En capítulos anteriores hemos visto qué tipo de presentaciones puede aparecer el éxtasis y las concentraciones de MDMA que puede tener, a partir de los datos obtenidos en España en los análisis realizados por Energy Control.

Por Iván Fornís Espinosa

En este capítulo centraremos nuestra atención en la adulteración detectada en el éxtasis desde el año 2000 hasta la actualidad.

Por adulteración entendemos toda aquella sustancia que se le añade o que sustituye la sustancia que se quiere consumir, en este caso la MDMA, con el objetivo de que el distribuidor obtenga un mayor beneficio económico o una menor exposición a problemas legales. La persona consumidora es engañada y expuesta a una serie de riesgos más o menos graves dependiendo la sustancia utilizada como adulterante.

¿Cuál es el porcentaje de muestras adulteradas?

Las dos presentaciones principales del éxtasis son las pastillas y el cristal. En cada presentación se ha observado un comportamiento diferente del nivel de adulteración.

Si observamos la siguiente gráfica podemos observar los datos obtenidos desde el año 2000 hasta el 2011.

adulteracion éxtasis

A grandes rasgos se puede ver que hay un comportamiento diferente en la adulteración de las pastillas en comparación con el cristal. En general el nivel de adulteración de las pastillas siempre ha sido más alto, a excepción del año 2003 donde el cristal adulterado supera al número de pastillas adulteradas. Entre los años 2005 y 2006 sube enormemente la adulteración de las pastillas mientras el cristal se mantiene relativamente poco adulterado. Veremos que esta gran adulteración se debe a la puesta en circulación de un producto denominado m-CPP, el cual aparece como principio activo más abundante en las pastillas. Entre el año 2006 y 2008 la adulteración baja moderadamente. Es entre el año 2008 y 2009 cuando hay un pico enorme de adulteración, hasta tal punto que es casi imposible encontrar MDMA en el mercado negro, ya sea en forma de pastilla como en forma de cristal.

Se especula que el origen de esta escasez de MDMA fue debida a la falta de precursores químicos necesarios para que los laboratorios clandestinos pudieran sintetizar éxtasis. Resulta que estos precursores procedían de China, que era el principal exportador. Con la celebración de las olimpiadas del 2008 en este país se cortaron todas las exportaciones de precursor y el mercado quedó desabastecido. En su lugar se comenzaron a vender diferentes sustancias, algunas más tóxicas que otras, como si fueran MDMA.

Te puede Interesar
Riesgos asociados al consumo de éxtasis (I)

A partir del año 2009 la adulteración fue bajando, hasta el punto que en el año 2012 se invierte esta situación de manera que el 77 % de las muestras de cristal y casi el 68% de las pastillas no estaban adulteradas. Según los datos de los que disponemos en el 2013 parece que esta tendencia continúa.

Con lo cual el éxtasis es hoy en día la sustancia ilegal menos adulterada en comparación con otros estimulantes como el speed o la cocaína..

¿Cuáles son los adulterantes que presentan las pastillas?

A excepción de la cafeína los adulterantes principales encontrados en las pastillas son distintos de los de encontrados en el cristal. En los años que se han estado analizando pastillas se han detectado las siguientes sustancias añadidas junto a la MDMA o sustituyéndola:

  1. Cafeína
  2. M-CPP (metaclorfenilpiperazina).
  3. 2C-B
  4. Metoclorpramida.
  5. PMA (parametoxianfetamina)
  6. PMMA (parametoximetanfetamina)
  7. TFMPP (trifluorometilpiperazina)
  8. BZP (benzilpiperazina)
  9. Buflomedil
  10. Metanfetamina
  11. Metoxetamina

De todas estas sustancias, las tres primeras son las que han aparecido con mayor abundancia y por lo tanto veremos cuales son sus efectos y riesgos en este capítulo.

adulterantes frecuentes mdma

Como podemos ver en la gráfica “gráfica de adulterantes más frecuentes de las pastillas”, la cafeína ha sido el adulterante omnipresente durante estos últimos 12 años, sobre todo acompañando a la MDMA no sustituyéndola.

