FARMACOLOGIA. Hachis, conociéndolo mejor

por: Juan Crespo Alia

El hachís es una droga muy consumida en España y con una gran aceptación. Sobre todo es consumida por la población juvenil, pero cada día se ensancha más el marco puesto que desciende la edad de iniciación a su consumo y aumenta la edad de deshabituación, por ello hemos creído oportuno dedicar unas páginas a conocerla un poco más en profundidad

Origen

El uso del hachís en el Medio Oriente se propagó a Europa en el siglo XVIII.

Etimología y denominaciones:

La palabra hashís o hachís, que es la palabra ya castellanizada, proviene de los hassassins, miembros de una secta famosa por sus asesinatos y vinculada al uso de este psicofármaco. La palabra hassasin proviene a su vez del francés assassin (asesino).

El hachís surge de la destilación de la resina obtenida de las flores y presenta una concentración de tetrahidrocannabinol muy superior a la marihuana (un 40 % frente al 10 % en las hojas). Esta se utiliza como droga fumándola en forma de cigarrillos o en pipa, mientras que el hachís normalmente tiene que quemarse un poco para poder deshacerlo de su forma habitual que son pastillas "marronáceas".

Luego se mezcla con tabaco para fumarlo. También se puede fumar con pipa. El aceite puede presentarse como un alquitrán resinoso de color marrón oscuro o como un líquido muy fluido de color ambarino. Éste último, que es el de mejor calidad, se obtiene tratando el hachís en retortas con alcohol, mientras que el primero se extrae prensando directamente los tallos, las hojas y las flores de la planta de cáñamo.

Los derivados del cannabis son los más utilizados en todo el mundo. Existen muchas variedades. Entre ellas tendríamos:

- Chastri: Variedad utilizada en Egipto y que resulta de la combinación del hachís con arroz fermentado, azúcar y hierbas.

- Madjoum: Variedad de Extremo Oriente formada al mezclar el hachís con el opio, el estramonio y la nuez vómica.

EFECTOS DEL HACHÍS

La marihuana y el hachís están considerados como drogas blandas. A diferencia de los derivados del opio (morfina, heroína ,etc.) y de otras drogas ( LSD, cocaína, etc.) no producen síndrome de abstinencia, ni necesidad física de consumirlos, aunque si que "enganchan" psicológicamente.

A diferencia de la mayoría del resto de las drogas, que llevan al consumidor a aislarse socialmente, tienen un efecto socializador haciendo que el consumidor se abra al contacto con el mundo exterior. Cualquier persona, por muy acostumbrada que esté a su consumo, puede abandonar el hábito, aunque durante una semana presentará síntomas de insomnio, perdida de apetito e irritabilidad.

Entre los efectos positivos producidos por su consumo se encuentran el aumento de la imaginación, euforia, estimulación de las sensaciones y del placer, sensación de bienestar y alucinaciones. Consumida en exceso, conlleva también una serie de efectos negativos: Perdida de la memoria, ansiedad , perdida del control, sequedad de la boca, taquicardia e hipertensión.

Otras consecuencias negativas aparte de las mencionadas para el organismo humano como serían la debilidad de uñas y pelo, perdida por caries generalizada de los dientes, abandono físico e intelectual.

Se ha intentado demostrar sin éxito que el uso de estas drogas supone un puente hacia la utilización de otras drogas duras. Se ha demostrado que el cuerpo humano necesita meses para eliminar totalmente los residuos de una dosis de THC que es soluble en grasa, por lo que tiende a acumularse en los tejidos adiposos del organismo. Tiene una vida media de aproximadamente siete días, lo cual significa que una semana después de consumida, el organismo ha eliminado solamente el 50% de la sustancia.

FARMACOLOGÍA

El hachís se fuma o se ingiere mezclado con miel, mantequilla, etc. Sobre su mecanismo de acción al llegar al cerebro se sabe que es similar al de la marihuana, tarda al menos 30 minutos en aparecer cuando ha sido fumado (aunque muchos estéis pensando que tarda mucho menos, no es lo mismo "notarlo", a que se produzca plenamente la acción) y hasta una hora y media cuando ha sido ingerido, en cuyo caso puede prolongarse hasta por cinco o seis horas. El aceite puede ingerirse oralmente cuando es muy puro, de otra manera es preferible mezclarlo con tabaco y fumarlo. Por vía intestinal puede tardar hasta dos horas en hacer efecto y su duración puede llegar hasta las ocho o diez.

