Cultivos Especializados – ¿Cómo cultivo…? – HAZE (I)

Presentación
La Haze (neblina en castellano), una de las líneas más perseguidas y cotizadas a lo largo de la historia de la marihuana, que incluso ha sido merecedora de canciones por históricos de la época hippie como Jimmi Hendrix con su Purple Haze. Una línea discutida en sus orígenes y solo para sibaritas debido a su largo período de cultivo y su poca producción, a cambio de unos sabores y aromas peculiares y característicos, y sobre todo a su especial psicoactividad, considerada por muchos como “eléctrica” o “psicodélica”.

Texto y Fotos: Luis Hidalgo

Mitos músico-cannábicos aparte, lo cierto es que desde los años 60 se viene oyendo hablar de esta línea de cannabis, la Haze, y siempre por el mismo motivo: Su extrema potencia completamente sativa. Sin embargo, como todo en lo que sucede con nuestra querida planta, el equilibrio se mantiene y esa extrema potencia se ve de alguna manera “compensada” por las escasas cosechas que suelen dar las Haze puras y reales, contando con que las buenas Haze, con “pedigrí”, pueden llegar a tardar mas de 120 días en interior y acabar en diciembre en exterior.

Es una línea que se ha intentado “mejorar” a lo largo del tiempo por innumerables criadores y por ende, por otros tantos bancos de semillas, con distintos grados de éxito. Lo cierto es que siempre ha acabado sucediendo lo mismo: Si se incrementa la producción o se baja el tiempo de floración, o se intentan producir cogollos más compactos, siempre se pierde potencia, y además usualmente también aroma y/o sabor. Por cierto, sobre este tema de los sabores y aromas también hablaremos más adelante, ya que es una cuestión controvertida y confusa para muchos.

Te puede Interesar
Cómo cultivar G13 – Final
Orígenes de las Haze

La verdad es que por mucho que se escarbe en foros de cultivo y en otra documentación escrita, es difícil llegar a conclusiones claras. Ed Rosenthal asegura que fue la gente Cultivator’s Choice la que domesticó y cruzó las primeras líneas puras formaban parte de las haze originales, sin embargo, otras opiniones se inclinan hacia la creencia de que “la línea” fue “creada” por los “Haze Brothers” (Hermanos Haze, o según otros, Hermanos de la Niebla”) en los años sesenta en California

Aquí comienza la controversia, y no sólo con respecto a quién fue su creador, sino en cuanto a la cuestión de los aromas y los sabores. Y decimos esto porque, en general, se considera que un olor de madera antigua o de incienso y un sabor similar son sinónimos de Haze, pero al parecer, y según demuestran los hechos a través de la cata de las líneas original de larga duración (mas de 120 días de floración), el sabor es mucho más complejo que un incienso o madera, con toques cítricos y dulces y/o amargos según los quimiotipos principales y los subfenotipos producidos a partir de las primeras selecciones y la presión genética ejercida para conseguir su domesticación.

Así pues, en principio las líneas originales fueron desarrolladas a partir de diferentes sativas puras procedentes de distintas áreas del globo, como Tailandia, Colombia, México, y quizá una sativa de período corto de la zona del Sur de la India, todo ello con el fin de conseguir un híbrido adaptado al clima y las condiciones del Sur de California, manteniendo la psicoactividad característica de las líneas originales, completamente cerebral y activa, y nada narcotizante, con altos contenidos en THC y sólo trazas de CBD, con otro componente que la hacía “especial”.

Te puede Interesar
Ordenan reabrir el club cannábico clausurado en una investigación de drogas

Las Hazes originales eran las más rápidas en producir CBN tras su cosecha. El Cannabinnerol es un cannabinoide que se produce por transformación bioquímica de otros tras el corte de la planta, y raramente en fresco. De hecho, esta fue y es una de las particularidades que la DEA (Agencia antidroga americana) utiliza para determinar el tiempo que hace que se cosechó un alijo cuando es decomisado. Quizá este factor sea otro de los que podrían intervenir en su especial efecto sobre la mente y el cuerpo, ya que no sólo activa aquella, sino que también a nivel físico infiere una energía fuera de lo común, da ganas de hacer cosas hasta el punto de impedir estar sentado y en los primeros consumos suele producir taquicardias y ansiedad.

