El primer dispensario de yerba en Anchorage, el Alaska Cannabis Center, atendido por Peter Lomonaco y Charlo Greene.

A partir de hoy, Alaska se convierte en el primer estado de mayoría tradicionalmente republicana en el que se puede consumir marihuana de forma recreativa y en el tercero en Estados Unidos, después de Colorado y Washington, al entrar en vigor la medida que los votantes aprobaron en referéndum el pasado mes de noviembre.

El fumar, el cultivo y posesión de marihuana es legal en el Estado más salvaje de América, gracias a una iniciativa de los votantes destinada a despejar 40 años de conflictos de leyes y resoluciones judiciales.