Efectos inmediatos: Inicialmente, dosis bajas pueden producir sensaciones placenteras de calma y bienestar, aumento del apetito, euforia, desinhibición, pérdida de concentración, disminución de los reflejos, ganas de hablar y reír, enrojecimiento de los ojos, aceleración del ritmo cardiaco, sequedad en la boca y garganta, dificultad para ejecutar procesos mentales complejos, alteraciones de la percepción temporal y sensorial, y puede disminuir la memoria a corto plazo. A ello le sigue una segunda fase de depresión y somnolencia.

En dosis elevadas, puede provocar confusión, letargo, excitación, ansiedad, percepción alterada de la realidad y, de manera más inusual, estados de pánico y alucinaciones.

A largo plazo: Destaca el discutido "síndrome amotivacional" (disminución de la iniciativa personal), unido a una frecuente baja de la capacidad de concentración y memorización. La estructura química del cannabis es muy compleja y no se conocen aún las secuelas producidas por todos sus componentes. Sí se puede afirmar que el humo de esta planta contiene más agentes cancerígenos que el tabaco, y como los fumadores de marihuana o hachís inhalan profundamente el humo sin filtrar y lo retienen en los pulmones tanto tiempo como pueden, el cannabis es todavía más nocivo para el sistema respiratorio que el tabaco.

Su uso también se ha asociado a la aparición de enfermedades como sinusitis y bronquitis. Puede, asimismo, causar alteraciones en los sistemas reproductores masculino y femenino (infertilidad, por ejemplo) e inmunológico, y como el THC atraviesa la barrera placentaria y mamaria, su consumo supone un riesgo para el feto tanto durante el embarazo como en la lactancia. Existen pocas posibilidades de sobredosis mortal por cannabis.

Ritmo cardiaco y presión sanguínea: Produce aumento temporal de la frecuencia cardiaca según la dosis usada. El consumo de cannabis puede ser peligroso para aquellos que padecen hipertensión, enfermedades cerebrovasculares y arteriosclerosis coronaria. Congestión de la conjuntiva. Con la ingestión e inhalación de cannabis se produce un enrojecimiento de los ojos debido a la dilatación de los vasos sanguíneos del globo ocular.

Desempeño psicomotor: Puede producir temblores e inestabilidad si el fumador se encuentra de pie. Dificulta el desempeño de tareas complejas. El consumidor de hachís tiene incapacidad de prestar atención constante y de asimilar complejos procesos de información. Se dificulta el manejo de automóviles, pilotaje de aviones y la operación de otras máquinas. Estas deficiencias pueden durar hasta 10 horas después de iniciados los efectos del cannabis.

Efectos respiratorios: El cannabis, ya sea como marihuana o hachís, contiene tanto alquitrán como el tabaco. Los fumadores de cannabis desarrollan una menor capacidad de difusión pulmonar y un flujo espiratorio forzado (expulsan el aire de los pulmones con dificultad). Además, el humo no es filtrado. Su uso crónico está relacionado con la aparición de bronquitis, asma y sinusitis. Asimismo, hay evidencia de que el humo del cannabis y sus residuos contienen sustancias carcinógenas relacionadas con cambios celulares malignos en el tejido pulmonar.

Efectos psicológicos: Esta droga actúa sobre la corteza cerebral, principalmente en las áreas que controlan la movilidad de los miembros, órganos sensoriales y el comportamiento. Entre los tipos específicos de desempeño psicológico que se afectan por su consumo, se incluyen la sustitución de dígito-símbolos (cambio de significados del entorno), unión de dígitos, sustracción serial (incapacidad de seguir una secuencia lógica), comprensión de lectura y aumento de la percepción del tiempo. Mientras más compleja, menos familiar y más difícil sea la tarea, peor será el desempeño. También se altera la percepción de la visión, el sonido y el tacto; afecta el estado de ánimo y la interacción social.

Detección en la orina: Veinte días en uso ocasional y hasta 80 días en uso continuado o crónico.

Efectos psicológicos y fisiológicos: A nivel físico, el consumo tanto de hachís como de aceite ocasiona alteraciones muy similares a las de la marihuana, acelera el ritmo cardíaco, dilata los vasos sanguíneos y disminuye la coordinación psicomotriz en función de la cantidad utilizada. En algunos casos se han detectado anormalidades menstruales en las mujeres y disminución en las concentraciones de testosterona y cuentas espermatozoides reducidas en los hombres.