Cuestión de Tiempo

¿Porqué se ven hoy en día, tan pocas variedades que realmente se puedan considerar Haze? Pues como veníamos diciendo, primero de todo por su lentísima floración y maduración. Si tenemos en cuenta que estamos hablando de un híbrido (el supuestamente original) a 3 ó 4 bandas todas ellas ecuatoriales, es decir, cercanas al paralelo 0 (excepto la hindú) nos encontramos con un particular problema: El fotoperiodo.

En latitudes entre -10 y 10 podemos considerar que prácticamente se encuentran con un ciclo de 12/12 durante todo el año, algo como lo que sucede en las Islas Canarias, aunque allí existe algo mas de rango llegando a las 13/11 durante algunos días para después volver a las doce horas de oscuridad por doce de luz. Las líneas adaptadas a estas latitudes se encuentran por tanto adaptadas a un ciclo de floración desde su germinación, pero en contra de lo que cabría esperar, una floración temprana y rápida, sucede lo contrario.

Te puede Interesar
Cómo cultivar Haze (II)

Aquí se produce una paradoja que podemos comprobar perfectamente en los cultivos de interior, y que como veremos, es exactamente lo mismo que sucede cuando cultivamos en exterior: el fotoperiodo constante de 12/12 sube la producción, pero alarga la floración y la maduración si se utiliza según las indicaciones estándar para la gente que empieza a cultivar, que suele ser mantener las plantas en crecimiento vegetativo 18/6 o 20/4 (Luz/Oscuridad) al menos durante 15 días y hasta un mes en algunos casos dependiendo del tipo de luz e intensidad empleada, pudiendo considerar que cuando las plantas han mostrado preflores en vegetativo ya están maduras sexualmente para pasar a floración.

El caso es que si ponemos variedades puras o con alta dominancia sativa ecuatorial, esto es, que los componentes del híbrido sean mayoritariamente originarios de las latitudes mencionadas, incluyendo a las líneas más acostumbradas en origen a un fotoperiodo menos homogéneo, la prueba que corrobora todo lo anterior se puede realizar en interior sin mayor problema. Simplemente hay que plantar alguna línea sativa más o menos pura, una Thai o una Colombiana y ponerle un fotoperiodo de 12/12 desde su germinación, pudiendo ver cómo el tiempo total hasta la cosecha se acorta y la producción incluso se incrementa.

La línea Haze es una de las consideradas “pilares” de todos los cruces e híbridos que actualmente se mueven en el mercado de las semillas de cannabis para coleccionismo. Por nombrar algunos descendientes ganadores de Cannabis Cups “ históricas”:

-Early Pearl/Skunk#1 x NL#5/Haze de Seed Bank (ganadora de la cannabis Cup 1989)
-NL #5 x Haze de Seed Banck (ganadora de la cannabis cup 1990)
-Haze x Skunk #1 de Homegrow Fantasy (ganadora de la cannabis cup 1992)
-NL #5 x Haze de Sensi Seed Bank (ganadora de la cannabis cup 1993)
-Jack Herer de Sensi Seed Bank (ganadora de la cannabis cup 1994)
-Super Silver Haze de Greenhouse (ganadora de la Cannabis Cup 1998)
-Super Silver Haze de Greenhouse (ganadora de la Cannabis Cup 1999)

Te puede Interesar
Cómo cultivar Skunk

Efectivamente, lo que hace que la Haze 😉 forme parte de muchas de las variedades puras e híbridos desarrollados en el siglo XXI como la Jack Herer , la Northen Lights#5 x Haze, El Niño, La serie “Super Silver”, etc… es el hecho de que posee unos aromas que se quedan de alguna forma grabados en la mente y el paladar. Como decíamos al principio, a día de hoy existen multitud de variedades con la palabra Haze en su marca o denominación, pero en realidad muy pocas de las que podríamos denominar “masivas” y mucho menos “rápidas” contienen poco más que esos aromas y sabores a veces “malinterpretados”, pero que en ningún caso se acercan a los niveles de psicoactividad “sativa”, potente, activa y cerebral. Quizá la línea Haze pura se perdió hace tiempo y todo lo que hay hoy en día son intentos mas o menos exitosos de recuperarla, pero en cualquier caso, recordemos que no hay Haze de menos de 120 días. Son como un parto, o casi!!!

En la próxima entrega veremos como empezar a cultivar las líneas de más renombre dentro del mercado americano y canadiense, allí donde más aprecian esos efectos míticos, antes que la producción o el tiempo de cosecha. Hasta entonces, un saludo.