Bryan Lewis Saunders explora el efecto de múltiples drogas en su autopercepción y realiza retratos de sí mismo bajo el influjo de una veintena de drogas, desde crystal meth, cocaína y morfina, hasta valium, aderall y xanax.


Autorretrato pintado bajo los efectos de la marihuana

En un épico recorrido toxicológico, el artista Bryan Lewis Saunders decidió analizar los efectos de una gran variedad de drogas sobra la manera en la que él se autopercibe. El ejercicio fue proyectado en la realización de varios autorretratos, cada uno pintado bajo el efecto de un estimulante distinto. Esta intrépida exploración neuroartística resultó en una serie de contrastantes autorretratos que terminan por configurar una explosiva analogía del impacto de una sustancia en nuestra autopercepción.

Explícitamente obsesionado con su imagen como un espejo de la percepción (por ello es que el mantra espiritual de “conócete a ti mismo” tiene poco que ver con nuestra imagen física que a fin de cuentas representa una ilusión autoproyectada) Lewis Saunders confiesa que ha realizado un autorretrato diariamente desde 1995. Pero el ejercicio de ingerir distintas drogas antes de  pintar tuvo que ser detenido por las consecuencias psicológicas que su exploración artística le implicó.

“Tras experimentar cambios drásticos en mi entorno busque experiencias que pudiesen afectar profundamente mi auto percepción. Así que ingenie otro experimento en el que diariamente ingería una droga distinta y me retrataba durance la influencia de la sustancia. Luego de semanas me aletarge y sufri un daño cerebral moderado. Actualmente continúo con mi experimento pero trato de alargar los lapsos entre cada experiencia y solo tomo drogas que me regalan” afirma Lewis Saunders.


Autorretrato pintado bajo los efectos de la cocaína


Autorretrato pintado bajo los efectos de la resina de cannabis

Ver todos los autorretratos