El triptófano y la depresión (1ª parte)

Por J. C. Ruiz Franco

Seguimos tratando sustancias estimulantes manejables y de efecto suave. En esta ocasión le toca el turno al triptófano, un aminoácido que, además de aportar energía y mejorar el estado de ánimo, realiza funciones vitales para el cuerpo humano.

Aunque últimamente existe menos optimismo sobre la bondad de la psicofarmacología y el estudio de la psique tiene en cuenta otros factores, no podemos negar la importancia de los neurotransmisores para las funciones del sistema nervioso central. En el presente artículo nos vamos a ocupar de la serotonina —seguramente el más conocido— y de su optimización mediante el consumo de un aminoácido, el triptófano.

La serotonina, un neurotransmisor fundamental

La serotonina juega un papel importante como sustancia neurotransmisora en fenómenos tan dispares como la agresividad, la regulación de la temperatura corporal, el estado de ánimo, el sueño, el deseo sexual y el apetito. Unos niveles más altos o más bajos de serotonina parecen influir positiva o negativamente en estas características tan humanas. A su vez, el nivel de serotonina aumenta al atardecer para que la glándula pineal sintetice melatonina, la hormona reguladora del sueño, al caer la noche. La serotonina también influye en el funcionamiento de otros neurotransmisores, como por ejemplo la dopamina y la noradrenalina.

De todas las características mencionadas, ninguna es tan interesante como el estado de ánimo, y un adecuado funcionamiento de este neurotransmisor se asocia a bienestar, buen humor y ausencia de estados depresivos. Si nuestro objetivo es regular el nivel de serotonina, parece que la solución más fácil sería administrárnosla. Sin embargo, si se ingiere no entra a las vías serotoninérgicas del sistema nervioso central porque no cruza la barrera hematoencefálica, y lo mismo sucedería si se inyectara.

Los antidepresivos de uso psiquiátrico

La solución que nos ofrece la psicofarmacología —y la psiquiatría como representante suyo en el ámbito de la medicina— consiste en modificar algún mecanismo neuronal para potenciar la acción de la serotonina. En las dos últimas décadas del siglo XX se confió bastante en la utilidad de regular y modificar los niveles de neurotransmisores; tanto que la hipótesis aminérgica era la predominante a la hora de explicar los trastornos afectivos. A pesar de que en la actualidad las expectativas son menos optimistas, el funcionamiento correcto de estos mecanismos es sin duda importante para el equilibrio mental y el normal desempeño de las actividades cotidianas. Por eso los antidepresivos más utilizados de las últimas generaciones de psicofármacos inciden de una u otra forma sobre el metabolismo de la serotonina:

-                     Los ISRS, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina

Han sido los más utilizados desde que en 1987 saliera al mercado el famoso Prozac® (fluoxetina), su buque insignia. Como su nombre indica, sólo modifican la metabolización de la serotonina, y aumentan su acción al inhibir la recaptación de este neurotransmisor después de ser liberado en las sinapsis que hay entre las neuronas. Además de la fluoxetina, los más comúnmente prescritos en las consultas de psiquiatría y medicina general son la paroxetina, la sertralina y la fluvoxamina.

-                     Los IRSN, inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina

Este grupo de antidepresivos actúa sobre la serotonina y la noradrenalina. La venlafaxina es un ejemplo de este tipo de fármacos.

-                     Noradrenérgicos y antidepresivos serotoninérgicos específicos (NaASE)

Actúan aumentando la liberación de noradrenalina y serotonina, y tienen un efecto tranquilizante debido a sus propiedades antihistamínicas. Un ejemplo de este tipo de antidepresivos es la mirtazapina.

-                     Potenciadores selectivos de la recaptación de serotonina (PSRS)

La tianeptina es su principal representante. Aunque por su estructura es un tricíclico, no tiene relación con ese grupo en lo relativo a sus propiedades. Su acción se debe al aumento de la recaptación de la serotonina en las terminales nerviosas serotoninérgicas de la corteza, el hipocampo y el sistema límbico, sin unirse a ningún receptor, lo cual disminuye los posibles efectos adversos. Además de su potente efecto antidepresivo, ofrece un efecto ansiolítico adicional que no llega a producir sedación.

-                     Antidepresivos tetracíclicos

Componen un grupo heterogéneo cuyos miembros tienen en común su estructura molecular. El más famoso es la trazodona, si bien en las últimas dos décadas se ha utilizado muy poco.

-                     Otros antidepresivos

Otros grupos de antidepresivos modernos son los inhibidores selectivos de la recaptación de dopamina (ISRD), los inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina (ISRN) y los inhibidores selectivos de la recaptación de dopamina y noradrenalina (IRDN), que son utilizados en menor medida que los descritos en primer lugar. También se prescriben muy poco los antidepresivos de las primeras generaciones, que eran menos específicos y afectaban a un gran número de neurotransmisores, por lo que el número de efectos secundarios era mayor:

-                     Antidepresivos tricíclicos

Los antidepresivos tricíclicos impiden la recaptación de la serotonina y la noradrenalina, lo que da lugar a un aumento de sus niveles en el cerebro. El primero fue la imipramina, que se conoce desde mediados de la década de los cincuenta. Prácticamente no se utilizan debido a sus numerosos efectos secundarios.

