Solo podrán acceder al cannabis las personas afectadas por enfermedades graves

El cannabis con fines médicos comenzará a ser comercializado el jueves en el estado de Nueva York, el 23º de Estados Unidos en autorizar este paso, ingresando así en la ciudad más grande del país, que tiene un lugar de cultivo propio.

A pesar de que la asamblea del estado de Nueva York adoptó el texto legislativo hace 18 meses, las cinco empresas elegidas para cultivar marihuana y venderla para uso terapéutico recién fueron designadas a fines de julio.

De esas compañías, Bloomfield Industries es la única que decidió instalar su planta de 23 mil metros cuadrados en la propia Gran Manzana. Los otros abrieron sus plantas en lugares menos caros y sobre todo menos expuestos.

Cultivos legales ya existen en Denver (Colorado) o San Francisco (California), pero se trata de una novedad en Estados Unidos para una ciudad de más un millón de habitantes.

‘Estimamos que podríamos constituir el mejor equipo de horticultores, científicos y farmacéuticos si instalábamos nuestra planta en Nueva York’, explicaron a la AFP desde Bloomfield.

Solo podrán acceder al cannabis las personas afectadas por enfermedades graves como cáncer, mal de Parkinson, esclerosis múltiple o ciertas formas de epilepsia.

El producto ofrecido no será hierba para fumar, sino píldoras, aceites o gotas.

Te puede Interesar
Estados Unidos: Los latinos son la clave para la legalización de la marihuana

Según Nicholas Vita, director general de Columbia Care, otra de las empresas elegidas, entre el 0,5 y 1,5% de la población del estado de Nueva York, es decir entre 100 mil y 300 mil personas, podría ser autorizada a comprar cannabis con fines médicos.

El doctor Stephen Dahner, responsable médico de Vireo Health para Nueva York, otro laboratorio autorizado, prefirió de su lado ser prudente en cuanto a las estimaciones. Dahner puso como ejemplo Minnesota, donde Vireo está presente y el consumo ha sido menor del esperado.

Ninguna de las tres empresas contactadas por AFP brindó sus tarifas, pero una fuente cercana al caso afirmó que costaría al menos unos 200 dólares mensuales por paciente. Esta suma deberá ser pagada de manera íntegra por el enfermo, ya que ningún seguro médico estadounidense se hace cargo del coste de este tratamiento.

Nicholas Vita sostuvo que los pacientes que no tengan suficientes recursos recibirán descuentos. Veinte años después de que California se convirtiese en el pionero de la legalización del cannabis con fines terapéuticos en el país, ya son 23 estados y la capital Washington que se han subido al tren.

El cannabis o sus productos derivados no están sometidos al control de la agencia estadounidense de medicamentos y alimentación (FDA) y se carece de estudios científicos.

Te puede Interesar
El THC es eficaz en niños con enfermedades graves

Según un sondeo realizado en mayo del año pasado por el instituto Harris, el 81% de los estadounidenses se declara favorable a la legalización de la marihuana para fines médicos.

Fuente