La m-CPP es una sustancia que no es detectada hasta el 2005, pero una vez aparecida, su uso ha sido muy abundante, hasta el punto de llegar a ser la sustancia mayoritaria de las pastillas durante algunos años y su adulterante principal. Este aspecto se puede ver claramente comparando la “gráfica de adulterantes más frecuentes de las pastillas”, con la “gráfica de adulteración del éxtasis en España” donde podemos ver que los años de más abundancia de m-CPP coinciden con los años de mayor adulteración en las pastillas. Con lo cual parece que esta sustancia llego a desplazar a la propia MDMA en la composición de los comprimidos.

Te puede Interesar
Composición del éxtasis en España: la potencia

La presencia de 2C-B no es tan notoria como la de los otros adulterantes pero siempre ha estado presente y sobre todo tuvo un incremento importante entre el 2008 y el 2009 coincidiendo con la escasez de MDMA en el mercado negro.

pastilla mcpp y metoclorpramida
Pastilla m-CPP y metoclorpramida

Las sustancias adulterantes más peligrosas y de las cuales hay asociadas intoxicaciones graves y muertes son la PMA y la PMMA. En España no son frecuentes, pero en otros países europeos si que aparecen con mayor frecuencia. Por su peligrosidad dedicaremos algunas líneas a estos dos compuestos ya que últimamente han ocurrido varias muertes en Reino Unido debido a su ingestión.

Cafeína

La cafeína es utilizada como adulterante, con toda probabilidad, por ser una sustancia barata, que presenta psicoactividad aunque solo sea estimulante, es legal y fácil de obtener.

Es un estimulante del sistema nervioso central que actúa después de 5 minutos de su ingestión aumentando la actividad cerebral y el estado de vigilia.

El consumo de 75 a 150 miligramos de cafeína (una taza de café) eleva ligeramente la temperatura corporal, el ritmo respiratorio y la secreción de ácido gástrico en el estómago. Cantidades más altas pueden producir episodios de ansiedad, irritabilidad, insomnio, sudoración, taquicardia y hasta diarrea.

El uso prolongado de más de 650 miligramos diarios de cafeína (unas 4-6 tazas) puede ocasionar úlceras gástricas, incremento en el nivel del colesterol, insomnio, ansiedad y depresión. El uso crónico está asociado con síndrome de abstinencia que cursa con dolor de cabeza e irritabilidad. El consumo prolongado también parece estar asociado a disfunciones cardíacas.

La cafeína puede disminuir la probabilidad de embarazo, aumentar el riesgo de bebés con bajo peso y del aborto espontáneo.

Este adulterante es más frecuente encontrarlo mezclado con la MDMA en las pastillas aunque con menor frecuencia se pueden encontrar pastillas que solo llevan cafeína como principio activo.

Además de los riesgos concretos que pueda tener el consumo de cafeína, sobre todo en altas dosis y de forma frecuente, estudios recientes parecen demostrar que mezclada con otros estimulantes, como la MDMA, anfetamina y metanfetamina, puede aumentar los efectos tóxicos de las mismas. Aunque estos estudios se han llevado a cabo con ratas, las dosis utilizadas son equivalentes a las usadas por las personas. Con lo cual es preferible no tomar pastillas adulteradas con cafeína. Esta recomendación también es aplicable cuando estando bajo los efectos de la MDMA ingerimos alguna bebida rica en cafeína, como las bebidas energéticas, etc.

Te puede Interesar
Alucinógenos y espiritualidad: estudios científicos

m-CPP (metaclorfenilpiperazina)

La m-CPP es un derivado de la Trazodona®. La Trazodona® es un fármaco creado por la industria farmacéutica y utilizado, en otros países, como antidepresivo experimental en ensayos clínicos, pero que no llego a comercializarse por sus efectos secundarios.

