En esta sociedad consumista en la que vivimos todo parece estar basado en la novedad, la moda pasajera y un efímero disfrute del momento, sin importar mucho lo que vaya a venir a continuación mientras represente una experiencia nueva, cueste lo que cueste. Pero dentro de esta vorágine de “usar y tirar” en algunas ocasiones una determinada moda o “tendencia” toma cuerpo y echa raíces al ser adoptada por un sector de la población que, por el motivo que sea, decide hacerla suya e integrarla en su día a día como un elemento más.

 Texto y Fotos: Weedock

 Lo cierto es que a lo largo de la historia hemos podido ver como determinados “usos y costumbres” aparentemente ligados a un momento socio cultural concreto, han perdurado a lo largo del tiempo y los cambios sociales acaecidos durante la evolución de la “sociedad humana”. Esto se debe a que esos comportamientos y/o formas de actuar y vivir realmente son intemporales y suelen redundar en un beneficio abstracto para la fracción de la sociedad que los aplica, y con el tiempo el resto del entramado social también acaba asumiéndolos independientemente de la influencia de religiones, ideologías o medios de comunicación masiva.

En el caso que nos ocupa, el uso de una planta milenaria como medicina o medicamento sin procesar por la industria farmacéutica, es un ejemplo de libro sobre lo que comentamos: En algún momento de la historia, un grupo étnico comenzó a utilizar el Cannabis para diferentes cuestiones, como fibra para hacer tejidos, como alimento a partir de sus semillas… Podríamos pensar que desde ese momento otros vegetales también fueron susceptibles de tener usos parecidos u otros igual o más beneficiosos, cosa totalmente cierta, ahí está el algodón, el lino, el trigo o el maíz entre otros, cuya presencia se encuentra por doquier, llegando a integrarse completamente en algunas culturas que siguen utilizando vegetales hasta el día de hoy, y no sólo como alimento.

¿tu crees que algún día nos prohibirán fumar las plantas de los dioses? Qué va.. que va
Fumadores de cannabis

¿Moda o Necesidad?

Si nos percatamos, desde aquellos lejanos años de sus primeros usos hasta la actualidad, la presencia social del Cannabis o cáñamo ha tenido claros “altibajos” con momentos de gran auge y otros periodos en los que “desparece” de la escena, en apariencia. Muy posiblemente, este hecho se encuentre relacionado con el hecho de que se trata de una planta resistente y robusta, con un altísimo índice de pervivencia en entornos y situaciones adversas gracias entre otras cosas a su increíble capacidad de adaptación, que le permite como especie “transformarse” para aprovechar lo mejor de cada entorno en que se desarrolla.

Te puede Interesar
España, ¿más cerca de regular el cannabis para uso terapéutico?

Esta especial característica unida a un sistema reproductor altamente eficiente a la hora de perpetuarse, que le permite fecundar hembras con machos, pero que también es capaz de producir los dos sexos en la misma planta (hembra o macho dominante) e incluso de reproducirse asexualmente a base de producir raíces en trozos de ramas rotos que hayan podido caer al suelo, si se dan las condiciones adecuadas, es la responsable de que el Cannabis no se haya quedado en una simple “moda pasajera” que se dio en un momento dado de la historia de la humanidad, sino que se haya convertido en una planta muy importante para aquella, acompañando al ser humano de manera más o menos permanente.

Otro de los factores que han contribuido a que el Cannabis siga hoy en día (y quizás más que nunca) presente en la sociedad, o es otro que sus propiedades medicinales como paliativo de múltiples procesos dolorosos consecuencia de distintas patologías, así como de potenciador de otros medicamentos, oficiales u oficiosos. Actualmente, y tras numerosos estudios realizados por médicos y científicos, se ha llegado a la conclusión fehaciente de que el uso de cannabinoides (principio activo de la planta de Cannabis) es recomendable en determinadas enfermedades como complemento al sistema medico “oficial”.

Anti hemético, anti espasmódico, broncodilatador o como analgésico y agonista de otros principios activos utilizados en terapias contra el dolor producido por enfermedades tales como la fibromialgia o la fibrosis quística, el Cannabis ya se encuentra presente en la industria farmacológica en distintos formatos desde las síntesis como la Nabilona hasta el mas reciente , un extracto de uso sublingual.

Te puede Interesar
La Academia Americana de Pediatría afirma que el cannabis tiene valor médico en algunos niños

Sativex

Cannabis como Medicamento

En la mayoría de los casos, el acceso a estos medicamentos no es sencillo por parte del enfermo, ya que son costosos y en muchos casos el cuerpo médico desconoce su uso y aplicación e incluso su existencia, siendo en la mayoría de las ocasiones el propio enfermo el que sugiere al médico que le atiende la posibilidad de la administración y uso de cannabinoides como paliativo en la patología que presenta.

Sin embargo, la mayoría de estos pacientes opta por acceder al Cannabis en su formato más puro y natural, que no es otro que la planta de Cannabis Sativa L. en su formato psicoactivo, es decir, con un contenido de más del 0,3% de THC con independencia del contenido en otros cannabinoides también considerados como medicinales (CBD, CBN, THCVA…), debido precisamente a la imposibilidad de acceder a medicamentos basados en cannabinoides susceptibles de ser utilizados en sus patologías.

