En la agenda gubernamental de California encontramos una cita que nunca antes se ha producido en el mundo: el 2 de noviembre se preguntará a los ciudadanos de este Estado de la costa oeste si quieren legalizar y regular el cannabis con una finalidad lúdica mediante un referéndum estatal.

Desde hace 14 años está legalizado y regulado (Proposition 215) tanto el consumo y posesión del cannabis para uso médico, como la producción con un fin medicinal y el cultivo para autoconsumo con ese mismo objeto. Con la Proposition 19 se pretende legalizar el consumo y la posesión de hasta 28,5 gramos de cannabis para uso lúdico y regular la producción cuyo propósito es el consumo lúdico, además de dar un carácter legal al cultivo para autoconsumo con esta misma finalidad (cultivo limitado a unos 2,3 metros cuadrados).

La adopción de la Proposition 19 o Regulate, Control and Tax Cannabis Act tiene como primer objetivo por parte del Gobierno californiano la recaudación de impuestos sobre el comercio de cannabis con el fin de sanear las cuentas del Estado, cuya deuda asciende a más de 40.000 millones de dólares.

La aprobación del referéndum supondría que el cannabis se asemejaría legalmente a otras drogas como el alcohol y el tabaco (drogas declaradas más perjudiciales que el cannabis por numerosos estudios), lo que conseguiría una separación prácticamente total del cannabis del mercado negro de drogas y reduciría en gran medida el narcotráfico. Por consiguiente, se pondrían en marcha algunos principios básicos de las políticas de reducción de riesgos y daños asociados al consumo de drogas.

California se convirtió en 1996 en el Estado pionero en EE UU en aprobar una ley que legalizaba el consumo médico del cannabis, la Compassionate Use Act o Proposition 215, y poco a poco el proceso político californiano se ha ido contagiando.

Son ya 13 Estados (Alaska, Oregón, Washington, Maine, Colorado, Hawái, Nevada, Vermont, Montana, Rhode Island, Nuevo México, Michigan, Nueva Jersey) y el Distrito de Columbia los que han seguido el mismo rumbo, y en otros Estados se está debatiendo.

Durante 2010 se han realizado varios sondeos sobre el resultado del referéndum en California dejando patente que no hay un claro vencedor, aunque el último sondeo en agosto mostraba un 50% de ciudadanos a favor de la Proposition 19 frente a un 40% en contra. Si finalmente los californianos deciden aprobar la Regulate, Control and Tax Cannabis Act, ¿se producirá un efecto contagio en las políticas de otros Estados al igual que ocurrió con la legalización del cannabis para uso medicinal? Por el momento se observan acciones políticas similares: en Colorado se va a presentar la iniciativa Legalize 2012 con la intención de legalizar el cannabis también para uso lúdico.

Fuente