Pastilla mcpp y metoclorpramida
Pastilla m-CPP y metoclorpramida

La m-CPP o meta-clorfenilpiperazina es un compuesto perteneciente a la familia química de las piperacinas. Actúa como agonista de los neuroreceptores (5HT2A/2C) de la serotonina. La serotonina es una sustancia sintetizada en las neuronas serotonérgicas del sistema nervioso central, vinculada con la regulación de las emociones, el estado de ánimo y los ciclos de vigilia y sueño.

Administrada por vía oral, la m-CPP puede provocar efectos estimulantes, empatógenos, alucinógenos y eufóricos. Estos efectos variaran en función de la idiosincrasia de la persona, el ambiente de consumo, la dosis y la mezcla con otras sustancias.

El consumo de esta sustancia puede provocar unos síntomas molestos y desagradables: molestias en el estómago y los riñones, cefaleas, nauseas, vómitos, ansiedad, dilatación de las pupilas con mucha dificultad para enfocar la vista y fuertes resacas después de su uso. La mezcla con alcohol provoca mareos y nauseas y un estado general desagradable.

Al provocar efectos empatógenos esta sustancia es un buen sustituto de la MDMA. Es una sustancia que no está fiscalizada, con lo cual su tráfico no implica tantos problemas penales como el éxtasis. Por lo tanto es fácil comprender porque ha sido tan utilizada en la composición de las pastillas.

En general este adulterante no aparece como acompañante de la MDMA, aparece solo o acompañado por otro fármaco, la metoclorpramida, principio activo del Primperan® , un fármaco antiemético de uso común. Como ya habréis pensado, esta mezcla está diseñada para que mientras se experimentan unos efectos de tipo empático-estimulante-alucinógeno, no se nos amargue la noche con las vomitonas que puede provocar la m-CPP.

La idea es buena y no le falta razón, pero en la práctica, en nuestros servicios de atención a personas usuarias, hemos tenido noticias de personas que han sufrido una prolongación de los efectos de la m-CPP y más efectos secundarios por consumir esta mezcla. Por lo tanto este combo debe de crear algún tipo de sinergia en el organismo de manera que aumente los efectos adversos, aunque su primera intención es la de evitar nauseas y vómitos. Este fenómeno no ha sido estudiado, así que no sabemos que mecanismos fisiológicos pudiera implicar y su toxicidad. No obstante ahí va una breve descripción de este fármaco.

Te puede Interesar
Cuando 'Hello Kitty' no es un dibujo animado

Metoclorpramida

La metoclopramida es una molécula registrada como medicamento (Primperan®) para el tratamiento de las náuseas y vómitos.

Es una compuesto que actúa en el sistema nervioso central (SNC) como antiemético (inhibidor del vómito). Se suele dar como tratamiento en todas aquellas enfermedades o situaciones en las que existe una alteración del sistema gastrointestinal.

Como muchos medicamentos, la metoclopramida tiene efectos secundarios asociados a su consumo. Los más destacados son: alteraciones gastrointestinales como la diarrea, reacciones alérgicas, alteraciones cardiovasculares como hipotensión (tensión baja) o bradicardia (disminución de la frecuencia cardiaca), astenia, etc.

Cuando se consume metoclopramida y alcohol, se potencia el efecto sedante de la metoclopramida. Cuando se mezcla con depresores del sistema nervioso central (derivados de la morfina, hipnóticos, ansiolíticos, antihistamínicos H1, antidepresivos sedantes, barbitúricos, clonidina), también, se potencia el efecto sedante de la metoclopramida. Con neurolépticos (antipsicóticos con acción psicomotora que no producen sedación), su efecto se ve aumentado, produciendo alteraciones en el movimiento (movimientos descontrolados).

En el siguiente capítulo abordaremos otros adulterantes de las pastillas que creemos que son importantes de conocer para las personas que las consumen: 2C-B, PMA y PMMA.

Saludos y hasta dentro de dos meses 🙂

Fuentes