-                     Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs)

Actúan bloqueando la acción de la enzima monoaminooxidasa. Fueron los primeros antidepresivos existentes en el mercado. Prácticamente están abandonados debido a que son poco selectivos: al inhibir la MAO actúan sobre numerosas funciones, no sólo sobre la depresión, lo cual conlleva más efectos secundarios, algunos bastante graves, que se evitan en parte con los IMAOs selectivos y reversibles.

Mejorar la serotonina por medios más naturales

El enfoque convencional de los psiquiatras consiste en prescribir antidepresivos que modifiquen la forma en que se metaboliza la serotonina en las sinapsis neuronales. Dejando aparte los efectos secundarios de esos productos —bastante numerosos—, el principal problema es que con su uso estamos realizando modificaciones neuronales que más adelante, una vez abandonado el fármaco, tal vez no vuelvan a su estado original. Si la depresión es de carácter endógeno, se debe a que hay un desequilibrio interno, y por tanto está justificado recetar antidepresivos; pero si se padece un bajón de ánimo producido por algún factor externo (por ejemplo, la muerte de un familiar, la ruptura de una pareja, dificultades para la vida social, frustración o similares) no será apropiado tratar químicamente algo que tiene una causa personal, vital o social. No resolverá el problema, y aunque se logre elevar el estado anímico, con el tiempo podrá surgir un problema médico que antes no se tenía por haber tomado fármacos sin necesitarlos. En realidad, la prescripción indiscriminada de antidepresivos y tranquilizantes se debe más a los intereses comerciales de las compañías farmacéuticas y a que las salas de espera de las consultas están llenas de personas que no tienen ningún padecimiento físico, sino somatizaciones de origen psíquico.

Si de todas formas estamos convencidos de que debemos tomar algo para mejorar nuestro tono vital, será menos agresivo aumentar el material con el cual el organismo produce su propia serotonina. Puesto que los neurotransmisores se sintetizan a partir de ciertas sustancias, parece lógico potenciar los niveles de dichos precursores. Dos precursores de la serotonina, el aminoácido triptófano y el 5-hidroxitriptófano, un derivado suyo, pueden cruzar la barrera hematoencefálica y elevar el nivel de serotonina en el cerebro. Éste puede ser un enfoque más adecuado cuando el problema no tiene un origen biológico claro, ya que es más natural aumentar la cantidad de las sustancias utilizadas para sintetizar el neurotransmisor que modificar el proceso por el cual, después de liberado en el espacio sináptico y cumplida ya su función, se reabsorbe por las vesículas presinápticas.

La eficacia de este planteamiento está demostrada por muchos estudios, que no obstante son menos numerosos que los que aconsejan la aplicación de antidepresivos psiquiátricos, por motivos comerciales que el lector podrá adivinar. Por tratarse de productos que no pueden patentarse, los aminoácidos precursores son sustancias menos interesantes para las multinacionales farmacéuticas, las entidades que más fomentan la prescripción de psicofármacos por parte de psiquiatras y médicos de cabecera, mediante los distintos métodos de que disponen: anuncios publicitarios en revistas médicas, artículos supuestamente científicos que en realidad son publicitarios, visitadores que acuden a las consultas con maletines llenos de folletos y cajas de medicamentos de muestra, simposios patrocinados por compañías farmacéuticas, etc. En cuanto a la población general, esta publicidad llega a través de carteles y revistas de farmacia, artículos de prensa y publicidad directa e indirecta en prensa, radio y televisión. De hecho, la mayor parte del presupuesto de esta industria no se destina a la producción de medicamentos ni a la investigación, sino a estudios de mercado, publicidad y marketing.

La medicalización de la vida cotidiana

Vamos a permitirnos hacer una reflexión sobre lo que estamos diciendo. Actualmente no sólo se consideran cuestiones médicas ciertos problemas que antes eran parte normal de la vida (ánimo bajo por alguna pérdida familiar o afectiva, que ahora se ha incluido dentro de la elástica categoría de “depresión”; tensión por exceso de responsabilidades o de trabajo que ahora se denomina “estrés”; el envejecimiento, la menopausia…), sino que las compañías farmacéuticas inventan enfermedades, y curiosamente cuentan con la solución para ellas: medicamentos fabricados por las mismas empresas que antes no tenían indicaciones terapéuticas definidas. Pero no sólo eso, sino que cuando el supuesto problema de salud no puede llegar a considerarse enfermedad, queda catalogado como trastorno. Éste tiene una entidad menor que una enfermedad porque no existe una causa biológica clara, pero —también curiosamente— siempre existe alguna pastillita milagrosa para tratarlo.

