Probablemente haya pocos temas tan polémicos como el del cannabis: su cultivo, su consumo y todo lo que rodea su comercialización. En países como Holanda, Argentina, Estados Unidos o Suiza, el consumo por parte de adultos está permitido y regulado. También lo está el uso terapéutico, pero eso también sucede en nuestro país. Esto no significa, sin embargo, que la obtención de cannabis para el consumo con fines terapéuticos no sea una auténtica odisea, a no ser que el usuario la cultive en su casa para él mismo: nunca para venderla. Sin embargo, no son pocos los países en los que esta hierba se comercializa en dispensarios especializados para todas aquellas personas que tengan algún tipo de enfermedad y no tengan más remedio que consumirla para aliviar sus dolores. Pues bien, parece que a estas alturas, una herramienta tan moderna y social como es Facebook todavía no se ha enterado de la película. Tanto es así que en las últimas horas, la compañía de Mark Zuckerberg ha fulminado la página que tenían abierta en la red social algunos dispensarios de marihuana de Estados Unidos.

A Facebook no le gusta la marihuana, sea cuál sea su el uso que los consumidores vayan a darle. Tres tiendas localizadas en Nueva Jersey y otro puñado de dispensarios de cannabis en Estados Unidos se han encontrado, al acceder a su página, una nota en la que se indicaba que Facebook había eliminado la página porque no admite ninguna clase de publicación que incite al consumo de drogas. El texto reza que “el contenido de la página no sigue los Términos y Normas comunitarias de Facebook“. Las tiendas, que son perfectamente legales en sus respectivos estados, usan Facebook como fuente de información complementaria para todas aquellas personas que en un momento determinado de su vida necesitan consumir marihuana. La medida ha enfadado a muchos pacientes que visitaban con frecuencia estas páginas de Facebook para informarse acerca del consumo, las propiedades del cannabis y otros detalles relacionados con su enfermedad u otras cuestiones. El medio NJ.com, por ejemplo, recoge el testimonio de Peter Rosenfeld, un paciente que consume marihuana con propósitos medicinales y que considera que dejar a estos pacientes enfermos sin este importante recurso sin ni siquiera dar un por qué me parece de una prepotencia absoluta.

Al preguntar a Facebook acerca de esta medida, un portavoz de la compañía indicó que las páginas han sido fulminadas por violar las normas comunitarias. Sin embargo, en las normas solo se indica que está prohibido usar la plataforma para publicitar la compra venta ilegal de medicamentos, marihuana o armas de fuego. Si tenemos en cuenta que estas tiendas o dispensarios son perfectamente legales en Nueva Jersey (y un total de 11 estados más en América), no estarían incumpliendo ningún tipo de normativa y sus páginas deberían ser devueltas a sus propietarios y a todos aquellos usuarios enfermos para los que resultaban tan útiles.

Fuente