Cuando preguntamos a Nirvana si la B-52 fue llamada así por el bombardero que arrasó Nagasaki e Hiroshima, por la banda de música o por los cogollos, ellos respondieron que… ¡sí! Si os imagináis un avión fiable y rápido capaz de transportar una carga considerable –o una psicodélica banda de música electrónica– el apodo pega bastante bien.

b_52

 

B-52 es verdaderamente un híbrido de skunk superior, con producciones muy suculentas, que premia al cultivador con un colocón de sabor muy dulce y efecto cerebral, disfrutado por los eruditos de las especies skunk. La herencia materna de esta familia se remonta desde la Big Bud, hasta las especies más antiguas que se comercializaron. Haciendo honor a su nombre, se requería de soportes y guías para que Big Bud pudiese aguantar la pesada carga de sus ramas. El padre de la B-52 resulta ser una Skunk Special, desarrollada a través de un refinamiento de Skunk #1. La aromática Skunk Special llena las salas con su olor penetrante. Con la misma aportación de sativa que de índica, B-52 proporciona la productividad de la Big Bud con los aromas densos y llenos de sabor de las skunk.

 

Esta planta es de lo mejor para cultivadores con pocas cosechas sobre sus espaldas. Está especialmente recomendada para los entusiastas de la hidroponía, ya que B-52 da los mejores resultados en un sea of green (SOG) con hidropónico. Criando 16 plantas por metro cuadrado y podándolas de modo que solo tengan el tallo principal y cuatro ramas secundarias, se obtendrán cogollos del tamaño de botellas. B-52 es resistente y puede prosperar en  medios con una EC por encima de 2.6, sin presentar signos de saturación de nutrientes. Bajo condiciones óptimas, B-52 dobla de sobra su envergadura durante el período de floración, y puede llevar a la báscula cosechas de 500 gramos por metro cuadrado. A pesar de ser considerada una planta de interior, esta especie puede desarrollarse en exterior, en climas como el de España, finalizando su ciclo a principios de octubre.

Los amantes de las Skunk, especialmente aquellos aficionados a la hidroponía, quedarán recompensados por cosechas suculentas y por cogollos dulces tipo skunk. Es un buen colocón para soñar de día, o para bailar música pop animada.