“A diferencia de los que pueden pensar muchos cannabiscultores, las enfermedades del cannabis no se pueden curar, sólo podemos intentar prevenirlas con múltiples técnicas biológicas y para-biológicas. No nos hagamos muchas ilusiones, combatir contra estos patógenos no un tarea simple; normalmente éstos indeseados suelen ganar las batallas aunque nosotros podamos vencer la guerra final. El precio a pagar por la victoria suele ser muy elevado, debido a las grandes perdidas que las enfermedades causan al cultivo”

Por Massimiliano Salami (drgrow)

Las condiciones ambientales son factores limitantes para las enfermedades del cannabis. Poder controlar estos factores es uno de los pocas actuaciones que se pueden hacer para controlar en lo posible las enfermedades. En la foto, un caso extremos de infección bacteriana, la elevada humedad favoreció la proliferación de estos patógenos. Un poco más de ventilación y un densidad de plantas más baja, hubiesen evitado esta infección.

Introducción

El control de las enfermedades del cannabis podríamos considerarlo como una de las tareas más complicadas de la cannabiscultura, tanto por la naturaleza de las enfermedades y por la toxicidad, que implica consumir cannabis tratado con los fungicidas comerciales empleados en la agricultura moderna. Desgraciadamente la ausencia de plazos de seguridad para este cultivar, hace que todos los productos comerciales empleados diariamente para combatir las enfermedades de las plantas, pueden ser potencialmente peligrosos para la salud si son empleados en cannabis.

El control de las enfermedades del cannabis debe regirse estrictamente por las normas de la agricultura ecológica y eso implica la eliminación inmediata de todo el armamento químico.

Desde comienzo de este año hemos ido estudiando las generalidades de las enfermedades del cannabis; toda esta información nos será útil a la hora de realizar los planes de prevención sin la necesidad de acudir al control químico.

El control biológico y el control para-biológico ofrecen alternativas al control químico, algunas de ellas muy eficaces como las Trichodermas harzarium, hongo simbiótico antagonista de diferentes patógenos del sistema radicular del cannabis. El empleo de estos agentes biológicos están ampliamente extendidos en todos los cultivos del mundo.

Como hemos visto en los articulos anteriores las enfermedades sólo se desarrollan cuando las condiciones ambientales son idóneas para ellas; además como vimos el mes pasado las condiciones ambientales influyen de manera decisiva sobre la vida de los patógenos.

La prevención es la técnica más importante en el control de las enfermedades del cannabis, ya que los tratamientos curativos suelen ser más costosos y menos eficaces, teniendo en cuenta el poco arsenal disponible.

Técnicas de control preventivo de las enfermedades del cannabis

A continuación expondremos algunas de las técnicas y labores más comunes en la prevención de las enfermedades que afectan a los cultivos de cannabis tanto de exterior como de interior e invernaderos.

Control ambiental

Te puede Interesar
Efectos de los patógenos sobre la fisiología del Cannabis sativa L.

Las condiciones ambientales son probablemente el primer factor limitante para el desarrollo de las enfermedades. Esto significa que, si dichas condiciones no son las idóneas para su desarrollo, el patógeno no evoluciona.

El control de los factores ambientales como la temperatura y la humedad es la técnica más empleada para evitar y frenar las infecciones por ciertos patógenos. La manipulación de estos dos factores, más fácil en los cultivos de interior, suele ser llevada a cabo por extracción, refrigeración, des-humidificación y/o humidificación forzada. Los invernaderos bien equipados también pueden controlar dichas factores, aunque estarán más limitados.

En general, sabemos que las infecciones causadas por los hongos patógenos suelen ser activadas por cierto grado de humedad ambiental (en el caso de las enfermedades típicamente aéreas), o de humedad del suelo (en el caso de las enfermedades radiculares y de tallo).

La temperatura al igual que el humedad puede llegar a ser activador de ciertas enfermedades del cannabis, e inclusive hacer más virulentas las preexistentes, como es el caso del Oidio en los invernaderos y cultivos de interior.

El saneamiento es labor vital para evitar la formación de infecciones secundarias en el cultivos. La eliminación de las plantas infectadas como la de la foto debe ser inmediata y tratando de no favorecer la dispersión de las esporas al retirarlas.

Control de plagas

El control de las plagas es vital para evitar la propagación de aquellas enfermedades que emplean a dichos animales como vectores de dispersión. Patógenos infecciosos como las bacterias, los virus y micoplasmas utilizan este camino para propagarse.

El control de estas enfermedades se realiza directamente actuando sobre los vectores que las dispersan, normalmente plagas como: pulgones, trips, y moscas blancas entre otros.

