Vaporizando extracciones de la Spannabis Champions Cup

En esta ocasión, aprovechando que participo como juez en la Spannabis Champions Cup celebrada en Spannabis Madrid 2017, os daré todas las claves para hacer una cata de extracciones mecánicas. En estas catas valoraremos tanto el sabor como el olor, sin olvidarnos de la presencia.

por Raro Genetics, @raroweed

Clavo utilizado para extraer el olorClavo utilizado para extraer el olor

Spannabis Champions Cup, Madrid 2017

Dada la efervescencia del sector cannábico, este año tenemos la suerte de disfrutar de dos Spannabis –la celebrada en Barcelona, a primeros de marzo, y la que ha tenido lugar los días 13, 14 y 15 de octubre en Madrid, más concretamente en el Palacio de Cristal de Casa de Campo–.

Junto a esta nueva edición también hemos disfrutado de la segunda Spannabis Champions Cup de este año. Copa que además de ser toda una competición internacional, donará en esta ocasión todos los beneficios recaudados al Observatorio Español de Cannabis Medicinal. Algo que agradecemos mucho, sobre todos los consumidores medicinales.

En esta Spannabis Champions Cup tengo la suerte de ser juez en la categoría de extracciones mecánicas. Una categoría muy difícil de valorar dada la multitud de métodos de extracción que se realizan en la actualidad.

Como siempre que participo en una cata, utilizaré vaporizadores para el consumo y valoración de estas muestras.

Antes de nada, conozcamos qué son las extracciones mecánicas.

Extracciones mecánicas: qué son y cómo se hacen

En mi humilde opinión, éste es el tipo de extracciones que más futuro tiene, ya que para realizar el proceso de separación de la resina del material vegetal sólo se usan procesos mecánicos, excluyendo así los solventes. De esta forma se obtienen resinas con grandes porcentajes de cannabinoides y terpenos, pero carentes de los perjudiciales restos de solventes.

Dentro de la categoría de extracciones mecánicas podemos encontrar diferentes métodos de extracción como pueden ser:

  • Kief : el método de extracción en seco se basa en una fina malla, colocada en un aro o similar. Sobre esta malla se colocan las flores y son movidas por la malla –caspeado– o agitadas. Dejando pasar solo la resina –dependiendo del grosor de la malla también puede dejar residuo vegetal– la cual se posará sobre un depósito. Una vez extraída la resina, se pueden obtener diferentes texturas.
  • Bubblehash Esta técnica es muy similar a la anterior, con la salvedad de utilizar agua casi congelada para realizar la separación de la resina de la materia vegetal, necesitando un posterior secado. El cual marcará en gran medida la calidad de la resina obtenida.
  • Rosin o alta presión: Esta es la técnica más moderna ya que solo lleva realizándose de manera intensiva desde hace apenas tres años. En este caso también se utiliza un filtro para para separar la extracción de la materia vegetal, pero para llevar a cabo se realiza una presión –de hasta cuarenta toneladas– combinada con una temperatura adecuada, obteniendo extracciones muy similares a la obtenidas utilizando solventes, con la ventaja de no contener restos insalubres.

Estas extracciones tienen multitud de variantes, que dan lugar a refinadas técnicas, obteniendo un producto final parecido a los obtenidos con los métodos mencionados, pero con algunos matices que pueden marcar la diferencia.

Ahora que ya tenemos unas nociones básicas sobres las extracciones mecánicas, empezaremos a desgranar las claves para realizar mi peculiar método de cata.

Material que utilizaremos para la valoración

  • Vaporizador de sobremesa, con certificación para uso médico.
  • Bong básico con clavo de borosilicato.
  • Gasificador eléctrico.
  • Clavo de titanio.
  • Dos lupas con diferentes aumentos.
  • Varios dabbers.
  • Guantes de latex.
  • Papel de horno.

