Segunda entrega de este artículo dedicado a los contaminantes que puede llevar el cannabis. Leer 1ª parte.


Los patógenos del cannabis

Los patógenos son recogidos con las plantas durante el cultivo, y pueden o no manifestarse en campo según sean las condiciones climáticas. Cuando se manifiestan, son fáciles de observar; como medida curativa hay que retirar las zonas infectadas para que el inóculo infeccioso no se extienda al resto del cultivo. En cualquier caso habrá que comprobar que el resto de la cosecha antes de consumirla, ¡no haya sido infectada!

Estos patógenos también pueden desarrollarse durante el secado, cuando las condiciones no son ideales, la manicura es pobre, o simplemente las flores son tan densas que no permiten en paso del aire.

A continuación se detallarán ciertas características generales de alguno de estos patógenos, ya que en los próximos meses iremos conociendo más a fondo a estos “chico malos” en “el control biológico de hongos patógenos del cannabis”. Próximamente en esta ilustre revista.

Alternaria alternata

Es un hongo patógeno de muchas plantas y entre ellas el cannabis. La Alternaria sp. es un oportunista, suele aprovechar las debilidades de las plantas como las heridas causadas por los insectos y ácaros para penetrar en la planta y desarrollar la enfermedad.

El viento, el movimiento de las plantas y las salpicaduras pueden hacer volar las esporas varios metros en un invernadero cerrado. El hongo Alternaria alternata puede causar enfermedades oportunistas en enfermos de SIDA.

Botrytis cinera

Este es el hongo patógenos oportunista más destructor del mundo, sus infecciones son devastadoras en todos los cultivo.

Curiosamente la Botrytis cinera también puede ser causa de infecciones oportunistas de las vías respiratorias. Al igual que otros hongos, el moho gris se adquiere durante el cultivo pero su desarrollo puede darse más tarde, durante el secado y el almacenado.

Trichotecium roseum

Este hongo era poco frecuente hasta hace unos años. Desde entonces aparece anualmente tanto en los cultivos de interior como de exterior. Es otro hongo oportunista, y puede infectar tallos, hojas y flores.

Si las flores cosechadas llevan inóculos infecciosos y se dan las condiciones ambientales durante el secado o almacenamiento estas pueden germinar y dar lugar a la formación de moho de color rosáceo. El T. roseum produce unos metabolitos tóxicos para nuestra salud, a estos también se les denomina micotoxinas (trichotecenes).

Los hongos de post-cosecha

Se llama así por que raramente atacan a las plantas mientras están vivas. Estos hongos se les denominan comúnmente como mohos. Son habitantes del suelo que se desplazan por el aire y agua, y ataca a todo tipo de producto vegetal y animal almacenado. Intervienen en la descomposición de la materia orgánica y por tanto juegan un papel en la vida.

Los hongos de post cosecha que atacan al cannabis suelen aprovechar las infecciones y destrucción de órganos causado por otros patógenos, así que es bastante común verlos asociados. El control de los patógenos reduce en cierta manera la posibilidad de infección por uno de estos mohos.

Estos hongos se recogen durante el cultivo, pero también durante la cosecha, en el secado y en el almacenamiento.

Aspergillus sp.

Probablemente el hongo post cosecha más común del mundo y el más perjudicial para la salud. Existen más de 500 especies. Los Aspergillus sp. son patógenos que se desarrollan muy bien a temperaturas templadas y calidas. Las especies aisladas en cannabis y que han demostrado ser muy peligrosas por su efectos en el sistema respiratorio, causando aspergilosis pulmonar, son Aspergillus flavus, A. niger A. fumigatus, A. parasiticus.

Algunos de estos hongos producen toxinas que pueden ser fatales para las personas, especialmente en enfermos de SIDA y personas alérgicas.

La aspergilosis es una enfermedad que puede afectar otros órganos vitales como el corazón o el cerebro pudiendo causar daños irreparables.

Mucor

Otro hongo oportunista del cannabis, que puede causar enfermedades en las personas. Estos patógenos pueden infectar una amplia gama de huéspedes (vegetales y animales). En la personas determinadas especies de Mucor pueden causar infecciones en las vías respiratorias.

Penicillium sp.

Este es el típico hongo de las neveras. Prefiere climas más frescos a diferencia de su “primo hermano” el Aspergillus sp. Estos hongos que sobreviven en todo tipo de sustrato (restos animales y vegetales), pueden causar importantes enfermedades oportunista en el hombre. Su consumo es peligroso.

Almacenar cannabis todavía húmedo en contenedores no ventilados, o en lugares frescos y con elevada humedad favorece el desarrollo de este y otros mohos.

Rhizophus

El Rhizophus sp. es otro clásico hongo de contaminación; ataca a las frutas maduras y al cannabis mal almacenado. A simple vista se parece mucho al Mucor sp. pero la observación microscópica ayuda a distinguir los dos géneros. La diferencia reside en que el Rhizophus forma estolones hifales similar a los estolones de las fresas; de estos nacen los soportes de las esporas, conocidos como esporangios.