La lucha biológica y el control para-biológico de las plagas ofrecen métodos efectivos para el manejo de las plagas del cannabis y por tanto para el control de las enfermedades que dependen de dichas plagas para extenderse.

Reducción de inóculos procedente de los exteriores

En un cultivo de exterior desgraciadamente no es posible reducir de forma efectiva la cantidad de inóculo infectivo, pero en los cultivos protegidos y en particular los cultivos de interior esa reducción del inóculo puede ser muy elevada.

La mayoría de las infecciones de Oidio son causadas por la elevada cantidad de inóculo existente en el ambiente y que consigue alcanzar las plantas en los interiores desde el exterior. La reducción de inóculos infectivos se realiza con el empleo de filtros en las entradas de aire.

Higiene y desinfección

La higiene y la desinfección periódica de las instalaciones y de los utensilios es obligatoria para cualquier cultivador de cannabis. Existen varios productos desinfectante en el mercado, como los enzimáticos que son muy eficaces, pero muy caros. Personalmente creo que el mejor desinfectante es la lejía (hipoclorito sódico); su aplicación diluida en agua a una proporción del 5-10% (de lejía) suele ser suficiente para destruir a todos los seres microscópicos y no tan microscópicos de nuestras instalaciones.

Es raro que una planta de cannabis cultivada en maceta al final del cultivo no tenga problemas de raíz causadas por alguna enfermedad. Con la crisis muchos cultivadores han optado por reutilizar los sustratos orgánicos usados en cultivos anteriores. Estos sustratos suelen ser foco de infección si no son esterilizados. La aplicación de químicos será totalmente prohibida por el elevado nivel de toxicidad que éstos tienen; quedando por ahora sólo la aplicación de temperatura como método de esterilización.

          La condiciones ambientales no favorables hicieron que esta enfermedad foliar sólo pudo realizar una infección leve en una hoja, el cultivo se llevó a fin  si más alarmas.

Esterilización de suelo y sustratos

La solarización de las tierras y sustratos reutilizados es una técnica muy eficiente para la eliminación de patógenos pero también de semillas de malas hierbas y plagas del suelo. La solarización consiste en cubrir el suelo con una lámina de polietileno transparente para elevar su temperatura por el “efecto invernadero” que realiza el plástico. Esta temperatura aplicada al suelo durante varias semanas mata a la mayoría de los patógenos infecciosos del cannabis. Para los sustratos la técnica es la misma, pero utilizaremos sacos transparentes. Es muy importante que la tierra o el sustrato a tratar tengan un cierto grado de humedad para que la solarización sea efectiva.

Existen otras técnicas para la esterilización de los sustratos pero no son viables para el cultivo del cannabis

Cuarentenas

Nunca se debería introducir nuevas variedades en un “cuarto de madres” sin una previa cuarentena. Los días que se deberán mantener en aislamiento del resto de las plantas dependerá del cultivador; normalmente no menos de 40 días. Hay enfermedades que suelen aparecer en las plantas durante la floración, así que, si estamos interesados en introducir una genética nueva en nuestro banco se recomienda realizar un ciclo completo antes de ponerla en contacto con las demás plantas. “Hace varios años quisimos introducir nuevas especies en el banco de Dr. Grow´s Fem Seeds y terminamos por eliminar todas las plantas por una infección viral procedente de semillas infectadas. El error: ni se hizo la cuarentena, ni los ensayos apropiados.“

Debido a la naturaleza microscópica de las enfermedades y el hecho que puede ser latente, siempre hay que prevenir haciendo una buena cuarentena y un ensayo en un lugar seguro.

Empleo de material libre de patógenos

Cuando el material de partida son esquejes y se conoce su origen puede que no sea preciso realizar una cuarentena (siempre aconsejada en el caso de introducir semillas). En cualquier caso es recomendable comprobar que el material vegetal no tenga síntomas de haber sufrido alguna enfermedad.

Saneamiento

La eliminación de plantas infectadas del cultivo que pueden generar infecciones secundarias es practica común y fundamental en todos los sistemas agrícolas.

La desinfección de las instalaciones y utensilios de trabajo, como las macetas, bandejas, tijeras, conductos de riego,  etc. con agua caliente y lejía reduce drásticamente las incidencias de la Fusariosis del cannabis. En la foto, esporas de Fusarium vistas a microscopio x1000.

Rotación de cultivos

En los cultivos de exterior en suelo directo, es recomendable realizar rotaciones de cultivos después de cada cosecha, intercalando abonos verdes, plantas con efectos antagónicos sobre la microflora patógena del suelo, etc.