Como consecuencia, estos enfermos sólo tienen tres opciones para poder tener acceso a la medicina que les alivia: Cultivar Cannabis ellos mismos, asociarse a alguno de los actuales Clubs Sociales de Cannabis donde pueden adquirir su medicina a unos precios razonables, o bien acudir al mercado negro de los pequeños traficantes, con todo lo que ello implica.

El perfil socioeconómico y cultural del usuario potencial de Cannabis con fines terapéuticos cubre todo el espectro existente, al igual que su edad. Dependiendo del tipo de patología y el momento de su diagnosis, podemos encontrar perfiles en los que el uso del Cannabis es desconocido o bien otros que encuentran fuera de lugar el tener que cultivar una planta (su medicina) en principio ilegal y por supuesto, el tener que acceder al mercado negro, ya que el Cannabis es actualmente considerado como una droga por nuestro Código Penal, y como tal su compra, venta, cultivo, tenencia y transporte podría conllevar sanciones administrativas y/o penales.

Por otra parte, algunos de estos enfermos no pueden cultivar y ni siquiera conseguir Cannabis por ningún medio debido a que la patología que sufren les impide moverse o desplazarse a los lugares donde se puede conseguir, siendo en casos extremos sus familiares y/o amigos los que se encargan de obtener de una manera regular y constante la medicina que los alivia. También se da el caso de que el acceso a los Clubs Sociales de Cannabis es complicado y que los precios del Cannabis en estos clubs, aún estando muy rebajados para los usuarios a nivel medicinal, su coste aún puede ser excesivo para determinados perfiles económicos como viudas o jubilados que sólo cuentan con una pequeña pensión dineraria para su subsistencia, sin olvidar que por desgracia muchos enfermos con patologías degenerativas o procesos de dolor, incluyendo distintos tipos de cáncer, suelen ser despedidos de sus trabajos y por lo tanto pierden su fuente de recursos económicos, dedicando sus escasos excedentes pecuniarios en medicinas “oficiales” y complementos para su tratamiento.

Te puede Interesar
La visión médica del cannabis

Por todo ello, y tras la consulta con diferentes Asociaciones de Enfermos y profesionales de la medicina en todas sus facetas, se llega a la conclusión de que existe un importante vacío en la información dedicada exclusivamente a enfermos usuarios de cannabis sobre cómo y qué cultivar a la hora de complementar sus tratamientos.

comparativa entre dos plantas con y sin smart pot

Conclusión

 En la actualidad existen diferentes tipos y modelos de asociaciones y clubs de usuarios de Cannabis. En unas se puede acceder a la planta mediante un cultivo compartido que realiza la asociación y en otras se puede adquirir directamente en un entorno seguro. En cualquier caso, estas asociaciones o clubs están más enfocados al usuario lúdico y al consumo del Cannabis fumado, y aunque algunos cuentan con servicio de gabinete médico, no existe una interactuación entre aquél y los médicos que tratan al paciente.

Por otra parte, la presentación del Cannabis que estas organizaciones realizan no se corresponde con ningún tipo de protocolo médico, ya que incluso en la gran parte de ellas no se realizan análisis de las sumidades florales que contienen los cannabinoides, por lo que los médicos que tratan al enfermo, si bien reconocen que el uso del Cannabis puede ser beneficioso en su caso, se niegan a recetar un producto no homogeneizado y sin unas garantías serias en cuanto al contenido de cannabinoides de una determinada cosecha, y mucho menos si la medicina se adquiere en el mercado negro.

Te puede Interesar
Llegan los supositorios de marihuana para acabar con el dolor menstrual

Por todo ello, vamos a dedicar algunos capítulos a cubrir estos vacíos informativos, dando a conocer unos protocolos de cultivo que son acordes con el concepto de “Cannabis medicinal” de una forma clara y comprensible, con el objetivo de que los enfermos susceptibles de ser tratados con Cannabis puedan cultivarlo, o al menos saber que es lo que diferencia este tipo de cultivo del que se hace para conseguir Cannabis narcótico sin más, y de esta manera contribuir al alivio y mejora de cualquier enfermo susceptible de ser tratado con Cannabis según los estudios e investigaciones más actuales de la IACM (Asociación internacional por el Cannabis como Medicamento) a la que pertenecen y han pertenecido los más importantes investigadores como Raphael Mechoulan o Ted Mikuriya, punteros en investigación en el uso de Cannabis en procesos cancerosos y otras múltiples patologías.

También se utilizará la información facilitada por la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides (SEIC), que es una sociedad científica constituida por investigadores que trabajan en el campo de los cannabinoides desde diferentes disciplinas y metodologías. La SEIC pretende apoyar a estos científicos y dar un marco legal que promueva la investigación y el avance del conocimiento sobre los cannabinoides.

A partir de los estudios e informes de estas dos sociedades médicas, intentaremos establecer los protocolos de actuación a la hora de realizar los cultivos, ya que a situación ideal sería que cada enfermo cultivara sus propias plantas de Cannabis en base a la formación e información pública, recopilada en esta serie, con el fin de hacérsela llegar al interesado de una manera clara y comprensible, y así disponga de todo lo necesario para que pueda iniciar el cultivo de su medicina de manera autónoma e independiente.

En la próxima entrega comenzaremos con la descripción de los requisitos necesarios para la tarea que nos planteamos. Hasta entonces, un saludo.