Por Massimiliano Salami

Planta atacada por el pulgón del algodón

Introducción

En el numero anterior de Cannabis Magazine nº66, estudiamos la simbiosis mutualista más conocida del mundo. Esa estrecha relación que se crea entre dos especies tan diferentes como son las hormigas y los pulgones. En Spannabis Magazine nº55 se estudió, con un enfoque más generalizado, tanto la biología como el comportamiento de los pulgones sobre los cultivos de cannabis. Comentábamos entonces que en el futuro trataríamos a las diferentes especies de pulgones en los cultivos de cannabis por separado. En este número nos vamos a centrar en estudiar, una de las especie de pulgones más frecuentes en todo el mundo, el Aphis gossypii también conocido como el pulgón del algodón.

Fue en los cultivos del algodón (Gossypium sp.), donde se descubrió por primera vez y donde, todavía hoy, genera grandes problemas. Esta especie con distintas razas o biotipos es una plaga importante también para el resto de las especies pertenecientes a la familia de las malváceas, pero también en solanáceas, y en muchas otras, y entre estas, para la familia de las cannabáceas.

Esta especie de pulgones, causa los típicos daños de la superfamilia: la extracción de la savia elaborada que debilita a las plantas. Además del daño directo, el pulgón del algodón es temido por que transmite decenas de virus vegetales. En el cannabis además, puede estropear las cimas florales al depositar entre los tricomas restos de mudas y cadáveres. Las cimas florales infestadas por pulgones tienen un aspecto poco apetecible y la calidad organoléptica del producto final estará deteriorada.

Pulgón adulto extrayendo savia elaborada. Obsérvese la coloración más oscura y los esbozos alares; este individuo se convertirá en alado.

Morfología del insecto

El pulgón del algodón Aphis gossypii , es un fitófago muy polífago y ampliamente distribuido por el territorio español, inclusive entre sus islas. Ataca a una gran variedad de plantas, desde las más espontáneas, hasta los cultivos hortícolas y ornamentales más protegidos. El cannabis con sus dos subespecies más importantes, también es hospedero para estos fitófagos.

Morfológicamente el cuerpo de los individuos de esta especie es similar al resto de los individuos de la superfamilia Aphidoidea. El cuerpo es piriforme, con una longitud que varía desde los 0,9mm hasta los 1,8 mm dependiendo esencialmente de la temperatura. Los individuos presentan coloraciones del cuerpo muy variables, desde el negro hasta al amarillo dependiendo de la alimentación, de la temperatura y de la densidad de población existente. Los individuos procedentes de una supercolonia generada a temperaturas altas suelen ser más pequeños y normalmente de colores más claros como, amarillo o color crema.

La característica típica de la especie es que, sus sifones, los dos cornículos que se proyectan desde el quinto segmento abdominal, siempre son de color negro independiente del color del cuerpo. Gracias a esto, el Aphis gossypii se distingue muy fácilmente de otras especies de pulgones.

Existen pequeñas diferencias morfológicas entre los individuos ápteros y los alados.

Cuando las condiciones ambientales y nutritivas lo exigen, los pulgones generan individuos alados que son los responsables de la dispersión de la colonia por otras plantas. Obsérvese la diferencia en tamaño y la coloración entre los individuos de la misma especie.

El ciclo vital de los pulgones es bastante complejo, en una misma colonia conviven individuos ápteros (sin alas) y alados. Estos últimos aparecen cuando es necesario extender la colonia a otras plantas cercanas. La formación de individuos alados depende entre otros factores del tamaño de la colonia (superpoblación) y las condiciones ambientales.

Desarrollo de las poblaciones

Este pulgón es una plaga típica de los cultivos de exterior e invernadero. Los cultivos de interior al estar más protegidos suelen ser libres de este fitófago. En los cultivos de interior la presencia de estos pulgones está relacionada con la introducción de material vegetal infectado o/y con el transporte involuntario desde el campo hasta las instalaciones. Las mascotas pueden ser importantes vectores para la propagación de estos pulgones, especialmente en su fase áptera, que se agarran fuertemente al pelo del animal.

Los pulgones son insectos que generan superpoblaciones en muy poco tiempo, esto es debido a la particular forma de engendrar siguientes generaciones.

Como sabemos los pulgones suelen ser hembras vivíparas en condiciones agradables de temperatura, es decir, durante la primavera y todo el verano. Al final del verano aparecen los machos y hembras ovíparas responsables de las puestas del huevo de invierno.

En el Spannabis nº55 se vio como los pulgones tienen dos tipos de ciclos biológicos según alternancia de fases

  1. Holocíclico:

En este ciclo los pulgones se reproducen de forma sexuada y partenogenética. Las sexuada normalmente es en otoño con el huevo de invierno. Las reproducción partenogenética se realiza durante la primavera y verano. Aquí siempre hay un hospedero primario donde se pone el huevo y hospedares secundarios normalmente plantas herbáceas, (entre éstas el cannabis) donde se dan la generaciones asexuadas. Los ciclos holocíclicos pueden ser:

  1. Monoico:

Se da en especies que completan su ciclo sobre una sola planta hospedera.

  1. Dioico:

Se da en dos especies de plantas diferentes. Normalmente hay un hospedero primario donde se deposita el huevo fecundado y hospederos secundarios.

Larva de coccinélido depredando un pulgón del algodón. Estas mariquitas aparecieron espontáneamente asociadas a la plaga. Estos depredadores son parte de la fauna auxiliar.

  1. Anholocíclico:

No hay reproducción sexuada, se reproducen partenogenéticamente durante todo el año. Estos pulgones son más frecuentes en zona donde los inviernos no son muy extremos, como en Canarias.

