Inicio Noticias Abelló enjuga los números rojos en su primera cosecha de cannabis medicinal

Abelló enjuga los números rojos en su primera cosecha de cannabis medicinal

2102
0

Linneo Health, la empresa del magnate de la industria farmacéutica que se dedica a este tipo de cultivo en zonas de Castilla-La Mancha y Murcia, consiguió este verano la licencia para exportar a Alemania.

La empresa de Juan Abelló, cabeza de Torreal, dedicada a la producción de cannabis de uso medicinal –Linneo Health– ya empieza a tener sus primeros resultados sobre la mesa. La empresa tiene cultivos operativos en Castilla La-Mancha y en Murcia y son estos últimos los que se han recogido primero, ya que en esta región es donde se registra el grueso de tierras de la compañía. De momento hay un balance negativo en su cuenta de resultados del balance de cuentas del ejercicio 2019 que se eleva a 6,4 millones en números rojos.

Pero hay que mirar ese dato con lupa porque la compañía está en pleno proceso de inversión y la Covid-19 no está jugando a su favor. Un temor que ellos mismos expresan en su último balance de cuentas. Desde la propia compañía, que se controla desde la sexta planta del número 27 de la calle Génova, detallan que, aunque la pandemia no ha influido en una caída de la actividad de Linneo para asegurar la liquidez han pedido un préstamo de 10 millones de euros con el Santander, cuentan con una línea de crédito con Bankia y las aportaciones de los socios. De esta previsión y de la fuerte inversión inicial salen estos eventuales números en rojo.

Te puede Interesar
El cannabis llega al trading en EEUU

La compañía no tiene nada en régimen de propiedad. Tanto las tierras como las oficinas madrileñas son alquiladas, contratos que se van ampliando según crecen las posibilidades de esta empresa. Una de las grandes bazas de Linneo es haber sido la primera empresa patria en conseguir la licencia de la Agencia Española de Medicamentos, un activo que se valora en 9,4 millones de euros, así como unos derechos contractuales para el suministro del producto valorados en 3,2 millones.

Aunque Linneo no es la única empresa española con licencia (también están las alicantinas Carfina y Medalchemy y la madrileña Olis4cure) expertos del sector auguran que será la de Abello la firma que se posicionará a la cabeza del sector. Por tanto, se trata de un balance negativo transitorio, ya que la compañía tiene todas las papeletas para liderar el sector en España y pujar por los primeros puestos a nivel internacional.

El monopolio del opio

Tener en cuenta también que esta entidad surgió en 2018 tras la venta de la sociedad Alcaliber al fondo inglés GHO. Hasta entonces Alcaliber estaba controlada por Torreal, la compañía matriz de Juan Abelló, y Sanofi. Alcaliber ha sido una de las mayores compañías a escala mundial en producción de morfina. Y no hay que olvidarlo.

Te puede Interesar
Abelló y el fondo GHO lanzan la venta de cannabis medicinal en España

La familia Abelló siempre fue pionera en la industria médica de los estupefacientes y de los antibióticos. Aunque en el imaginario popular estén las inversiones inmobiliarias de Torreal de la última década, este imperio empresarial fue iniciado por el químico Juan Abelló Pascual, padre de Juan Abelló Gallo.

El despegue se remonta a 1933, cuando Laboratorios Abelló solicitó por primera vez en España la importación de 400 kilogramos de opio, bajo la normas de la Industria Española de Narcóticos. En 1971, Laboratorios Abelló obtuvo el permiso de obtener morfina a partir de una planta llamada adormidera. Dos años después surgió Alcaliber para canalizar ese negocio.

En 1974, el Gobierno de entonces autorizó a Alcaliber a cultivar y producir extractos de opio de Adormidera, y exportar el excedente de la producción. Y es como siempre, para entender el presente hay que acudir al pasado. Solo un dato para escenificar la presencia de la poderosa presencia histórica de los medicamentos de la marca Abelló.

Su antigripal Frenadol fue en 1980 el cuarto medicamento más vendido en España, detrás de la aspirina, Nutriben junior y Optalidón. Los laboratorios Abelló colocaron en el mercado en ese año un total de 897.220 cajas de este preparado, que supusieron unos ingresos de 867 millones de pesetas.

Te puede Interesar
Los nuevos empresarios del cannabis estudian en Manhattan

Primera licencia para exportar a Alemania

Sin embargo, a pesar de esta trayectoria fulgurante el negocio de la compañía menguó debido a la crisis de los opiáceos. Esta operación en 2018 impulsó a Torreal y GHO para sacar al mercado a Linneo. Como ya hemos contado anteriormente en este medio, Alcaliber fue la primera empresa en España que consiguió en 2016 la licencia de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios para cultivar y vender cannabis medicinal en España, una licencia que traspasó a Linneo tras fundar la compañía.

En 2019, Linneo recibió dos inyecciones de capital de 1,8 y 12 millones de euros de sus accionistas, lo que ayuda a afrontar cualquier necesidad de liquidez en el corto plazo motivado por la pandemia provocada por el Coronavirus. Este verano Linneo recibió la primera licencia para exportar cannabis a Alemania, un país donde este producto tiene un amplio potencial.

O así lo indican los datos. Según el informe de la consultora Prohibition Partners, el sector del cannabis moverá en Alemania un total de 16.200 millones dentro de 10 años: 7.700 millones con fines médicos y 8.500 millones con fines recreativos. Se espera que esta vía de exportación a los dominios de Angela Merkel sea un gran revulsivo para la compañía.

Fuente