Así lo afirma Carlos Álvarez Vara, psiquiatra y miembro de la Comisión Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.


Carlos Álvarez Vara

El consumo habitual de cannabis aumenta entre un 3’5 y un 4 por ciento el riesgo de sufrir transtornos psicóticos “parecidos a la esquizofrenia”.

Así lo ha asegurado hoy en rueda de prensa en Santander el experto en drogas y miembro de la Comisión Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Carlos Álvarez Vara.

El miembro de la Comisión Clínica ha afirmado que, en España, “la droga que mayor peligrosidad está representando” es “el porro y los derivados del cáñamo”, porque “desencadena cuadros psicóticos parecidos a la esquizofrenia, que a lo mejor no se hubieran dado si no hubiera habido contacto” con la sustancia.

Aunque “el cáñamo no es nuevo en nuestro país”, ha sostenido Álvarez Vara, en los últimos años “ha alcanzado topes”, lo que explica por qué antes “no había la alarma que hay ahora”.

El cannabis “es la sustancia ilegal que más se consume en mayores de 14 años” en España y, además, es “fácil” de encontrar “en cualquier lado y en cualquier hora del día”, según el representante de la Comisión Clínica del Plan Nacional sobre Drogas.

“Lo que está ocurriendo es una trastada, ¿Cómo no nos hemos dado cuenta antes?”, se ha preguntado.

Álvarez Vara ha señalado la cocaína y las anfetaminas como otras drogas que incrementan el riesgo de padecer transtornos mentales, aunque también ha dicho que, al contrario de lo que parecía en un principio, los expertos no encuentran relación entre las enfermedades psiquiátricas y el consumo de heroína y drogas de diseño.

Además de la esquizofrenia, “los cuadros más frecuentes son los transtornos afectivos”, como manías o depresiones, seguidos por “los cuadros psicóticos y los estados confusionales o de angustia”.

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander ha acogido esta semana un curso sobre patología dual, un transtorno que Álvarez Vara ha definido como “la convivencia en una persona de una enfermedad mental con la adicción a alguna droga ilegal o legal”.

“Hace dos décadas que se ha empezado a reconocer que hay relación entre las enfermedades mentales y la adicción”, ha explicado el presidente electo de la Asociación Mundial de Psiquiatría, Pedro Ruiz.

Ruiz ha señalado a España como uno de los países líderes en el estudio de la patología dual, junto con Estados Unidos, Italia y Argentina.

Ambos expertos han coincidido en que existe “un déficit formativo” en médicos, enfermeros y trabajadores sociales que se debe abordar con “la formación complementaria”, puesto que los psiquiatras no tienen conocimientos sobre droga y los profesionales que tratan a personas con adicciones no tienen nociones sobre psicología y psiquiatría.

Fuente