El Colegio de Farmacéuticos de Costa Rica (COLFAR) anunció que apoya el uso medicinal de los derivados de cannabis, ya que los considera una alternativa útil para el apoyo del tratamiento de los pacientes con condiciones que así lo requieran y que no hayan respondido a la terapéutica tradicional.

No obstante, los farmacéuticos aclaran que los medicamentos basados en la  cannabis no escapan a su condición de fármacos, de manera que cualquier producto derivado que se quiera utilizar con fines medicinales, debería ser incluido en la categoría de medicamentos psicotrópicos (Ley 8204 y su reglamento).

Además de circunscribirse al control de la Junta de Vigilancia de Drogas Estupefacientes, la cual establece un marco regulatorio adecuado para la producción, importación, almacenamiento, prescripción, despacho y seguimiento de estas medicinas.

Miembros de la Junta Directiva se han reunido en repetidas ocasiones con los proponentes del proyecto y expertos del COLFAR realizaron un análisis del proyecto

“Ley para la investigación, regulación y control de las plantas cannabis y cáñamo para uso medicinal, alimentario e industrial”, que fue enviado a la Asamblea Legislativa.

En principio, el COLFAR asegura estar a favor de la investigación de las propiedades terapéuticas de cannabis y sus posibles usos en pacientes que no responden a las terapias convencionales.

Sin embargo, considera que al proyecto le hace falta profundizar en el concepto de medicamento derivado de esta sustancia; además, recomienda la adopción de la regulación nacional vigente de los medicamentos, ya que existen vacíos, duplicidades y contradicciones en algunos de los conceptos propuestos.

“La exposición de motivos del proyecto de ley bajo estudio, hace mención a todo el desarrollo histórico enfocado en la investigación de los efectos derivados del uso medicinal de cannabis, evidenciando que la Organización de Naciones Unidas desde 1961, en la Convención única sobre Estupefacientes, contempla a estos productos como medicamentos, los cuales deben ser controlados bajo la denominación de Drogas Estupefacientes, descritos en la lista 1 y 4 de dicha Convención”, explicó el Dr. Hernán Rodríguez, miembro de la Comisión de estudio del proyecto de Ley de Cannabis.

Te puede Interesar
Farmacéuticos guipuzcoanos se forman en el uso terapéutico del cannabis

Siendo Costa Rica un país firmante de la Convención mencionada, se entiende que el uso medicinal de los derivados de cannabis puede ser una alternativa útil en el entendido de que los productos resultantes estén respaldados por estudios clínicos serios, bajo los criterios de las Buenas Prácticas Clínicas.

En relación con su carácter de estupefaciente, el COLFAR avala el uso médico de estas sustancias, explicado ampliamente en la Convención Única Sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas; no obstante, con el compromiso de facilitar su accesibilidad de manera segura y de calidad para su uso en la población que lo necesite.

“La legislación vigente en Costa Rica, así como las convenciones internacionales firmadas, mediante las acciones de la Junta de Vigilancia de Drogas Estupefacientes, establecen un marco regulatorio adecuado para la importación, almacenamiento, prescripción, despacho y seguimiento de los medicamentos considerados como psicotrópicos o estupefacientes según lo establecido en la Convención Única Sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas”, indicó, el Dr. Hernán Rodríguez.

Fuente