Se registraron 15 muertes vinculadas a este tipo de droga en abril, es decir, el triple respecto al mismo mes de 2014

as llamadas a los centros de control de envenenamiento vinculadas al consumo de cannabis sintético se duplicaron en los cinco primeros meses del año en Estados Unidos con respecto al mismo período de 2014. Estos centros recibieron 3.572 llamadas entre enero y mayo de 2015, contra 1.085 llamadas durante los mismos meses del año anterior, lo que representa un aumento de 229%, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Según la agencia estadounidense, que se dijo muy preocupada por esta explosión, en abril se registraron 15 muertes vinculadas a este tipo de droga, es decir el triple respecto al mismo mes de 2014. Los CDC llamaron a a reforzar las medidas para retirar del mercado este tipo de cannabis.

El cannabis sintético contiene sustancias químicas psicoactivas o mezclas de productos que se rocían sobre la planta natural antes de ser ingerida o fumada, para potenciar sus efectos. Estas drogas llevan nombres como «spice», «K2», «black mamba» o «crazy clown» y se venden a menudo en tiendas de productos medicinales en base a plantas.

Los consumidores de este cannabis sintético a menudo acusan padecer agitación, taquicardia, somnolencia, letargo, vómitos y confusión mental. De las 2.961 personas que llamaron mencionando estos síntomas, 11,3% presentaron efectos graves con peligros de vida. Los hombres son los que con más frecuencia tienen problemas de salud por esta droga (92,7%) y las personas de entre 30 y 39 años son las que sufren los efectos más severos.

Fuente