Por Massimiliano Salami (drgrow)

Introducción

Los pulgones tienen una amplia lista de enemigos en la naturaleza, pertenecientes a diferentes órdenes y familias de insectos. A lo largo de los próximos meses iremos conociendo mejor algunos de estos enemigos, quizás menos famosos, pero muy efectivos en la lucha biológica contra los pulgones en los cultivos de cannabis.

Los mosquitos Aphidolete aphidomyza son una especie ampliamente distribuida por todo el mundo de manera natural, incluso en las Islas Canarias aparecen estos dípteros depredadores de forma espontánea, asociados a colonias de áfidos.

Estos enemigos naturales de los pulgones están también disponibles de forma comercial. Uno de los motivos que ha impulsado el comercio de dichos depredadores es que estos mosquitos afidófagos pueden alimentarse de la mayoría de especies de pulgones que atacan al cannabis, como el Aphis gossypii, Myzus persicae, etc.

Estos depredadores son muy conocidos en la agricultura comercial y ampliamente empleados en muchos cultivos comerciales, en cannabis todavía no son muy conocidos, la mayoría de los cannabiscultores los confunden con fitófagos o parte de las colonias de áfidos y los eliminan. Estos enemigos de los pulgones son más efectivos que las famosas mariquitas (coccinelidos), pueden diezmar las colonias en las que están instalados en periodos cortos de tiempo. Los Aphidoletes aphidimyza no sólo se alimentan de pulgones, también los atacan por “placer”. Su ataque es más rápido que ningún otro “producto”, ya sea biológico o químico. Los Aphidoletes aphidimyza son altamente sensibles a los pesticidas, por eso este mes vamos a conocer un poco mejor a esta especie, para favorecer su aparición, disminuir el uso de pesticidas y conseguir así una marihuana de calidad medicinal.

Colonia de pulgones de la especie Aphis gossypii. Ademas de estos, las larvas depredadoras de Aphidoletes aphidimyza se alimenta de una extensa variedad de especies de áfidos.

Morfología y ciclo biológico

El ciclo biológico de los mosquitos Aphidoletes aphidimyza consta de cuatro estados fundamentales: huevo, larva (3 estadíos larvarios), pupa y adulto.

Los huevos tienen una longitud de 0,3mm y son depositados siempre cerca de una fuente de alimento, muy cerca o incluso en medio de una colonia de pulgones.

Los huevos son translúcidos y ligeramente anaranjados, normalmente se disponen en grupo, pero a veces pueden ser depositados en solitario.

Las larvas recién nacidas son muy pequeñas, se alimentan de melaza y de ninfas de pulgones. Mientras las larvas van creciendo y se van alimentando, su cuerpo va tiñéndose en función al color del pulgón usado como presa.

Las larvas en su tercer estadío pueden alcanzar una longitud de 2,5 cm.

La pupación se realiza en el suelo; al final del tercer estadío larvario las larvas son maduras sexualmente, éstas migran de la parte aérea de la planta para refugiarse debajo del suelo, a escasos milímetros de la superficie. Ahí forman un capullo de seda que se recubrirá con restos del suelo, tierra, restos de materia orgánica, etc.

Los adultos emergen de los capullos por la noche, son pequeños mosquitos de color marrón-anaranjado.

Tienen una longitud de cuerpo de 2,5 cm., las patas son finas y largas, al igual que las antenas, que además son característica morfológica que nos sirve para diferenciar el macho de la hembra.

 
Desarrollo de las poblaciones

 Las condiciones ambientales son vitales para la supervivencia de este enemigo natural de los pulgones.

El apareamiento y la ovoposición se realizan durante la noche. Como curiosidad podemos citar que para que se realice la cópula es vital la presencia de telas de araña, de donde se cuelgan con sus patas delanteras.

La descendencia suele estar compuesta por poblaciones masculinas y femeninas.

Las puestas se realizan por la noche y son favorecidas por una elevada humedad ambiental y una temperatura de 15ºC.

El número de huevos puestos es muy variable, depende directamente de la densidad de la colonia. En presencia de grandes colonias de pulgones, las puestas de los Aphidoletes aphidimyza pueden ser de hasta 250 por hembra durante su vida. La alimentación que reciben las larvas y las hembras adultas son un factor limitante para el número de puestas, por eso es vital que la hembra tenga a su disposición suficiente melaza para cubrir sus necesidades energéticas.

En un cultivo de interior con una densidad no muy elevada de áfidos, la disponibilidad melaza puede no ser suficiente, por eso en una suelta de estos enemigos naturales es recomendable realizar aportes de melaza para ayudar a las hembras.

 Las altas temperaturas y las bajas humedades relativas influyen negativamente sobre estos afidófagos, en todas sus fases vitales. La humedad es vital en el desarrollo de las poblaciones, una humedad excesivamente baja acorta la vida del mosquito y reduce su tasa de puesta.