(Continuará)

Bibliografía

Las referencias que ofrezco a continuación no sólo son los documentos utilizados para elaborar el artículo, sino lecturas muy asequibles con las que el lector puede ampliar información sobre este tema tan importante.

Blöch, Jorg, Los inventores de enfermedades, Ediciones Destino.

Jara, Miguel, Traficantes de salud, Icaria Editorial, 2007.

Pérez Álvarez, Marino y González Pardo, Héctor, La invención de trastornos mentales, Alianza Editorial.

Snyder, Solomon, Drogas y cerebro, Prensa Científica, 1992.

Stahl, Stephen, Psicofarmacología esencial, Ariel Neurociencia.

Szasz, Thomas, El mito de la enfermedad mental, Amorrortu Editores. La fabricación de la locura, Editorial Kairós.

Wikipedia. Entrada “Antidepresivo” (http://es.wikipedia.org/wiki/Antidepresivo).

  Advertencia: El propósito de este artículo es ofrecer información sobre sustancias legales y disponibles en establecimientos, sin recomendar su uso. Tan sólo citamos principios activos, no marcas concretas, para evitar hacer publicidad de fármacos. Antes de consumir cualquier medicamento, consulte a su médico.

 

El cáñamo y la medicina tradicional china

Aplicaciones médicas y cosmética ancestral
CUANDO NO SE TRATA DE UN CUENTO CHINO

De la antigua China más se conoce por el cine, la tv y la capciosa propaganda occidental que por el riguroso desarrollo de sus ciencias. Integral en sus concepciones y abarcativa con la naturaleza, la medicina china deslumbra en su eficacia y hasta resuelve dilemas que aquejan mes a mes.

-por Andrea C. Mindlin, facultad de Farmacia Y Bioquímica, Universidad de Buenos Aires.

¿Quién no ha visto ese maravilloso film, El amante (Jean-Jacques Arnaud 1991)? Basada en la novela autobiográfica de la eximia escritora francesa Margarite Duras, donde el libro nos deleita con su deliciosa escritura, la película nos emociona con las bellas imágenes.

Pasajes de la vida cotidiana de esa indochina bajo dominio francés de los años cincuenta, hombres y mujeres trabajando en un mercado, contando su padecer en sus gestos adustos, sólo hombres afortunados relajados fumando opio y eso cuerpos masculinos, fuertes, de pieles cetrinas y miradas esquivas.

Quien, en la mas intima de las intimidades no ha envidiado ese romance con aquel hombre de ojos rasgados, y que varón no ha se ha imaginado la historia a la inversa, amar a esas mujeres jóvenes chinas, con esas miradas que reflejan las mas pura inocencia y la mas impura lascivia.

Después de respirar profundo, sobreponernos a tan tórrido romance y entrar en la real realidad, y en lo mas vano del pensamiento occidental, nos preguntamos cómo hacen para tener esas pieles, tan tersas, suaves y brillantes que cualquier mortal no pararía de acariciar.

Lo cierto es que los chinos tienen en su cultura una concepción de la salud muy diferente a la nuestra, occidental. Así como en la medicina ayurvédica el cuerpo es un todo que funciona en un delicado y exacto equilibrio con el medio ambiente y con las fuerzas de la naturaleza, la medicina tradicional china es un sistema de salud que data, aproximadamente, desde el dos mil quinientos antes de Cristo, también la enfermedad es producto de un desbalance energético. La tarea del practicante de la medicina china es entonces restablecer el balance y la armonía en el cuerpo energético.

Lo interesante de la medicina china es que se confía en la sabiduría del propio cuerpo; los tratamientos que se utilizan solo son coadyuvantes para que el propio cuerpo recupere su equilibrio natural.

En los principios de la medicina china, así como en la mayoría de las medicinas orientales, los tratamientos son de origen natural. La naturaleza es la que va a proporcionar las herramientas para recobrar el bienestar físico y psíquico. Por esta razón es que fundamentalmente se basa en tratamientos con hierbas, masajes especiales y acupuntura.

Por suerte para los desprotegidos accidentales, a pesar de las invenciones farmacológicas que van desde drogas, que son legales y promocionadas para que podamos comer hamburguesas de plástico y grasa, hasta las mágicas pastillas azules que convierten al más romántico de los amantes en maquina de follar. En los últimos años la medicina tradicional china se ha se ha tornado mas familiar en Occidente y está siendo usada por médicos calificados. En la tradición china, se cree en la teoría de los elementos, los cuales son utilizados para explicar la interacción del ser humano con su medio ambiente. Estos elementos son madera, fuego, aire, metal y agua, todos ellos relacionados.

De fuego somos

La madera que alimenta el fuego, el fuego que resuelve el aire; a su vez el aire tiene un efecto sobre el metal, y este último produce agua sobre él como un efecto de condensación. Y el agua el alimento de los árboles, que producen madera.

