Según un estudio de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, tanto el consumo de tabaco como el de cannabis ha descendido en los últimos años entre los menores barceloneses.

Las tendencias de consumo de drogas tanto legales como ilegales han cambiado entre los menores de Barcelona. Según un estudio de la Agencia de Salud Pública de Barcelona presentado, el consumo de tabaco como el de cannabis ha descendido en los últimos años. Ahora, el objetivo es lograr reducir el elevado consumo de alcohol.

La delegada de Salud, Isabel Ribas, ha explicado que los datos recogidos demuestran que los jóvenes barceloneses “no sufren adicciones pero sí existe un consumo experimental que hay que evitar que se convierta en uno de riesgo”. Ribas también ha señalado que el descenso del consumo de tabaco y de cannabis obedece a una tendencia que se viene observando desde hace más de 10 años con ligeros repuntes y que confirma otros estudios a nivel español.

Ribas ha asegurado que los esfuerzos en prevención de drogas de la Agencia de Salud Pública de Barcelona se deben centrar a partir de ahora en la prevención del consumo de alcohol. “Vivimos en una sociedad que el alcohol está muy tolerado pero, si hemos conseguido cambiar la perspectiva respecto al tabaco, debemos hacer lo mismo en este asunto”, ha dicho. El informe no contiene datos comparativos respecto a otros años ni muestra la frecuencia de consumo pero sí afirma que cerca del 15% de los alumnos de 2º de ESO y el 45% de los de 4º se han emborrachado en el último año. En este sentido, Ribas ha anunciado que el consumo de alcohol entre los adolescentes será “un tema prioritario en el nuevo plan de drogas’.

Se fuma menos

La encuesta, que se realiza cada cuatro años entre una muestra significativa de estudiantes de 2º de ESO (13 y 14 años) y 4º (15 y 16 años) muestra como el consumo de tabaco ha descendido en líneas generales. Así, el número de chicas de 13 y 14 años que consumen cannabis ha pasado de un 8,5% en 2004 a 4,5% en 2008 mientras que el número de chicos que fuma ha aumentado levemente hasta situarse en un 6,1%. Entre los alumnos de 4º de ESO en el mismo periodo de tiempo, el número de fumadores han bajado del 19,1% al 15,8% en los chicos y del 25,2% al 20,4% en las chicas.

Por lo que se refiere al análisis de consumo de cannabis, el número de estudiantes de 2º de ESO ha pasado del 7,1% en 2004 al 5,5% en los chicos, mientras que en las chicas ha sido del 7,5% al 2,7%.Los porcentajes de consumo se elevan entre los alumnos de 4º de ESO pero ni mucho menos llegan a los niveles de 2004. Así, la encuesta señala un descenso en el consumo de cannabis entre esos estudiantes: del 25% al 14,3% entre los chicos y del 21,5% al 10% entre las chicas.

Fuente