Aphis gossypii comprende un número de líneas monoicas anholocíclicas en diferentes hospederos secundarios durante todo el año. Además, cada una de esta líneas está adaptada a vivir en una asociación de plantas determinadas, y puede que no sean capaces de sobrevivir en otras plantas hospederas para otras líneas. También hay razas holocílicas, que tiene hospedadores primaros (plantas como los hibíscus) donde completan el ciclo poniendo el huevo de invierno.

En nuestro país, al parecer sólo existen razas anholocíclicas capaces de vivir sobre varias plantas hospederas.

La tasa de reproducción es influenciada por las condiciones ambientales y la existencia de alimento suficiente. Las temperaturas ideales de reproducción para esta especie son 24-26ºC., pero un incremento de pocos grados acelera el crecimiento de la colonia. Una ninfa de A. gossypii a una temperatura superior de 27ºC se desarrolla en poco más de una semana. Teniendo en cuenta que la descendencia oscila entre los 3-10 pulgones jóvenes al día, el crecimiento de la colonia puede verse acelerado.

Este pulgón puede ser muy problemático en condiciones de invernadero; las temperaturas y humedades elevadas, que aquí se generan, proporcionan el ambiente ideal para su desarrollo. En exterior este fitófago es un problema pero a menor escala, tanto las condiciones ambientales, generalmente más frescas, como la existencia de fauna auxiliar suelen ser suficientes factores para que la colonia de pulgones no avance vertiginosamente.

Daños

El pulgón del algodón es uno de los fitófagos más temidos en la agricultura moderna. La causa no reside sólo en los daños directos que realiza, sino que es vector de enfermedades terminales para las plantas, los virus. Esta especie puede transmitir más de 50 virus, y puede que alguno de estos, o inclusive de alguna nueva aparición, afecten a nuestras plantas. No hay que extrañarse pues, si el control de los virus de las plantas se basa en el control de las plagas que actúan como vector de transmisión y por tanto del A. Gossypii.

Las exuvia son indicadores de presencia de pulgones. Esta mudas se desprenden cuando el individuo crece. Es en este corto periodo de tiempo, durante la formación la nueva piel, cuando el pulgón es alterante vulnerable

Los daños directos que causan son muy similares al resto de los pulgones: la extracción de la savia elaborada y excreción de melaza sobre las hojas. En ocasiones los ataques deforman las hojas. Este pulgón se desarrolla sobre el envés de las hojas. Durante la fase de crecimiento vegetativo aprovechan el camino que ofrecen los tallos y brotes nuevos. Durante la floración raramente se desplazan de las hojas, al ser las cimas florales muy poco accesibles y tóxicas. Estos pulgones realizan una simbiosis mutualista con las hormigas que se encargan de cuidar la colonia, transportando individuos de una parte a otra de las planta incluso durante la flotación. La moneda de cambio por los servicios prestados es la melaza que éstos homópteros excretan.

La planta se debilita poco a poco, debido a las múltiples y constantes picaduras que los pulgones ejercen al alimentarse. La clorosis foliar es muy común, especialmente en aquellas hojas donde se asientan las colonias.

Finalmente, creemos que uno de los daños indirectos más importantes que esta plaga genera en cannabis, es durante la floración, cuando la colonia es tan grande que los individuos ápteros deben desplazarse hacia otras partes de la plantas en busca de alimento. En este paso por la cimas, los tricomas fulminan a estos desdichados insectos que mueren y su cuerpo permanece pegado al tricoma que lo mató. Cuando la colonia que se desplaza es grande, las cimas florales se cubren de cadáveres que estropean tanto su aspecto como sus cualidades organolépticas.

Control

El control químico esta totalmente obsoleto, no existe materia activa donde estos no creen resistencia en muy corto plazo, por eso las recomendaciones son de control con lucha biológica la cual a demostrado ser más efectiva.

Esta especie al igual que sus otras hermanas son frecuentes en España al igual que lo son sus enemigos naturales. Es muy frecuente ver asociado a estas colonias pequeños artrópodos que, dentro de su capacidad, van reduciendo las poblaciones de nuestra plaga. En nuestras experiencias, hemos observado que las diferentes plagas de pulgones que azotan a los cultivos de exterior pueden regularse solas, aunque en ocasiones podemos recurrir a las sueltas comerciales para reforzar la fauna auxiliar. En invernadero y en los cultivos de interior las sueltas comerciales serán fundamentales para frenar el crecimiento de las colonias.

Los enemigos naturales (fauna auxiliar) que intervienen en el control del Aphis gossypii son los coccinelidos (mariquitas), aphidoletes, crisópidos, antocoridos, míridos y nábidos.

 

Agradecimientos: Claudia Santarosa (Dr. Grow´s Productions), África Trujillo (Vulkaniaseeds)

Referencias

[1]    García Marí F., Ferragut Pérez F. 2002. Plagas Agrícolas. Phytoma.

[2]    Malais M. H. y Ravensberg W. J. 2003. Knowing and recognizing, the biology of glasshouse pests and their natural enemies. Reed Business Information.

[3]    McPartland J.M., Clarke R.C. & Watson D.P. 2000. Hemp diseases and pests. Management and biological control. CABI Publishing.

[4]    Jacas J. A. y Urbaneja A. 2008. Control biológico de plagas agrícolas., Vol. 06. Phytoma.

[5]    Salami M. 2008. Cannabis sativa L. Dr.Grow´s Productions.

[6]    Salami M. 2009. Áfidos Vs Afiídinos. Spannabis Magazine. 55:42-48.

[7]    Salami M. 2009. Cannabis sativa L. Cannabis Magazine. 66.