Estos cinco elementos interconectados entre sí representan distintas partes del cuerpo, así como emociones, sabores, estaciones del año y hasta colores.

Un desbalance entre estos cinco elementos es la causa de la enfermedad, por lo cual la sabiduría china radica en utilizar una combinación de hierbas, que tienen distintos sabores y colores, que corrijan el desbande, para volver a la condición de salud.

Al igual que en la medicina ayurvédica donde existen chakras o puntos de energía localizados imaginariamente a lo largo de la columna vertebral, en la medicina china existen canales, meridianos o vías de comunicación, llamados en chino king por donde circula la energía vital o Qi Se contabilizan doce canales en total, o vías de comunicación principales que se corresponden con los órganos vitales del cuerpo humano: pulmones, intestino grueso, intestino delgado, bazo-páncreas, corazón, riñones, vejiga, sistema cardiovascular, vesícula biliar, hígado, vaso de la concepción, vaso gobernante.

Complementariamente al modelo básico de los cinco elementos, en la filosofía china aparece la idea de los opuestos. El cosmos se rige por energías opuestas, el Yin y el Yan, ambas se complementas, son necesarias y se deben equilibrar. El yin se relaciona con lo femenino, lo oscuro y frío, mientras que el yan esta caracterizado por lo masculino, luz y calor.

Así como en la vida, lo masculino y lo femenino se necesitan y se complementan, en la milenaria sabiduría china, para mantener una condición orgánica saludable, el yin y el yan deben estar en equilibrio.

La Cannabis Sativa ejerce un efecto muy beneficioso en este sentido, sobre todo para balancear el estilo de vida, ajetreado y exigido que vivimos.

Aquellos días locos

Un mal muy común en las mujeres es la dismenorrea, o como decimos en mi barrio, dolor menstrual Consta de un padecimiento intenso, sordo y contínuo en el abdomen que se prolonga durante los días previos a la menstruación hasta unos días después de la llegada de la misma.

Según la medicina alopática, estas dolencias son normales y se pasan tomando un antiespasmódico o cualquier analgésico. Para la medicina china, este tipo de molestias es producto de un aumento de la energía yan en detrimento del yin.

Traducido a nuestra occidental y cristiana cosmovisión, las mujeres nos volvemos muy fálicas, dirían los psicoanalistas, conducta impuesta desde la sociedad de consumo, donde el capitalismo lo único que pretende es que la mujer produzca más iniciando una loca carrera con el sexo opuesto, en vez de disfrutarlos. La consecuencia en el cuerpo es un terrible dolor de ovarios.

La Cannabis Sativa, es un excelente analgésico y antiinflamatorio, esto en un concepto alopático, mientras que con una mirada mas holística, como las que tienen las medicnas ancestrales, es un inmejorable equilibrador de las energías yin-yan.

En este antiguo arte de la sanación y muy sabiamente de la prevención, si hablamos de cosmética, estaríamos cometiendo un cercenamiento de un cúmulo de conocimientos. En occidente se entiende a la cosmética, como a la dermatología, como el cuidado de la piel. En oriente, esto no es pensado de esta manera: lucir, joven, con el órgano mas extenso de nuestro cuerpo en perfecto estado, es una consecuencia, no un fin es sí mismo. Obviamente, la alimentación va a ser una importante fuente terapéutica. Donde se toma en cuenta, no solo el efecto terapéutico que puede tener una hierba o un alimento, sino también si es comida caliente o fría, su color y su sabor, amargo o dulce.

Serán estas sabias combinaciones la que ejercerán el efecto sanador, de la parte del cuerpo identificada, con un sabor, color y temperatura. La alimentación es pues, esencial para lograr el equilibrio, la armonía y por tanto la salud integral.

La Medicina Tradicional China clasifica a los alimentos según diferentes criterios:

  1. a)Según la energía intrínseca o naturaleza del alimento:
  2. b)Según su sabor:
  • Alimentos calientes y templados: tonifican, calientan, ascienden, mueven.
  • Alimentos neutros: estabilizan, armonizan, centran.
  • Alimentos frescos y fríos: refrescan, sedan, astringen, hidratan.

Cada sabor tiene una característica energética diferente:

  • Alimentos ácidos: astringen, contraen la energía hacia adentro.
    Actúan sobre el hígado y la vesícula biliar (elemento Madera).
  • Alimentos amargos: favorecen el drenaje y la evacuación, descienden y secan.
    Actúan sobre el corazón y el intestino delgado (elemento Fuego).
  • Alimentos salados: En cantidad moderada ablandan, lubrifican.
    Actúan sobre los riñones y la vejiga urinaria (elemento Agua).
  • Alimentos dulces: ascienden la energía y lubrifican.
    Actúan sobre el bazo, páncreas y estómago (elemento Tierra).
  1. c)Según su color:
  2. d)Según el tropismo del meridiano:
  • Alimentos rojos: revitalizan.
  • Alimentos amarillos: estabilizan, equilibran.
  • Alimentos verdes: desintoxican, depuran.
  • Alimentos negros: astringen, tonifican el "Ying" (esencia).
  • Alimentos blancos: purifican.

