Brasil se encuentra en la lista de países más restrictivos con respecto a la marihuana. No se puede consumir, no se puede cultivar en casa con kit de cannabis y la tenencia también está penada, así como la importación. Pero el Estado brasileño ha dado un paso adelante este 23 de abril y el Congreso ha aprobado una resolución según la cual se facilita la entrada al país de derivados de la marihuana cuando es para usos medicinales.

Se trata concretamente de los medicamentos que contienen en su fórmula el cannabidiol, producto derivado de la marihuana y que se se ha demostrado eficaz en el tratamiento de dolencias derivadas de enfermedades como la epilepsia —ayuda a tratar las convulsiones— o en el tratamiento de dolores por inflamación —campo muy prometedor con interesantes investigaciones en marcha, centradas ahora en tratar uretritis y cistitis— e incluso se ha demostrado su eficacia con animales, campo especialmente investigado en los Estados Unidos y que usa la marihuana como medio para aliviar dolores, náuseas e incitar el hambre en animales enfermos, especialmente en gatos y perros.

Hasta ahora el estado brasileño se había mostrado muy rígido con los usos de la marihuana incluso si era para aplicaciones terapéuticas. Para que un producto con cannabidiol pudiera pasar la frontera era necesario contar con prescripción médica y los importadores de tales productos debían pedir autorización técnica para introducir cada nuevo lote de producto al Gobierno , vinculada al Ministerio de Sanidad brasileño.

El cambio se ha producido cuando varios estudios científicos han demostrado que el cannabidiol no tiene los mismos efectos adictivos que la marihuana y por ello Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), vinculada al Ministerio de Sanidad brasileño, ha accedido a relajar las medidas de entrada de medicamentos a base de cannabidiol. Con la nueva norma aprobada es suficiente con que exista una prescripción médica para que los cinco principales productos con marihuana para uso médico puedan entrar en el país, sin solicitar autorización previa al Gobierno.

Actualmente se encuentran en debate otras dos medidas en el Congreso con respecto a la legalización parcial o total de la marihuana en Brasil. Una de estas propuestas ha nacido de la movilización popular y con 20.000 firmas de respaldo trataría de regularizar la marihuana en Brasil, con una legislación similar a la que tienen el tabaco o el alcohol en el país.

La norma que recientemente ha sido aprobada y que permite la entrada al país de medicamentos con cannabidiol también ha sido el resultado de la presión popular junto con la acción judicial. La madre de una niña con epilepsia y que no respondía a la medicación convencional para el tratamiento de las convulsiones, decidió importar de forma ilegal medicamentos con cannabidiol para su hija. Comprobado médicamente el efecto positivoque los medicamentos tenían en la salud de su hija, la madre decidió acudir a la Justicia. El caso generó debate y ha acabado llevando a la reglamentación del uso del cannabidiol para el tratamiento de enfermedades como la epilepsia. Ahora el 95% de las medicinas con cannabidiol ya son legales en Brasil.

Por The Green Notes