Todo cultivador sufre plagas en un momento u otro. La herramienta fundamental para combatirlas es el conocimiento. La prevención, o un diagnóstico rápido, pueden marcar la diferencia entre salvar o perder la cosecha.

Prevención

En la naturaleza las plagas son inevitables. Existen toda clase de bichos amantes del cannabis desde hormigas, gusanos y escarabajos hasta arañas e insectos, por no mencionar a los mamíferos, de dos y cuatro patas. La eliminación total es imposible. El cultivador de exterior sólo puede intentar controlar el problema y minimizar los daños.

El cultivo indoor elimina la cuestión de los mamíferos y los insectos grandes, así como babosas, culebras y gusanos, y te permite crear un entorno estéril, libre de plagas. Algunas son difíciles de evitar y si tu indoor es lo bastante grande al final sufrirás algún ataque.

La prevención es la primera línea de defensa en cualquier estrategia de control de plagas. Esto comienza con la identificación y eliminación de cualquier posible vector de infestación, es decir, debes encontrar todos los puntos por los que pueda entrar un bicho. Pueden venir volando por una ventana, o también puedes contagiarte de otro indoor, o puedes llevarlos en tu ropa, pelo, etc… e incluso pueden aparecer en la tierra.

Sella con mosquiteros todas las ventanas y cualquier hueco susceptible, así como las bocas de intractores y extractores. Ten en cuenta que debes usar una malla muy fina ya que algunos bichos miden menos de 1 mm. Chequea todas las plantas antes de montar el jardín, trátalas si es necesario y manténlas en cuarentena si sospechas de la presencia de algún huevo o larva. Tenlas siempre dentro, por algunas horas de sol puedes pillar una buena plaga.

Mantén a las mascotas de casa alejadas del jardín y ponte ropa recién lavada cuando lo visites, no lo hagas nunca con ropas que hayas usado en la calle y utiliza tierras y abonos esterilizados y de calidad. Las enmiendas caseras o tierras del campo pueden provocar la aparición de escarabajos, orugas y gusanos.

El mantenimiento de la salud del entorno es el siguiente paso a seguir. A los bichos les encantan los jardines descuidados de ambiente caluroso y seco, o sea que controla estos parámetros y mantén el cuarto limpio. Friega periódicamente todas las superficies con desinfectante o lejía y saca los desperdicios como hojas y ramas secas.

Remedios Caseros

Aunque tomes todas las precauciones, puedes sufrir una plaga. Si esto ocurre, cuánto más rápido respondas, mejor. Inspecciona regularmente las plantas, especialmente el envés de las hojas en busca de huevos para intentar detectar la plaga en su etapa más temprana cuando aún es fácil de controlar. Puede que necesites una lupa para ver algunos de esos pequeños invasores. Los primeros signos de infestación son pérdida de vigor, palidez y decaimiento; también la aparición de pequeños puntos blancos en las hojas acompañadas de huevos o viscosidad en el envés de las hojas, peciolos y nudos. Una vez detectada la presencia de los bichos hay varias formas de tratar la situación que incluyen la caza manual, trampas, repelentes, insecticidas y control biológico. El método a seguir dependerá del tipo de plaga y el estado de esta.

La caza manual es como suena, pillar los bichos a mano, y puede ser efectiva en los primeros estadios de la invasión. Puedesusar un aspirador para cazar algunos voladores, como mosquitos, etc. Sacude la planta y aspira los bichos cuando salgan volando. Para otros, como pulgones y larvas, puedes usar un algodón impregnado en alcohol y frotar tallo y hojas. Las trampas también sirven cuando la plaga aún no ha crecido. Algunos insectos voladores se ven atraídos por el color amarillo. Te puedes hacer tiras de plástico amarillo y ponerles algo pegajoso, como miel o pegamento de barra. Los repelentes caseros valen contra los bichos mordedores y babosos. Existen diferentes fórmulas, siempre basadas en un principio sencillo: usar lo que sea para que el follaje de las plantas sea lo más incómodo posible para la plaga. Se suele utilizar, ajo, cebolla, pimienta, menta y tabaco. Se mezclan y maceran los ingredientes y luego se pulverizan sobre las plantas cada tres o cuatro días. El siguiente ejemplo es un buen repelente: 5-10 dientes de ajo machacados, 3-4 cucharadas de “salsa” de tabaco y una cebolla para 250 cc de agua.