Cada alimento tiene un meridiano de impacto principal:
Ejemplo: La pera por el meridiano del pulmón, las espinacas por el del hígado, la calabaza por el del bazo, las castañas por el corazón, los azukis por el riñón.

  1. e)Según el movimiento de la energía que inducen

No es una dieta fija sino que se adapta a las condiciones particulares de cada persona: constitución física, edad, época del año, país en que vive, tipo de trabajo que realiza, tipo de patología que presenta. No tiene en cuenta el aspecto cuantitativo (cantidad de alimento) sino el cualitativo (calidad energética del alimento).

Ahora sí: semillas

La semilla de Cannabis Sativa tiene un gran aporte para estos tipos de dietas. El uso de la Cannabis en China data del año tres mil setecientos antes de Cristo; el filosofo Shen Nung escribió el primer listado de hierbas, la farmacopea, Pen Ts'ao. Allí describió la Cannabis Sativa, como el elixir de la inmortalidad.

Se dice que la planta femenina tiene energía yin y la planta masculina yan y es usada para la debilidad femenina, reumatismo y para combatir la malaria. El nombre con que se conoce en china a la Cannabis Sativa es: HUO MA REN, y se utiliza para aumentar la energía vital, QI, por esto se utiliza en los problemas relacionados con la vejez, y la debilidad. La constipación es uno de los males que aqueja a la gente de edad, y el HUO Ma REN es la hierba por excelencia que se usa para apalear estos trastornos. Según la caracterización que se hace de los alimentos, la semilla de Cannabis Sativa:

Para la confusión mental, que suele ocurrir en personas añosas, también se utiliza el HUO Ma REN, en combinación con otras hierbas como las semillas de durazno (Xing Ren) raíces de ruibarbo (Dang Gui) y naranjas amargas (Bai Sho Yao]). En un local que vendan productos de dietética chinos, se puede conseguir aceite de cártamo, en chino hong hua, que produce un efecto tensor y suavizante en la piel. Se agrega menos de un gramo a una crema base, la cual se puede enriquecer con dos mililitros de aceite de cáñamo. La única contraindicación del Aceite de Cártamo es que no debe usarse en mujeres embarazadas, el aceite de Cáñamo si se puede utilizar.

Durante la época de gestación la medicina china recomienda comer semillas de Cannabis Sativa para aumentar el flujo de la leche materna cuando llegue el momento de amamantar. Otra de las prácticas ancestrales de la medicina china es la acupuntura, disciplina que ha tenido un fuerte desarrollo en Occidente. La OMS, Organización Mundial de la Salud, desde 1979 reconoce la acupuntura como eficaz para el tratamiento de al menos 49 enfermedades y desórdenes., divulga resultados de ensayos clínicos desde hace varios años, que ella misma alienta a realizar.

La acupuntura (del lat. acus: aguja , y pungere: punción) es una técnica de medicina tradicional china que trata de la inserción y la manipulación de agujas en el cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar en el paciente. Aparte de insertar las agujas de acupuntura y rotarlas para tonificar o dispersar, los acupuntores también utilizan las moxas. La técnica más extendida es un puro o cono de artemisa que se enciende para calentar el punto o bien se corta un trozo y se coloca en el mango de la aguja, dejando que se consuma totalmente. Los acupuntores utilizan ampliamente esta técnica para el tratamiento del dolor.

 

Los Cannabinoides

Las plantas de cannabis contienen gran cantidad de compuestos químicos, unos 435 hasta la fecha, y unos 25 más de los que sólo contienen trazas algunas variedades, entre ellos algunos valiosos e importantes, de los que podemos destacar: 61 cannabinoides, 20 componentes nitrogenados; 18 aminoácidos; 9 proteínas y enzimas; 34 azucares; 50 hidrocarburos; 7 alcoholes simples; 12 Aldehidos simples; 13 Cetonas; 32 ácidos; 13 esteres y lactonas; 11 Esteroides; 103 Terpenos; 16 Fenoles; 19 Flavonoides y glucósidos y una vitamina.

LOS CANNABINOIDES.

 THC:
Delta-9-tetrahidrocannabinol y Delta-8-tetrahidrocannabinol: El THC imita la acción de la anandamida, un neurotransmisor natural producido por el cuerpo, que se fija con los receptores cannábicos en el cerebro para generar el colocón asociado a la marihuana. Se han encontrado 9 variantes de Delta-9 y 2 variantes de Delta-8.

