Como en el anterior artículo conocimos la historia de los vaporizadores, el siguiente paso es conocer los tipos de vaporizadores, para de esta forma poder elegir cuál será nuestro vaporizador ideal. Pero antes de elegir nuestra máquina de vapor ideal, te daré algunas razones por las cuales debes utilizar los vaporizadores como medio de consumo habitual de tu cannabis y las ventajas que te proporcionan.

por Raro Genetics, @raroweed

Varios vaporizadores portatiles

Mucho más efecto con la misma dosis

Vaporizar nuestras esencias permitirá obtener hasta un 70% más de efecto con la misma cantidad de cannabis, que si combustionásemos, además de darnos un efecto mucho más limpio ya que los cannabinoides son extraídos en su totalidad, consiguiendo de este modo un gran ahorro de materia prima. Es más, gracias a que no se producirá combustión alguna, evitaremos inhalar compuestos no deseados, debido a esto, es el medio de consumo de cannabis más recomendado por los médicos.

Mejor que ingerido

Aunque también sería un medio de consumo muy sano, ya que palía ciertas enfermedades estomacales al ser ingerido, por ejemplo, con productos comestibles elaborados a base de cannabis, y a su vez conseguiríamos un efecto muy parecido al producido por los vaporizadores, éste tardará mucho más en aparecer ya que tiene que ser descompuesto por nuestro cuerpo mediante la digestión, haciéndolo incluso peligroso, puesto que es difícil controlar la dosis justa.

Aire 100% libre de humo

vaporizador sobremesaEsta también será una gran ventaja frente a la combustión, ya que el vapor apenas deja olor, y el que deja desaparecerá rápidamente ya que la densidad del vapor es mucho menor y se descompone con más facilidad. Pero no es la única ventaja, ya que vaporizando evitaremos dañar a terceros con nuestro humo, permitiéndonos vaporizar en casa aun estando niños por allí, sin miedo a dañar su delicado sistema respiratorio.

Una vez que hemos conocido algunas de las ventajas por la que usar vaporizadores, vamos a diferenciarlos de varias formas para que podamos elegir nuestro vaporizador ideal, sin necesidad de ceñirnos a las marcas, ya que cada persona es un mundo y cada vaporizador otro, cada uno tendremos nuestros favoritos.

¿Sobremesa o portátil?

Esta es la primera pregunta que debemos plantearnos cuando decidamos adquirir un vaporizador, además esta decisión condicionará en gran medida las siguientes opciones, así que es fundamental plantearnos bien esta pregunta antes de lanzarnos a responderla.

Por norma general, los vaporizadores de sobremesa, o de “andar por casa” como me gusta llamarlos, son las mejores máquinas de vapor, ya que producen grandes y sabrosas nubes, aunque tienen la desventaja de ser a su vez grandes, obligándonos a tener un espacio en casa dedicado al vaporizador.

En cambio los vaporizadores portátiles son todo lo contrario, ya que nos otorgan una gran movilidad y en la mayoría de los casos una gran autonomía de uso, sin limitaciones en cuanto a dónde usarlos, pero en cambio, el vapor de estas pequeñas máquinas suele ser de inferior calidad al producido por los vaporizadores de sobremesa, ya que al tener que reducir tanto el tamaño, se sacrifican ventajas, como el poder pasar el vapor por agua antes de inhalarlo, para que este sea hidratado, produciendo una mayor sensación de frescor, para que los podamos transportar allá donde vayamos. Algunos de los últimos modelos de vaporizadores portátiles nos otorgan la opción de acoplarlos a nuestros bongs, para así hidratar el vapor, aunque aún no han conseguido obtener tanta calidad en el vapor como los de “andar por casa”.

Con o sin regulador de temperatura

vaporizador portatil conectado a bongDicho elemento del vaporizador es una de las claves para obtener el vapor deseado. Gracias a los termostatos regulables de los vaporizadores podemos jugar con las temperaturas para conseguir diferentes efectos, sacándole todo el potencial a nuestras preciadas esencias. Sin embargo, hay vaporizadores de muy buena calidad pero que carecen de regulador de temperatura, eso sí, gracias a la gran precisión de sus termostatos, normalmente programado a unos 180º Celcius, consiguen obtener un vapor de una gran calidad. Una vez dicho esto, lo más importante del termostato, no será si es regulable o no, aunque es recomendable que lo sea, sino la precisión de este, ya que un termostato poco preciso puede provocar incluso la combustión.

Método de funcionamiento

Los vaporizadores actuales se basan en tres métodos de funcionamiento: la conducción la convección y la radiación. Esta última es la menos utilizada, ya que encarece mucho el precio de fabricación de las máquinas de vapor consiguiendo a su vez pocas ventajas respecto a las otras dos, así que nos centraremos en ellas.