Los riesgos comparativos a nivel pulmonar entre fumar tabaco y fumar hachís son los mismos que entre fumar tabaco y fumar marihuana. En el caso del hachís, también se puede hacer uso de vaporizadores o pipas de agua para suprimirlos. No existe ningún reporte sobre posibles daños genéticos producidos por el consumo de hachís, ni existen estudios sobre daños físicos en consumidores habituales de ambas sustancias.

Potencial de dependencia: Se adquiere cierta tolerancia a los tres o cuatro días de uso continuo y desaparece a los dos o tres días de privación. Al igual que la marihuana, ni el hachís ni el aceite provocan dependencia física, pero sí pueden llegar a generar una gran dependencia psicológica. Su retiro no produce ningún síndrome abstinencial orgánico, aunque pueden presentarse cuadros de ansiedad, tensión e irritabilidad pasajeros.

USOS TERAPÉUTICOS
El hachís presenta algunas utilidades similares a la marihuana. Sobre el aceite no hay reportes. Sustancias extraídas del hachís podrían utilizarse en tratamientos médicos como calmantes. Según investigadores israelíes, tendría aplicaciones médicas para enfermos de fibrosis pulmonar e incluso estimular el apetito de los bebés.



 

CONOCIENDO LA AMANITA MUSCARIA

por: Juan Crespo Alia


Dado que cada día más gente quiere experimentar con nuevas sensaciones recurriendo a sustancias naturales iremos conociendo en lo sucesivo diversas especies animales y vegetales con propiedades enteógenas que muchos de vosotros ya conocéis y otros querréis conocer. Entre ellas hay muchos hongos como el que hoy nos ocupa.

Debido a la complejidad de los hongos y sus parecidos además del gran desconocimiento existente en la mayoría de la gente, se producen numerosas equivocaciones y por ello accidentes. Vamos a intentar a través de estos números aumentar la información y disminuir las dudas que se puedan presentar para reducir los riesgos y que no se produzcan situaciones desagradables.

BIOLOGÍA DE LAS AMANITAS

El género de las Amanitas pertenece a la familia de las Amanitaceae y ésta al orden de los hymenomycetales.

Los hymenomycetales, pertenecen a la clase de las Basidiomycetes, que son los hongos que popularmente conocemos que tienen sombrero. La Amanita muscaria es la típica seta de sombrero rojo y motas blancas que sale en los cuentos de enanitos.

ESPECIES DE AMANITAS CON CONTENIDOS DE ÁCIDO IBOTÉNICO
A continuación se presenta una lista con las especies de Amanitas que contienen ácido iboténico (el cual se transforma en muscimol, que es la sustancia verdaderamente psicoactiva):

- Amanita cothurnata
- Amanita gemmata
- Amanita muscaria
- Amanita muscaria var. Alba
- Amanita muscaria var. Formosa
- Amanita pantherina
- Amanita strobiliformia


FARMACOLOGÍA

Los dos principios activos de este hongo, son la muscarina y la muscaridina. Su alcaloide activo es la fungotropina. El principio activo de la Amanita muscaria fresca es el alcaloide ácido iboténico. Alfa-amino-3-hidroxi- 5-isoxazolil-ácetico. El contenido de ácido iboténico en las Amanitas es muy elevado, y van desde el 0.03% al 0,1%. Al secarse se produce la descarboxilación convirtiéndose en muscimol. 5-aminometil- 3-hidroxi-isaxazolil. el componente verdaderamente psicoactivo. El ácido iboténico produce efectos enteogénicos en el hombre a una dosis de entre 50 y 100 mg. Se obtiene un efecto equivalente con 10-15 mg. de muscimol.

Los elementos psicoactivos se encuentran en todo el hongo pero la mayor concentración está en el sombrero.

Otra sustancia que aparece en las Amanitas muscaria es la muscarina, que es la responsable de la salivación, lagrimeo, cefaleas, miosis, alteraciones visuales y sobretodo es la responsable de provocar alteraciones gastrointestinales como náuseas y vómitos (vómitos muscarínicos) acompañados de somnolencia.

Este alcaloide tiene propiedades paralelas al neurotrasmisor serotonina (los neurotrasmisores son los encargados de llevar la información de una neurona a la siguiente).