 El sistema manual, las trampas y los repelentes no erradicarán totalmente la plaga, pero controlaran el problema hasta la cosecha, momento en que todo deberá ser limpiado y desinfectado antes del siguiente cultivo.

 

Insecticidas

En algunos casos, como cuando la plaga es muy virulenta, o si haces cosecha continua y no puedes desinfectar la habitación, puede que necesites usar medios mas contundentes. Esto incluye el uso de insecticidas y control biológico. Debería ser la última línea de defensa.

Existen insecticidas orgánicos basados en substancias producidas por plantas que no son tóxicas si se usan adecuadamente. La Piretrina viene del crisantemo, la Rotenona de la raíz de la “derris elliptica”, una legumbre tropical. La Ryania, otra raíz,es particularmente efectiva contra los gusanos y larvas. Los tres están disponibles en polvo o spray, funcionan en días y son efectivos contra la mayoría de las plagas.

Todos estos insecticidas se pueden encontrar en grow shops y tiendas de jardinería. También en internet puedes visitar Discount Hydroponics en www.discount-hydro.com, que dispone del spray Timemist Ozium, que desinfecta el jardín cada 15 minutos, en caso de infestación virulenta. Los jabones insecticidas son otra opción, no son tóxicos para los humanos y funcionan muy bien con insectos de cáscara blanda. El más común y seguro es el jabón de sal de potásio. También el aceite de nuez de Neem puede funcionar si la plaga aún no ha avanzado. Generalmente, los insecticidas se aplican una vez a la semana, hasta que la plaga se ha erradicado, lo que significa unas cinco aplicaciones. Si la plaga persiste, deberás usar insecticidas más potentes o cambiar de estrategia.

Control Biológico

Estos sistemas son buenos para los que gustan de usar medios totalmente naturales o en situaciones en las que el spray no es útil o no funciona. Se basa en el uso de predadores naturales, parásitos o agentes exterminadores que eliminan la plaga sin dañar la planta.

Los insectos predadores actúan comiéndose al bicho y sus huevos. La mariquita común es ávída de pulgones y sus huevos. La mantis religiosa se come áfidos y mosquitos y sus larvas. Los nemátodos predadores atacan a unos 250 insectos diferentes. Los parásitos controlan la plaga poniendo sus huevos en los huevos de otras especies. El tricogamma ataca a unas 200 especies. En cualquier caso, unos y otros siempre son beneficiosos, sobre todo en grandes plantaciones.

Es conveniente hacer una suelta cada una o dos semanas con objeto de renovar la población. Seguirán comiendo hasta que se acaben los otros bichos, en ese momento se irán o morirán. Antes de soltar ningún predador beneficioso, asegúrate de haber dejado de usar insecticidas al menos una semana antes y limpia cualquier residuo, por razones obvias. Muchos de ellos son mas efectivos en determinados climas. Sigue cuidadosamente las instrucciones de uso para que la eficiencia sea mayor y los resultados mejores. Algunos son específicos y otros sólo van bien en determinadas plantas. Se pueden adquirirpor correo en diferentes páginas web, en las que se pueden encontrar distintas bases de datos con la descripición de las plagas y predadores disponibles.

Otro modo de control son los hongos y bacterias. Existen muchas especies que matan a los insectos, como la Verticillium lecanii, que acaba con la mosca blanca en cuatro o cinco días. El Bacillusthurginensis es una bacteria que ataca varios insectos y gusanos. Cuando la bacteria es ingerida, destruye el sistema digestivo del huésped. Se puede encontrar en diversos insecticidas para tierra.

En toda plaga hay muchas bajas. Puedes recoger los bichos y preparar un liquido con el que mojar las plantas. Es un buen repelente y sirve para todas las plagas. Las plagas son algo inherente al cultivo, tienen una gran habilidad para encontrar comida y el indoor más seguro es susceptible de sufrirlas. Haz todo lo que puedas desde el primer momento con prevención, vigila constantemente tu jardín, y reacciona rápido al menor signo de problemas. Comienza identificando la plaga y aplica el método más efectivo. Decide si necesitas eliminar la plaga o sirve con controlarla y desarrolla la estrategia mas apropiada. Intenta usar los medios menos agresivos, tomando medidas más severas sólo en caso de que la plaga persista.