Convección: Este es el método de calentamiento más usado en la actualidad, sobre todo en los vaporizadores de sobremesa, aunque ya son muchos los vaporizadores portátiles que lo usan. Este sistema de basa en el calentamiento de una resistencia, por la cual pasará un flujo de aire que será calentado antes de que pase por nuestras esencias. De esta forma, al no estar en contacto continuo la superficie caliente con las esencias las aprovecharemos mucho más, solo siendo vaporizadas mientras circule por ellas el flujo de aire. El aire puede ser forzado por un ventilador, ayudándonos a inhalar el vapor o a llenar las conocidas bolsas de vapor, esto es muy valorado sobre todo en consumidores con problemas respiratorios, ya que no tendrán que hacer ningún esfuerzo al inhalar del vaporizador. Pese a ello, el uso de aire forzado o no, dependerá en gran medida de nuestro gusto ya que se consigue la misma calidad de vapor de una u otra forma.

Conducción: En este sistema la fuente de calor transmitirá directamente el calor a nuestras esencias mediante el contacto, consiguiendo alcanzar la temperatura óptima de vaporizado en muy poco tiempo, pero llegando a ella de una forma más agresiva, lo que provocará que tengamos que estar atentos para remover nuestras esencias y que sean vaporizadas uniformemente, en el caso de no agitarlas llegaremos a tostar una parte de las esencias, mientras otras apenas han sido vaporizadas. La principal ventaja de este sistema es su bajo coste de fabricación, además de conseguir reducir mucho el tamaño de los vaporizadores gracias a su simpleza.

Principales materiales usados

clavo de atomizadorAunque en la mayoría de los materiales usados en la actualidad para la fabricación de los vaporizadores, hay materiales como el cristal de borosilicato, que además de ser totalmente inocuo y no dejar ningún resto de sabor en nuestro vapor, son de mayor durabilidad, gracias a su fácil limpieza. Por contra encarecerá los costes de fabricación del vaporizador.

Otros de los materiales más usados en los vaporizadores son la silicona y los plásticos de grado médico. Las ventajas de estos materiales son principalmente su dureza y bajo coste, lo que nos facilitará el reemplazamiento de dichas partes, ya que estas tienen una vida de uso mucho más corta que el cristal, por poner un ejemplo. Por contra aunque suele ser poco apreciable son muchos los vaporetas reticentes al uso de estas siliconas por el peculiar sabor que estas impregnan en nuestro vapor.

Pese a ser menos usada, la madera es otro de los materiales preferidos por los vaporetas, sobre todo los más naturistas, ya que esta suele dejar un regusto (nunca mejor dicho) a “naturaleza” en nuestro vapor, otorgándonos la sensación de estar en medio de un bosque. Por esta razón, la madera es uno de los materiales que más debate abre entre los usuarios de vaporizadores, ya que puede ser muy querida o muy odiada, esto dependerá del gusto de cada vaporeta.

Según el material que vayamos a vaporizar

Gracias al boom de los últimos años en extracciones, ya sean ICE, Hash, BHO… También a su vez han proliferado máquinas de vapor exclusivas para extracciones, ya que estos trabajan a una temperatura algo superior a la usada para vaporizar hierbas. Estos vaporizadores son conocidos como Vape-Pen o atomizadores. Las principales ventajas que nos ofrecen son su rápido calentamiento y un inferior coste en su fabricación, por lo que son vaporizadores mucho más económicos, por contra el vapor producido suelen ser de inferior calidad respecto a los vaporizadores convencionales, aunque si consumes exclusivamente extracciones, estos son los vaporizadores más adecuados para ti.

Para los que solemos combinar hierbas y extracciones en nuestros vaporizadores, la mayoría de ellos suelen tener la opción, ya sea mediante una cazoleta especial o una almohadilla para líquidos, para de esta forma poder vaporizar tanto hierbas como extracciones, aunque dichos vaporizadores suelen encarecerse dada su polivalencia.

Problemas de presupuesto

cazoleta de cristalEste es el tema del que más me cuesta hablar, ya que parto de la base de que nuestra salud no tiene precio, y gracias a la vaporización conseguimos un consumo mucho más saludable. Una vez dicho esto, son muchos los consumidores de cannabis que la primera vez que vaporizan lo hacen en uno «barato» y de escasa calidad, que rápidamente les hace ser reticentes al vapor y al vaporizador en sí, ya que estos no producen el vapor adecuado. Sin embargo, estos mismos consumidores, cuando les das la oportunidad de vaporizar en una buena máquina de vapor, inmediatamente exclaman, “¡Qué sabor! Esto no es los que yo había probado”. Por consecuencia, recomiendo los vaporizadores “baratos” solo para vaporetas que ya dispongan de otro vaporizador de una calidad media y que el de inferior calidad tan solo sea una alternativa más, ya que el poseer solo un vaporizador y que este sea de baja calidad nos hará que al final dejemos de usarlo y volvamos a combustionar.

Una vez hemos desglosado todas las claves para elegir nuestro vaporizador ideal, en el próximo número daremos unos consejos a la hora de vaporizar, así como las temperaturas ideales para hacerlo, para que así extraigamos todo el potencial a nuestras esencias.

¡Yo vaporizo!