Por el hecho de poseer estructuras moleculares similares las sustancias enteogénicas se "adaptan" a la función que ejerce la serotonina (responsable de la percepción sensorial, la regulación de la temperatura y el inicio del reposo nocturno) y otros neurotrasmisores en nuestro sistema de conexiones neuronales, las sinapsis y conexiones, favoreciendo los estados de profunda interiorización que conocemos.

El ácido iboténico se elimina totalmente por la orina, por lo tanto si alguien se bebiera la orina de una persona que haya consumido Amanitas podría tener los mismos efectos, suprimiendo las náuseas y vómitos. Junto con el ácido iboténico también se elimina una parte de muscimol pero este no juega un papel importante en esta fase.

EFECTOS FISIOLÓGICOS Y PSÍQUICOS

Los efectos pueden empezar al cabo de una hora, hora y media después de la ingestión y llegan al punto más alto a las 2-3 horas, pudiendo durar alrededor de 3-4 horas más.

- Pérdida del equilibrio.
- Percepción visual y auditiva alterada.
- Mareos
- Náuseas (no siempre, y se pueden reducir o suprimir con marihuana).
- Espasmos musculares moderados (no convulsiones).

En este momento la persona cae en un sueño profundo durante unas dos horas. Al despertar tendrá:
- Sueños lúcidos.
- Alucinaciones.
- Euforia.

Para evitar mayores náuseas es recomendable comer comidas suaves dos o tres días antes. Las alteraciones visuales pueden ser la macroscopia (percepción de los objetos mayores) o la microscopia (percepción menor de lo real). La ventaja de esta seta sobre las especies psilocibes es que las primeras son totalmente legales.

SECADO DEL HONGO
Para secar las Amanitas (recordad que es mejor no consumirlas frescas), se puede hacer por el método tradicional pero más lento, que es dejándolas en un lugar ventilado. Hay que tener cuidado de que no salgan gusanos en la seta, para ello lo mejor es cortar totalmente el tallo ya que de tener huevos o larvas, éstas suelen encontrarse en el tallo.

Para secarlas más rápidamente las pondremos en el horno, justo en el centro, temperatura al mínimo, fuente de calor inferior y dejando la puerta abierta. Este proceso puede durar toda una noche. Para comprobar si están secas, cogemos un sombrero y lo doblamos hasta que crujan, señal de que ya están listas.

POTENCIAL DE DEPENDENCIA
Se sabe que ni los hongos ni sus alcaloides generan tolerancia si la ingestión se realiza con intervalos mayores a los tres días consecutivos, no hay reportes sobre dependencia física y su potencial de dependencia psicológica es bajo considerando que cada viaje es una experiencia tan intensa que difícilmente se tiene la disposición de repetirla cotidianamente.

¿QUÉ HACER EN CASO DE EMERGENCIA?
Hay varias clases de hongos venenosos parecidos a los psilocibes cuya ingestión puede tener consecuencias fatales. Las especies más peligrosas son Amanita phalloides, Amanita verna, Amanita virosa y las especies de Galerina que contienen amanitina, una potente toxina.

De hecho puede bastar con ingerir parte de uno de estos hongos para ocasionar la muerte debido a necrosis aguda de hígado, riñones, corazón y músculos esqueléticos.

Los síntomas de un envenenamiento con este tipo de hongos son tardíos, se presentan en un lapso de 6 a 24 horas después de la ingestión. Se inician con cólicos abdominales graves y diarrea profusa, vómitos y heces sanguinolentas, ictericia (pigmentación amarilla de la piel), edema pulmonar, confusión y depresión mental, hipoglicemia y signos de lesión cerebral con convulsiones. Es pues sumamente importante no ingerir ningún hongo cuya identificación no sea 100% confiable. Cualquier leve sospecha de que se ha cometido un error en la identificación debe considerarse una urgencia médica. Las sobredosis con auténticos hongos psilocibes se hacen evidentes dentro de los 15 a 30 minutos después de la ingestión. Provocan dolor abdominal, náuseas y vómito. Aunque rara vez causan la muerte, se recomienda precipitar el vómito e ingerir jugos de fruta fortificados con glucosa. En caso de un mal viaje hay que infundir confianza y serenidad al sujeto y administrar una tableta de niacina para suavizar los efectos. De ser verdaderamente necesario, la medicina convencional recomienda recurrir a la administración de algún antipsicótico que contenga haloperidol o clorpromazina.

