La comisión consideró su consumo menos peligroso que el alcohol, y sugiere que así se eliminará el mundo criminal que controla su distribución ilegítima

canada3

 comité especial del Senado canadiense recomendó unánimemente hoy que Ottawa legalice el consumo de marihuana, al señalar que el cannabis es “sustancialmente” menos peligroso que el alcohol.

El comité concluyó en su informe que el actual sistema de penalización del consumo de marihuana no funciona y debería ser reemplazado por un sistema regulador que eliminaría el mundo criminal que actualmente utiliza la ilegalización para obtener grandes beneficios económicos.

Según el senador Pierre Claude Nolin, presidente del comité, los canadienses deberían tener la opción de “elegir si quieren consumir o no (marihuana) con seguridad”.

Una de las opciones sugeridas por los senadores es un sistema similar al que existe para la distribución y venta de alcohol a través de tiendas con permiso.

“La evidencia científica muestra de forma abrumadora que el cannabis es sustancialmente menos dañino que el alcohol y no debería ser tratado como un asunto criminal sino como un asunto social y de sanidad pública”, señaló el senador Nolin.

Otra de las medidas recomendadas es la amnistía de todos aquellos, alrededor de 600.000 canadienses, que han sido condenados por posesión de marihuana.

Sin embargo, el comité recomienda que la producción y venta de marihuana fuera de un sistema regulado siga estando penalizada, lo que afectaría a miles de canadienses que cultivan las matas de marihuana en sus jardines.

La marihuana es ilegal en Canadá desde 1923.

Según Nolin, “de muchas maneras, la prohibición es una forma de escurrir el bulto” sobre el problema del consumo de cannabis y sería más inteligente concentrar esfuerzos en la reducción de daños, prevención y tratamiento.

Otro de los miembros del comité, el senador Colin Kenny, señaló que las recomendaciones del informe “al final reducirán el uso” de marihuana.

El comité también instó a Ottawa a que resuelva la cuestión del uso terapéutico de marihuana después de que la actual ministra de Sanidad, Anne McLellan, decidiese frenar la producción y distribución de cannabis a enfermos a los que se lo prescribió un médico.

También el ministro de Justicia, Martin Cauchon, declaró recientemente que su departamento no tenía intención de legalizar el uso de la marihuana, aunque apuntó que cualquier decisión en este sentido debería ser precedida por un amplio proceso de consultas con la sociedad.

Una de las primeras reacciones al informe del comité del Senado fue de la Policía Montada canadiense, que señaló su sorpresa por la recomendación del senado.

Fuente