Con un potencial que ya es reconocido por grandes bancos, la moneda virtual bitcoin ha estado expandiendo discretamente su influencia en el sistema financiero internacional.

Según el estudio de BBVA Research, Bitcoin: A Chapter in Digital Currency, actualmente hay 11.5 millones de bitcoins en circulación, con un valor de capitalización en el mercado que ha fluctuado entre 150 millones de dólares y 2.5 mil millones de dólares en los últimos seis meses.

El sitio web localbitcoins.com fue hecho para quienes desean intercambiar Bitcoins. A través de geolocalización, la plataforma ubica a personas cercanas que compren o vendan la moneda digital. Funciona como intermediario entre compradores y vendedores y cobra una fracción de bitcoin como comisión. De acuerdo con este sitio, alrededor de 18 personas hacen transacciones con bitcoins en todo el país.

La moneda fue creada en 2009 por Satoshi Nakamoto. No está respaldada por ningún gobierno ni banco central, y pese a ello el número de transacciones con bitcoins ha aumentado de un promedio de 100 al día hace cuatro años, a 43 mil a julio pasado.

Sube hasta 900 dólares

Mientras un Comité del Senado de Estados Unidos escuchaba a expertos financieros hablar y responder a preguntas sobre una moneda virtual llamada bitcoin, su valor subía y subía y subía.

A medianoche sobrepasaba los 900 dólares en Mt Gox, cuando el mes pasado cotizaba a 200 y, en enero, a menos de 20 dólares. Doce horas después, caía a los 500 dólares.

El pasado año el Banco Central Europeo (BCE) emitió un informe sobre el negativo impacto del bitcoin para la reputación de los bancos centrales. Desde que emitió el informe en octubre, la cotización de la moneda virtual se ha multiplicado varias veces.

En octubre, la Policía cerró el sitio de Internet Silk Road, donde se vendían drogas y otros productos ilegales que se pagaban con bitcoins. Pese al aparatoso despliegue y, una vez más, lo anuncios de las autoridades monetarias sobre los riesgos del bitcoin, la moneda virtual lejos de caer continuó cotizando al alza.

Recientemente un café canadiense instaló en su local el primer cajero de bitcoins.

Representantes de Justicia, autoridades del SEC, el organismo que vigila las bolsas, han pasado por el Senado para dar su punto de vista sobre las monedas virtuales, al igual que el FBI y el Banco Central. En una carta del FBI al Senado, se reconocía que las monedas virtuales ofrecen legítimos servicios financieros, pero que “podían ser explotadas por gente maliciosa”.

La moneda virtual, sin amos, bancos centrales o gobiernos detrás para devaluar o especular con la moneda, sube su valor pese a escándalos que le rodean o el desprecio de los analistas financieros más tradicionales.

Cada día, el bitcoin es asumido por más gente y por más empresas que lo ven como su moneda transaccional en el comercio electrónico, pero también en el físico, como recientemente ha demostrado un café canadiense con la instalación del primer cajero de bitcoins.