El 71% de las operaciones policiales antidroga lo son contra la marihuana y el hachís, que juntas suman el 82% de los decomisos

La política y los jueces y policías transitan por caminos muy diferentes. Mientras el Parlamento Vasco ha dado luz verde recientemente a una Ley de Adicciones que regula el consumo de cannabis en clubes, el 71% de las operaciones antidroga que realizaron en 2015 las distintas fuerzas de seguridad en el País Vasco (Ertzaintza, cuerpos locales, Policía Nacional y Guardia Civil) tuvieron como objetivo retirar del mercado negro marihuana (47%) y hachís (24%).

Si se repara a las cantidades decomisadas, la proporción de derivados cannábicos localizados ascendió al 82% el pasado año. En el primer trimestre de 2016 ese porcentaje baja hasta el 46%. No obstante, el pico de actuaciones suele coincidir con la época de floración al aire libre, a finales del verano, y sólo al final del año se podría establecer una comparativa real.

Estos datos forman parte del balance del trabajo del área de Sanidad de la Delegación del Gobierno de España en el País Vasco, un grupo especializado en estupefacientes con sede en Vitoria. Por sus laboratorios pasan todas las drogas incautadas por uniformados de distintos colores en operaciones judiciales. En esta estadística, desde hace unos pocos años, no se incluye el menudeo, que se sanciona en vía administrativa en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana.

Te puede Interesar
El Parlamento Vasco pide avances sólidos para regular el consumo de cannabis

En total, en 2015 se destaparon 848 alijos de droga. Es una cifra sensiblemente inferior a la de años anteriores. En 2013, cuando ya se separaron de la estadística las actuaciones de Seguridad Ciudadana, se computaron por ejemplo 1.361 operaciones antidroga.

Está por ver cómo se acompasa la labor de jueces y policías con la nueva regulación autonómica sobre los clubes de cannabis. Durante la tramitación, distintas voces ya advirtieron de que se trata de una droga ilegal a todas luces y, por lo tanto, su consumo seguiría siendo perseguible penalmente. Sin embargo, el ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, aseguró que es «improbable» que el Gobierno central, finalmente, acuda al Tribunal Constitucional para bloquear una ley que ha suscitado muchas dudas jurídicas.

En el Parlamento, el experto médico Miguel Gutiérrez aseguró que no tendría por qué haber problemas para que se regulen los clubes de cannabis (de hecho ya existen), pero avisó: «Nos preocupa extraordinariamente que se proyecte una imagen del consumo de marihuana como algo inofensivo que no atenta gravemente contra la salud. Eso es incierto». En Euskadi, 28.000 jóvenes fuman marihuana a diario y 45.000 al menos una vez a la semana, según datos oficiales.

Detrás de la marihuana y el hachís, en el listado de drogas incautadas por las autoridades aparecen la cocaína y la heroína, que en 2015 representaron alrededor del 20% del mercado negro, en conjunto. Después figuran las llamadas drogas sintéticas, pastillas salidas de laboratorio como las anfetaminas. Finalmente, en Sanidad han detectado también sustancias de reciente aparición como la etilona (seis decomisos de un material poco habitual en personas y similar al éxtasis) y metoxetamina (tres decomisos de un polvo blanco con efectos casi instantáneos).

Te puede Interesar
Metieron presa a una abuela que cultiva cannabis medicinal para su nieto

El material retirado habría alcanzado millones de euros en el mercado negro. Sanidad lo destruye «casi inmediatamente» después de someterlo a muestreo y análisis. De los alijos sólo se conservan pequeñas muestras para su uso como pruebas en los juicios. El material sobrante antes se eliminaba en un centro en Asturias, pero ahora existe en Bizkaia un centro de destrucción autorizado «con altas medidas de seguridad», según la Delegación del Gobierno. Las mismas fuentes indican también que el hecho de «agilizar» este proceso hace que «ya no se almacenen grandes depósitos, lo que mejora la seguridad» en los edificios oficiales de las ciudades donde se guarda la droga retirada de la circulación.

Fuente