La compañía canadiense de biotecnología Pascal Biosciences Inc. iniciará la primera etapa de un estudio para el desarrollo de una terapia contra el cáncer basada en el cannabis. Esto en asociación con la estadounidense SoRSE Technology Corp.

La empresa tecnológica SoRSE, con sede en Seattle, Washington, trabaja en la creación del cannabidiol soluble en agua. Este es un derivado químico no psicoactivo que se encuentra en las plantas de cannabis y que está siendo ampliamente utilizado para hacer bebidas, chocolates, lociones y otros productos.

Ya existen varios medicamentos elaborados a partir de la marihuana. (Foto: La Presse canadienne/DARRYL DYCK)

El director ejecutivo Howard Lee dijo que SoRSE le pagará a Pascal por los gastos de investigación mientras prueba el tratamiento experimental PAS-393, que las compañías esperan que pueda complementar los llamados inhibidores de control que se cree que ayudan a quitar los frenos del sistema inmunológico en la lucha contra el cáncer.

«Tenemos el descubrimiento del medicamento y la experiencia en su desarrollo mientras que SoRSE tiene la capacidad de formulación y eso ayudará a que el medicamento llegue a la clínica», dijo el director ejecutivo de Pascal, Patrick Gray, añadiendo que las compañías esperan comenzar los ensayos de la primera fase el próximo año.

Gray añadió que Pascal podría completar las pruebas de Fase 1A al final de los quince meses de asociación con SoRSE y podría elegir continuar el desarrollo clínico como socios igualitarios después de esa etapa.

Un miembro del personal de la empresa estadounidense SoRSE Technology.(Foto: FB)

Esta colaboración marca un impulso para probar los compuestos basados en el cannabis en extensos ensayos clínicos, un salto para una industria que ha luchado por demostrar los beneficios médicos de los productos derivados de la marihuana.

Te puede Interesar
Sirven platos con cannabis por error en una fiesta escolar en Canadá

La Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA) aprobó en 2018 el primer medicamento derivado de la marihuana, Epidiolex, manufacturada por la compañía GW Pharmaceuticals Plc, y que sirve para tratar dos formas graves de epilepsia.

En 1985, la FDA había aprobado el Marinol, un medicamento que contiene moléculas de cannabis sintéticas, que se utiliza para tratar la pérdida de peso en pacientes con SIDA y las náuseas en pacientes con cáncer que reciben quimioterapia.

Fuente