THCV:
Tetrahidrocannabivarin: Prevaleciente en especies de cannabis provenientes de Sudáfrica y el sudeste asiático. Aunque el THCV puede tener muchas de las propiedades terapéuticas del THC, no contribuye significativamente a la potencia de la marihuana aunque si a la rapidez del efecto.

CBD:
Cannabidiol: Antiguamente se creía que era psicoactivo, o que contribuía al colocón interaccionando con otros cannabinoides. Las investigaciones más recientes indican que el CBD tiene un efecto insignificante en el colocón. Es sin embargo, un potente anti-inflamatorio, y puede mantener algún efecto del THC como el alivio a la ansiedad. Aunque no se trata de un cannabinoide psicoactivo, el CBD parece de ayuda para muchas condiciones médicas. Se han encontrado 7 variantes

 CBN:
Cannabinol: Es un producto de la degradación del THC. No es un compuesto psicoactivo, pero se cree que produce un efecto depresivo y confuso cuando está en cantidades apreciables. Se han encontrado 6 variantes

CBC:
Cannabicomeno: Es el precursor no-psicoactivo del THC.

Se han encontrado 4 variantes

 CBG:
Cannabigerol: Cannabinoide no psicoactivo. Las variedades de cáñamo a menudo presentan niveles elevados de CBG, mientras que solo poseen ligeros trazos de THC. Se han encontrado 6 variantes

thc reseptorissathc reseptorissa

CANNABINOIDES ENDOGENOS.

La existencia de receptores específicos para cannabinoides en el cerebro y en otros tejidos puso de manifiesto que estaban allí por alguna razón. Los receptores no han evolucionado solamente para reconocer una droga psicoactiva extraída de una planta, del mismo modo que el receptor opioide no está en el cerebro únicamente para reconocer la morfina o la heroína. En los años setenta, el hallazgo en el cerebro del receptor opioide desato una intensa investigación sobre sustancias químicas producidas de forma natural en el cerebro que pudieran activar este receptor, lo que desemboco en el descubrimiento de un tipo de neuropeptidos conocidos como las endorfinas (que como su nombre indica son morfinas endógenas). Igualmente, el descubrimiento del receptor para cannabinoides sirvió de punto de partida en la búsqueda de cannabinoides naturales.

Se han identificado tres familias de lípidos endógenos que se unen con más o menos afinidad a los receptores CB1 y CB2 y producen los mismos efectos que el THC en modelos de experimentación animal (antinocicepción, inmovilidad, reducción de la actividad espontánea e hipotermia). Estas sustancias son los cannabinoides endósennos o endocannabinoides:

  1. La anandamida es un derivado del ácido araquidonico y es la etanolamida de ácidos grasos poliinsaturados mas conocida.
  2. El 2-araquidonil-glicerol (2-ARA-G) es, hoy por hoy, el único endocannabinoide del grupo de los esteres del ácido araquidonico.
  3. El éter de 2-araquidonil-gliceril o noladina es un tercer tipo de endocannabinoide que ha sido identificado recientemente.
 ANANDAMIDA Y OTRAS ETANOLAMIDAS.

 En 1992 se descubrió la anandamida (araquidoniletanolamina). La palabra anandamida proviene del sánscrito y quiere decir felicidad o bienestar. La anandamida, estructuralmente diferente del THC, esta formada por un ácido araquidonico unido por un enlace amida a la etanolamida.

Comparada con el THC, tiene una afinidad moderada para el receptor CB1. Se degrada rápidamente por las amidasas y comparte la mayoría de los efectos del THC.

Tiene una duración de acción corta. La anandamida se ha aislado tanto en el SNC como en los tejidos periféricos de ratas y seres humanos.

En el SNC hay concentraciones elevadas de anandamida en el hipocampo, el núcleo estriado y en el cerebelo. La densidad de receptores CB1 también es elevada en estas áreas y ello hace pensar en un posible papel fisiológico de los cannabinoides endósennos en las funciones cerebrales controladas por las mismas, como las funciones motoras, cognitivas, del humor y la memoria. En el tálamo, aunque la densidad de los receptores CB1 es baja, también se han detectado concentraciones elevadas de anandamida. En tejidos periféricos se ha aislado en el bazo, corazón y pulmones, plasma y liquido cefalorraquídeo.

La homo-&gamma-linoleiletanolamida y la docosatetraeniletanolamida son etanolamidas aisladas posteriormente que también se unen a los receptores cannabinoides y tienen actividad cannabinomimetica.

La palmitoiletanolamida ha mostrado efecto inmunomodulador y neuroprotector in vitro. No se une al receptor CB1 y no está claro si lo hace al CB2. Se ha sugerido que podría actuar sobre otros receptores cannabinoides no identificados aun. Otras amidas con estructuras similares son la linoleiletanolamida y la oleamida. Esta última ha sido aislada en el SNC de animales y seres humanos, y se ha relacionado con mecanismos de inducción del sueño.

