Por Franco (Green House seed Company)

Durante mi carrera como cultivador, productor y strain hunter, he estado muy ocupado con la planta del cannabis en diferentes ambientes y ecosistemas. Empecé a cultivar cannabis cuando vivía en Italia a principios de los 90, en exterior, en una región montañosa cerca de la frontera francesa. Después me mudé a Jamaica por una temporada pero sin sacar las manos de la tierra la mayoría del tiempo. Entonces me mudé al Reino Unido, donde mi pasión por la planta se trasladó al interior. Y finalmente alcancé Holanda, donde vivo desde entonces y me mantengo en la parte interior de esta vida en verde.

Gracias a mi trabajo en Green House Seed Company tuve la oportunidad de viajar extensamente durante los últimos años y descubrir que el cannabis no es simplemente otra planta fuerte más. Puede superar la mayoría de las cosechas en algunos de los lugares más duros y difíciles del planeta. ¿Por qué? La respuesta es: adaptación al entorno.

Ninguna otra especie de planta ha evolucionado y se ha adaptado a nuevos y desafiantes ambientes como ha hecho el cannabis en los últimos 10.000 años de la historia del planeta. La interacción entre animales, hombres y cannabis ha hecho posible la difusión mundial de esta planta. El cannabis apareció en Asia central, y desde ahí se ha extendido a todos los continentes y todos los climas, a excepción de los polos.

Este lento proceso duró miles de años y ha sido posible gracias a dos principales factores: la intervención humana y la adaptabilidad del cannabis a nuevos y diversos climas. El primer factor es fácil de entender: los humanos han usado el cannabis desde el nacimiento de la civilización, seleccionando y produciendo para fibra (cáñamo) o resina (marihuana)

El segundo presenta de alguna manera una respuesta peliaguda: el cannabis ha sido capaz de adaptase rápidamente a nuevos ambientes, eficientemente y con gran éxito. ¿Cómo? Las respuestas no son aún claras para los científicos y botánicos, mayormebte porque el estatus ilegal de la planta ha dificultado la investigación y ha disuadido a la gente de investigar la verdad

En mis viajes he tenido la oportunidad de ver el rendimiento del cannabis en todo tipo de medio ambientes, y siempre supe que podría explicar el proceso de adaptación con simples y lógicas suposiciones sobre los patrones de la lenta evolución. Pero en la cordillera del Himalaya, por primera vez en mi vida, he sido testigo de cómo la adaptación a nuevos entornos es una capacidad que la planta puede manifestar directamente, sin necesidad de tiempo, mediante pequeños cambios morfológicos determinados por factores hostiles a través de muchas generaciones.

En los Himalayas indios he visto plantas de cannabis que son capaces de modificar su apariencia, patrón de crecimiento y rasgos generales basados en la altitud con respecto al nivel del mar. Obviamente según se sube de altitud, la estación veraniega se va acortando, y las temperaturas pueden caer hasta cerca del grado de congelación por la noche, incluso en las montañas más templadas.

El cannabis de la región del Himalaya es capaz de estructurar y determinar algunos de sus rasgos basados en el factor altitud, creado lo que yo definiría como diferentes fenotipos.

He sido testigo de semillas de la misma genética convertirse en plantas de aspecto muy diferente dependiendo exclusivamente de la altitud a la que han sido plantadas. Cuanta más altitud, las plantas tienen más aspecto de índica, con espacios internodales más cortos, hojas más gruesas y anchas, y menor período de floración. A menor altitud, en los valles, los rasgos son mucho más de sativa: espacios internodales más largos, hojas más largas y delgadas, colas más largas pero menos densas, mayor tiempo de floración.

DSC00904La definición científica de fenotipo explica esto como genético así como una expresión medioambiental de los rasgos definidos de la planta. Pero antes de viajar al Himalaya siempre atribuí la expresión de fenotipo a la transmisión de características y códigos genéticos. Ahora sé que hay algo más allá. Los factores medioambientales pueden jugar un enorme papel en la determinación de las expresiones de los fenotipos.

Hay muchos tipos de cannabis cultivándose en el Himalaya, y ninguna de las variedades importadas muestra cambios debidos a la altitud. Es una peculiaridad exclusiva de la variedad autóctona, que se hace más visible cuando empezamos a prestarle atención

Gracias a las indicaciones precisas y claras de la gente que ha vivido y trabajado toda su vida con el cannabis en esta región, he empezado a entender como localizar la variedad autóctona y entonces me quedó claro que la expresión de fenotipos tiene una relación directa con la altitud y todos los factures relacionado con ella.

Sólo unas pocas regiones más del planeta presentan tanto cambio climático en una extensión geográfica tan pequeña como el Himalaya. Aquí vamos desde un clima absolutamente tropical en los valles a las condición casi árticas en tan solo unos pocos cientos de kilómetros, algunas veces menos. Lo que desencadena tal cambio es simplemente la altitud con respecto al nivel del mar. Las plantas crecen por encima de los 3.500 metros en el Himalaya, y el cannabis es una de las mejores cosechas de gran altura de la región.

Sería completamente incorrecto asumir que la altitud es el único factor involucrado. Pero ciertamente la altitud es uno de los factores clave en uno de los fenómenos más interesantes de los que he sido testigo con el cannabis.

Muchos expertos y científicos discreparán con mi visión, o con la elección de mis palabras para identificar este fenómeno. Quizás estas variaciones no son diferentes fenotipos sino sólo diferentes expresiones de la misma variedad autóctona. No voy a discutir sobre palabras y definiciones. He aprendido otra lección muy valiosa de la planta que más quiero: la flexibilidad es la clave del éxito.