 La duración del desarrollo huevo-adulto a 25ºC es de 21 días. Este tiempo se alarga casi una semana más a 20ºC. En general las temperaturas bajas ralentizan todos los estados fundamentales del insecto.

Duración desarrollo huevo-adulto a 25ºC.

EstadoDías
Huevo-larva3
Larvas-pupa6
Pupa-adulto12
Total desarrollo21

En exterior, los mosquitos cecidómidos, hibernan en forma de capullos en el suelo para emerger el año siguiente como adultos.

Larvas de distintos estadios de las especie Aphidoletes aphidimyza.

Las temperaturas de 25ºC y fotoperiodos vegetativos influyen muy positivamente sobre su actividad. Todos estos factores hacen que este enemigo natural sea perfecto para su aplicación ante un ataque grave de áfidos en cuartos de plantas madres.

La longevidad en condiciones óptimas es de 10-17 días para las hembras y 1 a 3 días para los machos. Siempre dependiendo de las condiciones y la disponibilidad de melaza.

La temperatura y humedad óptima para el desarrollo de la especie Aphidolete aphidimyza es de 23ºC y 80-90%, respectivamente. Altas humedades relativas producen mejores efectos, mientras que bajo condiciones de baja humedad relativa la mortalidad del Aphidoletes aumenta.

Para que tenga lugar la oviposición, la temperatura nocturna tiene que estar por encima de 15ºC.

 
Comportamiento de alimentación

Al contrario de otros enemigos naturales, los Aphidoletes aphidimyza no buscan activamente a sus presas, las larvas viven en el interior de la colonia sin provocar ninguna reacción defensiva y sin modificar las estructura de la misma colonia, hacen los que muchos especialistas denominan la “depredación furtiva”.

Como se ha dicho, los adultos tienen hábitos florícolas, mientras que las larvas son las depredadoras. Éstas se alimentan de pulgones de casi todas las especies conocidas que atacan al cannabis. Las larvas viven en las colonias, sin levantar sospecha. Cuando una larva detecta una posible presa, le inyecta una toxina paralizante y sustancias enzimáticas de predigestión. Posteriormente succiona el contenido del cuerpo, el cual queda depositado sobre las hojas.

TABLA

La cantidad de pulgones consumidos por cada larva depende de varios factores:
  1. De la edad de la larva (cuanto más adulta, más voraz)
  1. De la especie de pulgones de la colonia.
  1. De la edad de los individuos de la colonia (cuanto más jóvenes sean los pulgones, más fácil, al ofrecer menor resistencia)
  1. De las condiciones ambientales, especialmente de la humedad
  1. De la edad de la planta (los tricomas no son favorables para el movimiento y migración de las larvas de estos cecidómidos)

 En general una larva puede consumir hasta 100 pulgones, la mayoría de ellos al final de la fase larvaria.

Los cecidónimos, enemigos naturales de los pulgones, pueden matar más pulgones de los que precisan. En grandes colonias sus actuaciones son propias de mercenarios.

 Larvas de Aphidoletes aphidimyza atacando a diferentes individuos de pulgones.
Dispersión por los cultivos

Los cecidómidos adultos son activos por la noche, durante el amanecer y la puesta del sol. Durante el día prefieren refugiarse en zonas más oscuras de la planta y otras. Es curioso verles descansar colgados de telas de arañas.

Las larvas viven entre los pulgones, en el haz de las hojas o en los brotes nuevos. No disponen de patas, así que se deslizan lentamente por la planta, pero su capacidad de dispersión es mínima, por tanto las puestas las realizan sólo donde hay suficiente alimento, para que las larvas recién nacidas, más sensibles y con una capacidad de movilidad muy limitada dispongan de su alimento sin demasiados esfuerzos.

La eficacia que tienen las hembras en la búsqueda de colonias para realizar las puestas es muy conocida, pueden detectar colonias de pulgones entre plantas sanas.

Estos enemigos naturales de los pulgones no son sólo importantes en la lucha biológica (clásica o comercial), tienen un papel vital en el control natural de los áfidos en los cultivos de exterior. “Conocerlos, reconocerlos y favorecer su establecimiento” será una labor básica que todo cannabiscultor deberá realizar.

Agradeciemientos: Claudia y Fede (Dr. Grow´s Productions)

Referencias

[1]    Belda, J.E., Cabello, T.. Moreno, R., 1994. Áfidos plaga., Junta de Andalucía. Consejería de Agricultura y pesca. Sevilla

[2]    García Marí F., Ferragut Pérez F., 2002. Las plagas agrícolas. Phytoma.

[3]    Malais, M., Ravensberg, W.J., 1991. Conocer y reconocer. Koppert Biological Systems.

[4]    Mc Partland J.M., Clarke R. C. & Watson D. P., 2000. Hemp diseases and pests, management and biological control. CABI.

[5]    Rodriguez, M.D., 1998. Inventario de artrópodos recogidos e identificados en la provincia de Almería. Phytoma España, 4: 40-57.

[6]    Salami M. 2008. Cannabis sativa L. Dr.Grow´s Productions.