 2-araquidonil-glicerol

En 1995 se caracterizó un segundo endocannabinoide, el 2-araquinodil-glicerol (2-ARA-G) estructuralmente relacionado con la anandamida y con estructura de prostaglandina. Es mucho más abundante que la anandamida, pero se desconoce la relevancia de este hecho. Se encuentra sobre todo en el SNC y el intestino. En el SNC hay concentraciones elevadas en el tronco cerebral, el núcleo estriado y el hipocampo, y concentraciones más bajas en la corteza cerebral y el cerebelo. Se han identificado varias funciones, como por ejemplo que participa en la regulación de la sensación de apetito y de la temperatura corporal.

En los mismos tejidos en los que se ha aislado 2-ARA-G (sobre todo intestino y cerebro) se han encontrado 2-linoleiglicerol y palmitoilglicerol. Aunque estos compuestos no se unen al receptor cannabinoide, se ha sugerido que podría inhibir la actividad de las amidasas y potenciar el efecto del 2-ARA-G por un mecanismo que se ha llamado efecto de retorno.

La oleiletanolamida es un análogo endógeno de la anandamida que no activa a los receptores cannabinoides. Aunque se desconoce su función biológica exacta, se sabe que su síntesis disminuye en el intestino delgado de ratas privadas de comida y produce una disminución de la ingesta cuando se administra periféricamente.

ETER DE NOLADINA

Recientemente se ha identificado un tercer tipo de endocannabinoide, el éter de 2-araquidonil-gliceril, también llamado éter de noladina. Este endocannabinoide se une a los receptores CB1 y CB2 y ha mostrado efectos sedante, hipotérmico, analgésico e inhibidor de la motilidad intestinal en animales de experimentación.

FUENTES:

Ed Rosenthal "El gran libro de cogollos 3"

Leslie L. Iversen "Del uso médico al uso recreativo"

Isidoro Rodríguez "Enciclopedia de la marihuana"

Instituto Catalán de Farmacología

 

Salud, Paz y Amor.
Om namah sivaia.
FAT

 

Hojas de Coca

La misteriosa hoja de coca, muy difícil de conseguir hasta la llegada de Internet, siempre ha estado envuelta en un incógnito y brumoso mundo mágico andino

Por LOA

Hojas de coca y pontenciadoresHojas de coca y pontenciadores

Hace unos quince años, y gracias a la gentileza de una pareja que llegó de un largo viaje por Bolivia, pude probar por primera vez el sabor de la hoja de coca chupada, lo que en Sudamérica llaman acullicar, chacchar, pijchear, mambear, o coquear, como dicen en el norte de Argentina (Jujuy, Salta, Formosa, Tucumán y Catamarca), único país donde coquean los blancos y mestizos (mezclando hoja de coca que se vende en bolsas de 30 gramos, con bicarbonato sódico envasado en bolsas de 20 gramos).

UN POCO DE HISTORIA

La hoja de coca se usa en los Andes desde hace milenios. La evidencia arqueológica más antigua es de unos 5.000 años. Esta sagrada hoja es un elemento central de la cultura andina, y se la considera un alimento, medicina, afrodisíaco, y un embriagante ritual. La vida en un ambiente de oxígeno escaso, como la alta montaña andina, sería impensable sin una planta que favorece la circulación sanguínea y la respiración. Sin hoja de coca sería muy difícil la vida en el altiplano boliviano y la alta montaña. Para los nativos coca es vida, tanto por sus efectos como por su rendimiento económico.

En 1859 el químico alemán Albert Niemann aisló el espíritu activo de la hoja: la metil benzoil ecgonina, mas conocida por su nombre vulgar: cocaína (Rätsch 2005).

A finales del siglo XIX se vendían cigarros y cigarrillos hechos de hojas de coca, tanto en U.S.A como en Inglaterra, anunciados como remedio para la fiebre del heno, tos, catarro, asma, bronquitis, afonía, ronquera, inflamación de garganta, gripe, dolor de cabeza y neuralgias.

En 1863 el químico Angelo Mariani puso a macerar hojas de coca en vino dulce, y al brebaje le llamó “vino Mariani”. Fueron grandes bebedores la reina Victoria de Inglaterra, el papa León XIII, el sha de Persia, Thomas Edison, y muchos artistas e intelectuales. Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, probó por primera vez la cocaína pura y legal del laboratorio Merck en 1884. Siempre la consumió por la boca, usando de 50 a 10 mg, para sentir “el efecto estimulante maravilloso”. Hasta 1971 fue posible comprar un pequeño frasco de cocaína Merck, reputada como la mejor del mundo, a un vendedor callejero en alguna de las pendientes callejas de Bogotá (Henmann 2005).

Hoy la cocaína está prohibida pero la hoja de coca es legal en Colombia, Bolivia, Venezuela, norte de Argentina y Perú, donde la venden por Internet a todo el mundo mundial. En Ecuador sin ser legal se vende de forma abierta y tolerada; en Colombia pueden comprarse paquetes de medio kilo de hojas secas en herbolarios y tiendas para turistas de Bogotá y otras ciudades.