Los hongos de contaminación cohabitan con nosotros en todas nuestras casas y es imposible eliminarlos; sólo alterando las condiciones ambientales que les benefician conseguiremos que la producción tenga la máxima calidad sanitaria deseada por cualquier productor de cannabis medicinal.

Detección de hongos contaminantes

Existen varios métodos para detectar contaminaciones por hongos.

Escaneo visual
: la observación a simple vista y/o con microscopio. El empleo de diferentes aumentos permite una perfecta detección e identificación del hongo. En algunos casos la espora es lo suficientemente grande como para poder distinguir la especie sin necesidad de microscopios potentes.

Escaneo olfativo
: la hierba contaminada suele emitir un olor muy particular.

Consejo: No oler repetitivamente muestras infectadas, las esporas pueden volar y entrar directamente por las fosas nasales.

Cámara húmeda
: consiste en introducir una muestra frescas (recién cortada) en lugar con condiciones anaeróbicas y con elevada humedad relativa. Esto favorece la germinación y esporulación masiva del/los patógeno/s existentes en la muestra. Las bolsitas plásticas herméticas son perfectas para este procedimiento.

Control de hongos contaminantes

El control para estas enfermedades empieza durante el transcurso del cultivo, pero también en las zonas de sacado y almacenamiento. No existe control viable, ni químico, ni biológico contra estos patógenos; una vez tengamos cannabis contaminado lo mejor es desecharlo, nunca consumirlo, ni cocinar con el, ya que muchos de estos hongos contaminantes liberan micotoxinas que son altamente nocivas para nuestra salud.

La prevención es más coherente, evitar las condiciones propicias para el desarrollo de estas enfermedades, mantener las salas de secado y los recipientes de almacenado limpios y estériles en lo posible.

Nunca almacenar cimas florales en contenedores herméticos si tienen más de un 15% de humedad, en estas condiciones el recipiente se convierte en una cámara húmeda y los patógenos proliferaran en muy poco tiempo estropeando toda la cosecha.

El manicurado juega un papel fundamental, favorece la aireación del cogollo, por tanto su secado, al mismo tiempo que dificulta la proliferación de los patógenos.

Nuestro organismo está en constate lucha con inóculos infeccioso que nos atacan diariamente, pero, para nuestro sistema de defensa no es lo mismo tener que luchar contra unas pocas esporas que con centenares o millares. 

Conclusión

La calidad medicinal del cannabis no sólo debe medirse por las concentraciones de cannabinoides que contiene, debe cumplir con las condiciones sanitarias necesarias para que no sea perjudicial. El mercado negro se olvida de esas premisas, centrándose en la cantidad para obtener más beneficios y descuidando así la calidad sanitaria.

Quiero dedicar este artículo a todos las personas que por desgracia padecen una enfermedad degenerativa, y que emplean el cannabis para poder seguir viviendo de una forma más digna.

Agradecimientos: mis más gratos agradecimientos a Claudia (Dr. Grow´s Productions), África, Patricia, Chris (Sinsemilla Grow Shop, Suiza).


Referencias

[1] Alexander T. 1987. Hepatitis outbreak linked to imported pot. Sinsemillas tips 7(3):22
[2] Cates W. & Warren J. W. 1975. Hepatitis B in Nurenberg. Germany. JAMA. 234:930-934.
[3] Chait L. D. et al. 1989. Some physical characteristic of NIDA marijuana cigarettes. Addictive Behaviours 14:61-67.
[4] Chusid M. J. et al. 1975. Pulmonary apergillosis, inhalation of contaminated marijuana smoke, and chronic granulomatous disease. Ann. Intern. Med. 82:61-64.
[5] Dutoit B. M. 1980. Cannabis in Africa. A.A. Balkema Press, Rotterdam.
[6] Kagen S. 1981. Aspergillus: an inhalable contaminat of marijuana. New England J. Med. 304:483-484.
[7] McPartland J.M. 1994. Microbiological contaminants of marijuana. Journal of International Hemp Association 1: 41-44.
[8] McPartland J.M., Clarke R.C. & Watson D.P. 2000. Hemp diseases and pests. Management and biological control. CABI Publishing.
[9] Ramírez J. 1990. Acute pulmonary histoplasmosis: newly recognized hazard of marijuana hunters. American Journal Medicine 88 (supplement 5): 60N-62N.
[10] Salami M. 2008. Cannabis sativa L., Dr.Grow´s Productions.
[11] Schwartz I. S. 1985. Marijuana and fungal infection. Am J. Clin. Path. 84:256.
[12] Schwartz I. S. 1987. Fungal sinusitis and marijuana. JAMA. 257:2914-2915.
[13] Schwartz I. S. 1992. Non aspergillosis sinusitis and marijuana use. Am. J. Clin. Path. 97:601.
[14] Taylor D. N. et al. 1982. Salmonellosis associated with marijuana. New england J. Med. 306:1249-1253.
[15] Ungerlerder J. T. et al. 1982. Contamination of marijuana cigarettes with pathogenic bacteria. Cancer Treatment Reports 66(3):589-590 

Para consultas e información:
Dr.Grow´s Productions
Tel/fax: 822 016 127
info@drgrow.es
www.drgrow.es