Excedente de impuestos procedentes de la marihuana = recursos para las escuelas para luchar contra el acoso

Desde que la marihuana se legalizara en Colorado en enero de 2014, el estado ha acumulado un gran excedente de impuestos procedentes de las tasas necesarias para comercializarla.

Los fondos ascendieron a 66 millones de dólares el pasado noviembre, por lo que decidieron consultar a los ciudadanos sobre si el dinero debería reembolsarse o bien guardarlo para destinarlo a otros servicios.

Después de que ganara la segunda opción, ahora se ha decidido que gran parte del dinero se destinará a combatir el bullying.

Esta misma semana, se viralizó un vídeo en Colorado en el que un matón de instituto golpeaba a un alumno en una parada de autobús de Commerce City. La indignación por parte de la población se hizo notar rápidamente y el gobierno tuvo claro que era un problema prioritario ante el que debían actuar.

 

De este modo, parte de los 66 millones irán a parar a un programa de prevención contra el acoso escolar desarrollado por el Departamento de Educación de Colorado.

“Debemos cambiar la cultura de las escuelas para que tengan un ambiente acogedor en el que el bullying no pueda prosperar”.

“Estamos emocionados. Por lo que sabemos, somos el único estado que proporciona dichos fondos a prevenir la intimidación en las escuelas”, explica el Doctor Adam Collins, coordinador del programa de prevención de bullying que pondrán en marcha.

Te puede Interesar
Un viaje por la ruta de la marihuana en Colorado

Gracias a ello, las escuelas contarán con clases especiales destinadas a la concienciación sobre el bullying. Además, tendrán a un coach especializado encargado de enseñar a los profesores a cómo actuar en estos casos.

“Es mucho dinero. Es una oportunidad única para que las escuelas aseguren que el bienestar social y emocional está bien atendido”, asegura Collins. No obstante, sabe que no es una tarea fácil de llevar a cabo:

“No solo hay que educar a los profesores que hacen las clases. Debemos cambiar la cultura de las escuelas para que tengan un ambiente acogedor en el que el bullying no pueda prosperar”.

Según Collins, todas las medidas implementados tendrán un historial probado con anterioridad, y se aplicará tanto en profesores como en alumnos y familias. Aun así, no todos los centros podrán contar con la ayuda del gobierno. Las escuelas tendrán hasta el 21 de octubre para solicitar la subvención y solo 50 escuelas la obtendrán, que se pasará a aplicar en 2017.

Fuente