Cómo y cuándo haremos las catas

En esta ocasión he decido hacer la cata con tres utensilios muy diferentes para, de esta manera, tener tres puntos de vista: el Medicinal –utilizando vaporizador de bolsa con certificación para uso médico ajustado a 195 grados Celsius–, el recreacional “top” –para ello utilizaremos un gasificador gracias a su gran pegada, con la temperatura ajustada a la mitad de potencia– y el “low cost” –utilizando un bong básico con un clavo de borosilicato–. De esta forma no sólo tendré el punto de vista elitista –las mejores extracciones del mundo, consumidas en los mejores dispositivos, sino que le podré añadir la visión más popular. Además, al usar tres aparatos de vaporización diferentes, haremos tres rondas por cada extracción –una con cada vaporizador y otra con el bong–.

Estas catas las hacemos dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde. No habiendo consumido nada que nos pueda modificar nuestra percepción del sabor o del olor, ya que el efecto no lo tendremos que valorar. Siendo el laboratorio Ananda Lab el encargado de poner esa nota en función de los cannabinoides presentes en la extracción a catar. Este hecho, además de facilitar el trabajo de juez, hace que la Spannabis Champions Cup se asegure mediante un laboratorio la calidad y salubridad de las muestras, algo que se agradece y mucho.

Las tres rondas serán aleatorias y sin tener en cuenta las notas anteriores, para que, de esta forma, la primera valoración no condicione a la última.

Presencia: múltiples texturas, una puntuación complicada

La primera característica que me gusta valorar en las catas es la presencia. Esto se debe a que en mis primeras participaciones como juez en diferentes copas cannábicas –ha llovido mucho desde aquello–, encontraba muestras de dudosa calidad y ésa era mi primera criba.

Antes de empezar la inspección ocular, debemos buscarnos un sitio estéril, que esté carente de polvo u otros elementos contaminantes, como los pelos de mascotas, que pueden contaminar alguna de las muestras. Esto es muy importante, ya que en el caso de caer un pelo –por ejemplo– podríamos arruinar el trabajo del cultivador y del extractor.

Una vez tengamos un buen sitio, prepararemos las lupas y colocaremos un papel de horno sobre la mesa, así, además de tener un buen fondo blanco para observar las muestras, también tendremos un lugar donde colocar una pequeña porción de la muestra para ser inspeccionada. Cabe recordar que antes de abrir ninguna muestra debemos limpiar bien las lupas y colocarnos los guantes, para no contaminar con nuestra piel las resinas en caso de necesitar manipularlas.

La valoración del aspecto la puntuaremos tanto por la estabilidad de la textura como en por el residuo vegetal que la extracción contiene. Teniendo un máximo de cuatro puntos por cada cualidad y pudiendo sumarle dos puntos más en función del tipo de método usado en la extracción, así como su correcta ejecución.

Como ejemplo pondremos un Rosin. Éste podría ganar los cuatro de estabilidad en el caso de que la textura fuera estable, es decir si la textura es de shatter, siempre debe ser como el cristal, en caso de hacerse más oleoso –tras la recepción– habría que darle como máximo dos puntos en este aspecto.

Los tres puntos de la limpieza de la extracción los adjudicaremos tras exponer una pequeña cantidad de rosin en un clavo de titanio caliente. En el caso de que tras unos segundos –sin inhalar ni nada– no quede ningún residuo en el clavo, le otorgaremos un tres, de no ser así iremos bajando la nota a medida que contenga más residuo vegetal.

Otro factor muy importante en el aspecto es la cantidad y calidad de los tricomas presentes en la extracción. Para observarlos nos ayudaremos de una lupa de treinta aumentos. En caso de que la resina conserve bien formados los tricomas, le daremos dos puntos, en el caso de estar todos rotos –la cabeza y cuerpo separados– le daremos cero puntos. De encontrar algunos bien formados le sumaremos un punto.

En este ejemplo, al ser rosin le daremos los dos puntos extra en el caso de que tenga un color clarito –que puede ir desde el marrón clarito a ámbar–. Si la extracción fuese muy oscura, denotaría que ésta ha sido realizada a una temperatura superior a la adecuada. En algunos casos, el rosin puede ser oscuro si se parte de un material muy curado, aunque este hecho lo notaríamos cuando vayamos a valorar el gusto.