PSICOACTIVIDAD
Desde antiguo, la Amanita tiene fama de ser venenosa, y ciertamente lo es, aunque no mortal en la mayoría de los casos.

El principal responsable del envenenamiento es un alcaloide llamado muscarina, que no es psicoativo, pero que resulta toxico para el organismo. Sus principales síntomas son que provoca alteraciones gastrointestinales, con nauseas, vómitos, somnolencia, lagrimeo, salivación y sudoración.

Sin embargo, dos de sus elementos tienen propiedades enteógenas o psicotrópicas. Estos componentes psicoactivos son el acido iboténico y el muscimol, los cuales tienen efectos bien distintos de los anteriormente mencionados, debidos a la muscarina.

Estos efectos enteógenos son; perdida del equilibrio, distorsiones visuales y alteraciones auditivas, que pueden ir acompañados de leves espasmos musculares. Dentro de las distorsiones visuales, las más frecuentes suelen ser la macroscopía, a saber, el percibir los objetos de tamaño mayor del que realmente tienen, o la microscopía, que es todo lo contrario, verlos más pequeños.

Estos síntomas aparecen con lentitud, entre una y dos horas después de la ingestión del hongo, prolongándose sus efectos durante seis u ocho horas.

También se sabe que el ácido iboténico produce efectos enteogénicos en el hombre a dosis de entre 50 y 100 miligramos, y se obtiene el mismo efecto con 10-15 miligramos de muscimol. Ahora ya tenemos una idea de cuanto ácido iboténico o de muscimol precisamos para una toma enteógena, pero desconocemos las cantidades que puede tener una seta de estos compuestos, así como del principio tóxico.

Parece ser, sin embargo, que en la potencia de la amanita influye de alguna forma la altitud a la que fue recogida, así como algún que otro factor aún desconocido.

Sin embargo, parece ser que los hongos recolectados a partir de los 1500 - 1600 metros tienen mayores dosis de principios activos que las recogidas a 500 - 600 metros, los cuales tienen menos potencia, y también la edad de la seta y su grado de madurez son factores a tener en cuenta en lo referente al contenido en alcaloides.

En Siberia, los usuarios consideran que el hongo joven, o sea, el que aún no se ha abierto por completo, produce un efecto estimulante, mientras que los hongos maduros, los que ya tienen el sombrero plano, producen efectos alucinógenos.

Es muy importante el que las setas se consuman secas, pudiendo dejarlas secarse al sol, pues de esta manera pierden gran parte de la muscarina, el principio activo tóxico, por lo que son menos peligrosas. Nunca en ningún caso y bajo ningún concepto se consumirán frescas o cocinadas.

También es muy importante tener presente que, al igual que con cualquier otra sustancia psicoactiva, se deben hacer pruebas comenzando con dosis pequeñas. Por ejemplo, media seta grande, o una pequeña, y a partir de aquí, ir experimentando.

También es muy recomendable y conveniente el dejar pasar un tiempo entre toma y toma. Unas veinticuatro horas como mínimo, por seguridad.

También parece ser posible el fumar Amanitas cuando están secas. Para ello, debemos separar cuidadosamente la cutícula roja, o sea, la capa que cubre el sombrero, triturarla y mezclarla con tabaco, aunque parece ser que los efectos son bastante más suaves.

Pero también debemos saber que de la Amanita, lo mejor, no es lo que se ingiere, precisamente, si no lo que se excreta. Aclaremos esto. Después de la ingestión oral, el ácido iboténico se descarboxila, o sea, se transforma en muscimol, y buena parte del muscimol se excreta inalterado a través de la orina.

Es conveniente saber que por la orina sólo se excreta el muscimol, el principio activo, no así el principio venenoso, la muscarina, el cual se metaboliza en el organismo. Debido a este sistema natural de reciclaje, varias personas pueden alucinar con una sola Amanita.


 

MONGUIS Y HONGOS PSILOCIBES

por: Juan Crespo Alia

Como ya vimos en el número anterior, iremos conociendo diferentes seres vivos que presenten importancia por las propiedades de sus principios activos. Un ejemplo es el que hoy nos ocupa, los conocidos monguis que pertenecen a los llamados hongos psilocibes. La importancia de su conocimiento radica en las posibles equivocaciones que se pueden cometer y las consecuencias peligrosas que pueden derivar de las mismas

Los hongos son seres vivos que se encuentran clasificados dentro del reino Fungi. Están formados por una parte vegetativa (micelio) que se encuentra en el interior del substrato del que se alimentan, produciendo fructificaciones que conocemos con el nombre de hongos o setas.