El barbecho es otra técnica a incluir en los planes de prevención de enfermedades. Estas labores ayudan a prevenir las instalación en el cultivo de determinadas enfermedades (como el Chancro del Cáñamo) que permanecerían en dicho suelo de forma indefinida.

Métodos biológicos

La agricultura ecológica y la integrada están enfocando sus investigaciones hacia alternativas más respetuosas a los fungicidas químicos, normalmente de carácter curativo. Desde hace años la ciencia de las enfermedades, se ha dedicado a estudiar toda una lista de agentes biológicos que viven en los suelos e interaccionan de forma antagónica con el desarrollo de muchas enfermedades que afectan al cannabis.

Agentes biológicos como el hongo Trichodermas harzarium, o la bacteria Bacillus subtilis son algunos de los microorganismos antagónicos de las típicas enfermedades del cannabis como la Fusariosis.

Fungicidas respetuosos

El mercado se ha saturado de casas comerciales que fabrican, envasan y venden fungicidas respetuosos. La mayoría no han sido ensayados sobre este cultivar, así que su efectividad puede ponerse a debate. Productos a base de azufre o de cobre que se emplean desde siempre en la agricultura ecológica, pueden ser muy útiles en determinados casos.

Nutrición equilibrada

El control de las plagas evita que las enfermedades se propaguen por los cultivos. Las moscas del mantillo, pueden dispersar varias enfermedades como los hongos y bacterias cuando se apoyan en el sustrato para alimentarse o realizar las puestas.La nutrición de las plantas puede ser otro factor limitante de gran importancia para las enfermedades. Una planta que recibe una nutrición equilibrada es más resistente a una infección, y reacciona más rápido ante la invasión de su agresor. Las plantas sobre alimentadas y con un menú deficiente siempre serán más propensas a enfermar.

Estimuladores de defensa

Es lo último en biotecnología agrícola, la aplicación de sustancia que actúen como elicitores para la activación de la defensa de la planta. Estas sustancias, muchas todavía en ensayos de campo, serán el futuro de las defensa de las plantas contra las enfermedades.

Estos estimuladores simplemente activan el sistema de defensa del cannabis sin la necesidad de una infección previa. Estos productos suelen aplicarse durante el cultivo antes de los momentos críticos donde se pueda generar una infección.

 

Te puede Interesar
Manejo integrado de las moscas del mantillo
Uso de variedades resistentes

El empleo de variedades resistente nunca ha sido objetivo de la mayoría de los bancos de semillas, que han buscado como caracteres principales para sus variedades, la potencia (concentración en cannabinoides), el sabor, el olor, el porte y finalmente la duración del periodo de floración.

El aumento de los cultivos de cannabis en España ha hecho que se disparen anualmente las incidencias de las enfermedades.

Vista la deficiencia del mercado a la hora de ofertar variedades resistentes, el primer y único banco en producir semillas 100% ecológicas, Vulkaniaseeds, en colaboración con Ecologicalseeds, Artesanos del Cannabis, una decena de cultivadores profesionales canarios y con el financiación de Dr. Grow ´s Productions están trabajando en un proyecto de mejora genética en busca de variedades verdaderamente resistentes e inmunes a ciertas enfermedades, principalmente las fúngicas, responsables de las mayores pérdidas en el cultivo del cannabis español. Una tarea complicada pero muy interesante, con un futuro claro, cubrir las necesidades de aquellos cultivadores que debido a su localización geográfica sufren anualmente las inclemencias de ciertos patógenos. Para más información sobre este ambicioso proyecto escribir a info@vulkaniaseeds.com

Como hemos podido ver este mes, el control no es tarea fácil, la combinación de múltiples técnicas y labores será necesaria para la óptima prevención de las enfermedades del cannabis. Todos estos métodos y otros más podemos incluirlos dentro de lo que se denomina el M.I.E.C., Manejo Integrado de las Enfermedades del Cannabis.

Agradecimientos: Claudia Santarosa y Fede (Dr.Grow´s Productions)

Referencias

[1]    McPartland J.M., Clarke R.C. & Watson D.P. 2000. Hemp diseases and pests. Management and biological control. CABI Publishing.

[2]    Salami M. 2008. Cannabis sativa L., Dr.Grow´s Productions.

[3]    Salami M. 2010. Efectos del ambiente sobre las enfermedades del cannabis. Cannabis magazine nº73

[4]    Salami M. 2010. Efectos de los patógenos sobre la fisiología del cannabis sativa L. Cannabis magazine nº72

[5]    Salami M. 2010. Enfermedades infecciosas. Cannabis magazine nº71.

[6]    S.E.F. 2000. Patología Vegetal, Mundi-Prensa y Phytoma.