Olor, el gran desafío de las extracciones mecánicas

Pese a lo que pueda parecer, bajo mi punto de vista el olor es la cualidad más difícil de valorar en las extracciones mecánicas. Esto se debe sobre todo a algunas texturas presentadas, ya que las extracciones cristalizadas, las típicas bolitas de hash al agua, suelen emanar poco olor si no sabemos sacarlo. Por ello, para poder valorar como se merece el olor, utilizaremos un clavo de titanio previamente calentado –a baja temperatura– donde colocaremos una pequeña porción de resina. Una vez empiece a volatilizarse la extracción, nos colocaremos justo encima para poder disfrutar de su olor, que valoraremos de la siguiente forma:

  • Cinco puntos: otorgaremos entre uno y cinco puntos dependiendo de la cantidad de olor que desprenda la extracción, obteniendo cinco puntos las extracciones con un olor más pronunciado
  • Tres puntos: a la puntuación anterior añadiremos entre uno y tres puntos dependiendo de los matices presentes en el olor. Es decir, una variedad con un olor cítrico muy pronunciado se llevará tres puntos en el caso de que podamos denotar con facilidad otros matices, de no ser así añadiremos menos puntos o en su defecto ningún punto.
  • Dos puntos: para finalizar la puntuación, sumaremos uno o dos puntos en el caso de ser nuestro olor predilecto, de este modo le podremos dar el toque más personal a nuestra valoración. Dicha puntuación puede que no sea la opción más popular, pero pienso que a toda cata y valoración se le deben dar un toque personal.

Sabor: el disfrute de la extracción

Puede que a otros jueces les guste valorar más el olor, la presencia o el efecto, pero en mi caso prefiero valorar el sabor. Bajo mi punto de vista, en el sabor no sólo sabremos si la extracción está elaborada de forma correcta, sino que además podremos constatar el trabajo del cultivador. Como ejemplo podemos poner una extracción en seco muy olorosa y con una presencia impresionante, pero que ha sido elaborada a partir de flores que han sido cultivadas con exceso de nutrientes, poco salubres. Dicha extracción se podría llevar la máxima puntuación en todo excepto en el sabor, ya que al ser consumida mostrará unos toques metálicos, provenientes de los restos de nutrientes.

Por ello y en pro de encontrar hasta el último detalle haremos tres rondas con tres aparatos de vaporización diferentes, siguiendo un mismo patrón en la valoración:

  • Potencia del sabor: para valorar la potencia del sabor tendremos entre uno y tres puntos. En el caso del que el sabor sea muy pronunciado le daremos la máxima puntuación, otorgándole sólo un punto en el caso de sabores demasiados suaves.
  • Densidad: la densidad del sabor se fundamentará en el tiempo que se nos queda en boca. Algunas extracciones consiguen que, tras pasar unos segundos desde la exhalación, todavía sigamos notando un retrogusto en el paladar. A esas les otorgaremos tres puntos más. Si, por el contrario, apenas se nos queda sabor en boca, sólo sumaremos un punto más a nuestra valoración. Para casos intermedios valoraremos la densidad con un dos.
  • Matices: los matices que tenga el sabor de la extracción a catar lo valoraremos entre cero y tres puntos. Dándole un cero a las extracciones con matices metálicos provenientes del mal uso de los nutrientes. En cambio, si la extracción denota multitud de matices en el paladar le daremos tres puntos. Para las extracciones con pocos matices sumaremos uno o dos puntos dependiendo de estos.
  • Gustos personales: al igual que con el olor, otorgaremos puntos extra –en este caso un punto– en el caso de que el sabor sea uno de nuestros preferidos. Personalmente soy amante de los sabores dulces, pero seguramente otros jueces tendrán gustos opuestos a los míos.

Conclusiones

Cabe destacar el gran nivel de todas las muestras, además de la alta participación en la copa, hecho que denota el gran trabajo que está haciendo la organización para llevar a cabo este impresionante evento benéfico.

No podía terminar este artículo sin agradecer a la organización que confíen en mí un año más y felicitar a todos y cada uno de los participantes por su gran trabajo.

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media