En 2014, sentencia judicial autorizó importar fármacos con Canabidiol para pacientes epilépticos

Las autoridades sanitarias de Brasil autorizaron el uso de Canabidiol (CBD), uno de los 480 componentes extraídos de la planta Cannabis Sativa (marihuana), para medicación de uso controlado.

El 14 de enero, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) informó que esta sustancia ya no estará prohibida en el país al haberse reclasificado e ingresado a la lista de control especial, lo que significa que requerirá de receta médica para su uso.

“Antes, si algún investigador sintetizaba el CBD podía ser detenido pues era ilegal. A partir de ahora, cualquier químico o industria farmacéutica podrá sintetizar este compuesto y desarrollar medicamentos”, explica a SciDev.Net José Crippa, de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo.

Crippa integra un grupo de científicos brasileños que en julio de 2014 dirigió una carta a la ANVISA defendiendo la reclasificación del CBD para fines terapéuticos.
Previamente, familiares de pacientes que sufrían epilepsia importaron fármacos con CBD en su composición para aliviar los síntomas, gracias a una sentencia judicial.  

    “Esta sustancia ha demostrado resultados clínicos positivos. Las investigaciones no van a sufrir más el estigma”
    Paulo Amarante

Los estudios sobre las propiedades farmacológicas del CBD datan de los años 60, cuando el científico Raphael Mechoulam, de la Universidad de Israel, descubrió el componente. En los 70, el brasileño Elisaldo Carlini dio un paso importante en las investigaciones al observar sus efectos anticonvulsivos en animales.

Actualmente, según los especialistas, hay suficientes evidencias que comprueban la eficacia de la droga y su seguridad para tratamientos de enfermedades como esclerosis múltiple, Parkinson y trastorno obsesivo-compulsivo. Además, posee potencial terapéutico con efectos antiepilépticos, ansiolíticos, antisicóticos, antiinflamatorios y en trastornos del sueño.

Pero Crippa advierte que todavía se requieren ensayos clínicos con grandes grupos de pacientes antes de ser incorporado como medicamento.

Fuente