Los hongos, a diferencia del reino vegetal carecen de clorofila, por lo tanto, no pueden sintetizar su propio alimento y necesitan obtenerlo ya elaborado. Para ello se alimentan de otros organismos viviendo en simbiosis con otras plantas, asociación que se conoce como micorriza, donde la planta suministra al hongo fuentes de carbono procedentes de la fotosíntesis y éste le suministra a su vez mayor absorción de agua y nutrientes minerales, siendo ambos beneficiados. Esta es la asociación más común, pero los hongos también pueden parasitar plantas o animales o vivir como saprofitos, esto es desarrollándose a partir de materia orgánica en descomposición.

Hay algunas variedades de hongos que contienen alcaloides capaces de alterar el Sistema Nervioso Central. Estas variedades se conocen científica y coloquialmente como hongos psicoactivos.

Aunque se han identificado cerca de 15 especies diferentes, las principales variedades en México son tres, y han recibido nombres bastante pintorescos: al Psilocybe mexicana que brota en días soleados sobre prados húmedos inmediatamente después de una noche lluviosa, se le llama "pajarito"; al Psilocybe caerulescens que nace también en tierra húmeda, "derrumbe"; y al Psilocybe (o Stropharia) cubensis que crece sobre el estiércol del ganado vacuno, "San Isidro".

En los bosques de España hay Pscilocybe wassoni en Galicia; P. semilanceolata en País Vasco y Stroparia cubensis en Cataluña.

Los antropólogos afirman que en México, en Guatemala y en la zona del Amazonas fueron utilizados con fines rituales. A lo largo de todo el antiguo territorio maya se han encontrado figurillas de piedra con remates en forma de hongo que datan del año 1000 a.C. al 500 d.C

Etimología y denominaciones
Un hongo psilocibe es aquel cuyos principios activos son la psilocina y la psilocibina; mientras que hongo psicoactivo es la denominación genérica para todo tipo de especies que contengan éstos u otro tipo de alcaloides capaces de afectar el sistema nervioso central. Las especies de Amanita muscaria y Amanita pantherina, por ejemplo, son hongos psicoactivos, pero no psilocibes.

Entre los indígenas del centro de México los hongos psilocibes reciben el nombre de Teonanacatl, que significa "carne de dios" en náhuatl. Los mazatecos de Oaxaca les llaman nti-si-tho; el prefijo nti es un diminutivo de res peto y cariño, si-tho significa "el que brota".

QUÍMICA
Identificación
Se han encontrado más de 80 variedades distintas en todo el mundo que contienen como principio activo la psilocibina y, en menor cantidad la psilocina. A continuación se describen las principales variedades que se encuentran en México y España. Los Psilocybe mexicana (pajaritos) constituyen una de las especies más pequeñas de hongos alucinógenos. Contienen psilocibina y psilocina.

Brotan principalmente en el sur y el centro de México. Alcanzan una altura de 2.5 a 10 cm. El sombrerillo campanulado mide entre 1 y 3 cm de diámetro, tiene un color paja pálido y una pequeña protuberancia más clara en la punta. Su tallo es muy delgado, largo y fibroso, las esporas son de color café negro a café púrpura.

Los Panaeolus agaricaeae o sphinctrinus son una especie cosmopolita. Contienen psilocibina. Miden hasta 10 cm de altura. El sombrerillo campanulado ovoide de color pardo claro o café grisáceo mide hasta 4 cm. Su tallo es delgado y fibroso, las láminas son de color negro-parduscas con esporas de color café negruzco.

 

Consideraciones sobre los adulterantes presentes en las drogas (I)

Los estudios que se han ocupado de investigar la composición de las drogas circulantes en el mercado negro coinciden en afirmar que, en la inmensa mayoría de los casos y salvo contadas excepciones, los productos utilizados como adulterantes y/o diluyentes no suponen un riesgo significativo para la salud de los consumidores, sobre todo si se toman en consideración las cantidades en que tales compuestos suelen estar presentes.

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Cómo comprar productos de aceite de CBD de calidad

CBD CanzonPara obtener los mejores resultados, necesitas saber cómo comprar los productos de CBD de la más alta calidad...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...