El gobierno ha perdido ante el Tribunal Federal de Apelación su último intento de evitar que los consumidores de cannabis medicinal puedan seguir cultivando cannabis en sus domicilios, ya que ratifica una orden que exime a los enfermos de una revisión masiva del sistema. Las nuevas normas, introducidas en la primavera de 2014, prohíben el cultivo en casa y desplazaba la producción a las empresas comerciales; pero un grupo de pacientes está retando este régimen en un esperado caso que será escuchado en los tribunales el año que viene.

Un juez de la Corte Federal emitió una orden en primavera que permitía que los enfermos autorizados a cultivar y poseer cannabis bajo el viejo sistema pudiesen seguir haciéndolo hasta que se resolviera su caso.
El gobierno apeló, pero el Tribunal de Apelaciones ha emitido una decisión unánime el 15 de diciembre en defensa de la medida cautelar. Desde el año pasado cerca de 38.000 canadienses habían recibido autorización en el sistema antiguo, la gran mayoría de los cuales optaron por cultivar su propio cannabis en lugar de comprarlo al gobierno federal. Más de 13.000 pacientes se registraron en los nuevos productores con licencia, que en conjunto vendieron 1.400 kilos de hojas secas de cannabis entre el 1 de enero y el 31 de octubre. Los precios van desde 2’50 hasta 15 dólares canadienses (de 1’80 a 1050 EURos) por gramo.

CBC News del 15 de diciembre de 2014

Fuente IACM