La cocina de cannabis ha ganado popularidad entre los consumidores casuales y los más conocedores por igual. Ahora se le da una bienvenida como nunca antes.

En un momento dado en la historia de la cultura del cannabis, dominar el arte de hornear el brownie de marihuana perfecto se consideraba un rito de iniciación, pero esos días ya son historia.

Gracias al desarrollo de programas de marihuana medicinal, para combatir la criminalización y la despenalización del uso recreativo del cannabis en múltiples países, el mundo de las comidas impulsado por THC ha evolucionado mucho más allá de los brownies, las galletas y los bocadillos, ciertamente impresionantes, y se ha trasladado al espacio culinario.

La cocina de cannabis ha ido ganando popularidad entre los consumidores casuales y los más conocedores por igual, solo que ahora se le está dando una bienvenida como nunca antes.

Cuando Martha Stewart entra en acción, sabes que ya es mainstream.
Medios en Estados Unidos han impulsado una narrativa que normaliza el consumo de la marihuana a las audiencias más convencionales con shows como “Bong Appetit” de Vice y “Snoop and Martha’s Potluck Dinner Party” de VH1. Los chefs de todo Estados Unidos están adoptando el cannabis en el mismo ámbito sensorial que la alta cocina mediante la curaduría de cenas emergentes, clubes nocturnos y eventos privados donde el cannabis puede brillar.

Cat Cora, la primera mujer “Iron Chef” y defensora del cannabis, que recientemente apareció en la portada de Cannabis Now Magazine, sigue hablando sobre los alimentos con marihuana.

“Estoy aprendiendo mucho sobre el uso, la dosis y cosas así”, dijo a la revista en abril. “Soy una gran defensor del aceite de oliva. Soy griega, obviamente, pero la dieta mediterránea tal como la conocemos, es la dieta más saludable del planeta. Así que (estoy agregando aceite de oliva de cannabis) a cualquier cosa que pueda”.

Por ejemplo, dijo que ha puesto aceite de cannabis en vinagreta para ensaladas. “Tengo tantas ideas increíbles y muchas cosas que realmente quiero aplicar”, agregó. “Quiero crear productos en torno al cannabis con el socio adecuado y en la situación correcta”.

Está ganando respeto en los mejores niveles culinarios.
Esta transición de bocadillos para consumidores a ‘foodies’ y restaurantes elegantes pone el foco no solo en el ruido que crea la planta cuando se consume, sino en su perfil de sabor y capacidades de maridaje, como cualquier otra hierba o incluso vino.

Andrea Drummer es copropietaria de una empresa culinaria de eventos de cannabis de Los Ángeles, Elevation VIP Cooperative. Como chef de formación clásica, la graduada del Cordon Bleu le da al cannabis el tratamiento gourmet en platos que revelan su ingenio y creatividad. Tomemos, por ejemplo, el soufflé de pudín de pan con cannabis que ella prepara, o su versión sureña de hojas de parra hechas, en cambio, con hojas de berza rellenas de arroz picante con infusión de cannabis, que sirvió en una cena privada para Spotify.

Las habilidades de Drummer le otorgaron un lugar en “Cooking on High”, el primer concurso de cocina de cannabis de chefs de todo Estados Unidos. El show debutó en Netflix este mes.

Si bien es un paso emocionante, Drummer dijo que ve cosas aún más grandes en el horizonte.

“Incorporar el cannabis a la conversación culinaria es importante porque permite a las personas abrir sus mentes a algo a lo que pudieron haberse opuesto porque no han entendido su potencial”, dijo. “Con más personas educadas al respecto, creo que la cocina con cannabis evolucionará hacia el lugar donde veremos cosas como restaurantes y cafés en algún momento”.

Pero la ley está evitando que el cannabis salga de los restaurantes.
Por ahora, no encontrarás restaurantes que ofrezcan servicio completo de cannabis incluso en estados como California o Colorado.

La razón es legalidad.

Debido a que el cannabis sigue siendo una sustancia clase I, según la ley federal de Estados Unidos, los estados que han legalizado la marihuana recreativa solo ofrecen licencias y permisos que permiten a los chefs servir alimentos con infusión de cannabis en entornos privados.

Para permitir que las personas que no viven en estados donde se realizan eventos privados tengan una idea de lo que está sucediendo, algunos chefs están transmitiendo sus secretos de cocina a los cocineros.

Una de ellas es Coreen Carroll, chef y cofundadora de un evento pop-up con infusión de cannabis en San Francisco llamado Cannaisseur Series. Su próximo libro de cocina, Edibles, está diseñado para acompañar a los principiantes y virtuosos en lo que ella llama la cocina moderna de cannabis.

Al igual que Drummer, Laurie Wolf, Jessica Catalano e incluso la hija de Bob Marley, Cedella Marley, están ayudando a la gente a aprender e incorporar el cannabis en su cocina desde la comodidad de su hogar. Su guía no solo contempla recetas, sino que también explica los principios básicos de las variedades y dosis de cannabis para ayudar a los cocineros a controlar el tipo de experiencia que crean con sus alimentos.

Los ‘gadgets’ pueden facilitar cocinar con cannabis en casa
Los cocineros caseros están siendo seducidos por aparatos de infusión de hierbas que aligeran el trabajo de campo y la necesidad de una supervisión constante para obtener el producto perfectamente trabajado.

Empresas han introducido dispositivos que hacen que el proceso de infusión sea tan fácil como preparar café o té y permitir que los cocineros del hogar le den sabor a un plato con cannabis igual que el orégano, el romero y con la misma facilidad de oprimir un botón.

Shanel Lindsay, fundadora y presidenta de Ardent, ha creado un dispositivo inteligente que ayuda a activar el THC en el cannabis. El proceso, llamado descarboxilación, consiste en calentar el cannabis hasta una temperatura determinada para liberar el THC y que de esa forma el cuerpo lo absorba más fácil con el consumo de los alimentos.

Una estufa o un horno tostador también harán esto, sin embargo, Lindsay sostiene que su dispositivo proporciona una mayor precisión y mejor control de temperatura para preservar el sabor y la potencia del cannabis.Con el dispositivo, los cocineros pueden descarboxilar su elección de flor, concentrado o kief en poco más de una hora.

“Realmente es una solución muy sencilla para cocinar casi cualquier producto con cannabis que desee”, dijo Lindsay. “El cielo es el límite”.

¿Qué sigue para la cocina de cannabis en Estados Unidos?

Entonces, ¿qué podemos esperar? ¿Cafeterías al estilo de Ámsterdam con golosinas con marihuana en el menú? ¿Restaurantes de cannabis abiertos al público? ¿Un programa de cocina en una red importante? ¿Una escuela culinaria de cannabis a la par con Le Cordon Bleu? Quizá.

Hasta entonces, el futuro de la cocina del cannabis recae en los hombros de los chefs y cocineros caseros cuya habilidad y dedicación deben continuar para eliminar el estigma que enmascara la versatilidad de esta hierba.

“Creo que es realmente importante ofrecer a las personas una nueva forma de pensar y acercarse al cannabis”, dijo Lindsay. “La industria avanza muy rápido y es importante que la cultura dominante refleje este cambio en la forma en que las personas ven el cannabis y todas sus posibilidades”.

La cocina de cannabis aguarda el corte final de la burocracia antes de que pueda florecer. Pero las semillas definitivamente han sido plantadas.

Fuente