AUTOENSAYOS: LA HOJA VOLANDERA SURFEA POR INTERNET

Cualquiera que pruebe a teclear en un buscador de la red las palabras: coca hoja, verá que aparecen una serie de empresas del Perú con precios diferentes. Probé varias como cocatea.com ; inkanatural.com y el interesante blog mundomamacoca.multiply.com donde además de hoja entera y molida, también venden semillas fértiles frescas. Compré 900 gramos de hojas enteras secas por 75 € con el loable propósito del engrandecimiento de la ciencia. Tras un año desayunando cinco gramos de hojas de coca en infusión (hirviéndolas cuatro minutos) y otras pruebas, puedo decir que:

1- No he notado ningún efecto estimulante con cantidades inferiores a 10 g.

2- Al acabárseme las hojas No sentí ningún tipo de síndrome abstinencial.

3-  Requiero diez o quince gramos de hojas para sentir estimulación a la media o una hora, que con veinte gramos es potente. Dura casi dos horas y después NO hay bajón ni resaca. Diez gramos de hojas contienen entre 50 y 100 mg de cocaína (el 0,5 a 1% del peso de la hoja seca es cocaína).

4- El café, en cambio, me pone nervioso y me da una desagradable taquicardia.

En conclusión, prefiero el té de las cinco que empolvarme la nariz a las doce de la noche con una mezcla desconocida de adulterantes y disolventes: cafeína, procaína y demás anestésicos odontológicos, restos de ácidos, manitol (un tipo de azúcar), paracetamol, piracetam,etc. (Hidalgo 2008). Cuando quiera paracetamol o aspirina ya visitaré al boticario, gracias. Además el sabor de té de hoja de coca con un poco de leche y una cucharada de azúcar de caña integral es delicioso, insuperable. A veces endulzo la infusión con hojas de estevia (Stevia rebaudiana, ved CANNABIS MAGAZINE nº 81).

Por otra parte probé a meterme en el carrillo una cucharadita de hoja en polvo mezclada con bicarbonato sódico, en proporción de 30 gramos de harina de hoja de coca con 20 gramos de bica, y a la media hora con la segunda cucharadita empecé a encontrarme muy a gusto, con una agradable estimulación que, para ser mantenida, pide otra cucharadita a la media hora. El sabor de esta mezcla es para mi aceptable, aunque algunos amigos que participaron en la sesión de coqueo se vieron obligados a escupir y poner muecas de asco. Por eso el segundo experimento fue con una corteza molida que tiene la propiedad de volver dulce todo lo salado. Los indígenas Campa del Perú añaden la corteza de chamairo (Mussatia hyacinthina, una enredadera que también puede comprarse por Internet a ocho dólares la onza). El sabor de la mezcla triple (harina de coca –hoja en polvo- bicarbonato y chamairo) es dulce y agradable, pero aún así mucha gente es incapaz de mantener el bolo en la boca, o lo traga demasiado rápido o genera un abundante exceso de saliva que lava demasiado el bolo. En ambos casos la cocaína contenida en las hojas será absorbida por la mas lenta vía digestiva, en lugar de la rápida absorción por la mucosa bucal si el bolo se mantiene media hora en la boca. Así que no es tan fácil, para coquear hay que practicar, como decía un famoso investigador angloperuano: “El acto mismo de mascar algo y mantenerlo en la boca es culturalmente repelente para la mayoría de los blancos (…) la masticación de hojas de coca no parece que pueda convertirse en una tendencia de moda en el mundo industrial, pues carece de los elementos centrales de fácil consumo y satisfacción instantánea, y requiere en su conjunto demasiado cuidado y aplicación para que sea fácilmente asimilable al estilo de vida del consumidor moderno” (Henmann 2005). Por eso en Bolivia han puesto en el mercado el chicle “cocaplus”, de dulce sabor, caramelos de coca, cocalletas de naranja, miel de coca, mosto con extracto de coca, torta de coca y naranja y otras delicias que pueden verse en lacocaloca.blogspot.com

Acaso mantener un carrillo abultado sea un inconveniente en la vida social Occidental, o acaso sirva en los círculos primitivistas y okupas para “recrear lo primitivo en la vida cotidiana” (Henmann 2005).

Esnifando una raya de cocaína de 50 miligramos la estimulación se nota en pocos minutos, pero la cantidad de cocaína promedio de una chupada de hojas de coca se ha estimado en 50 miligramos, pudiendo llegar a 64 y aún 112 mg. (Henmann 2005, Ott 2008). La única diferencia sería la velocidad de absorción, unos minutos en la aspiración nasal, 45 minutos en la chupada, y tragada, hoja de coca con bicarbonato. Pero Ott hizo una mejora que puede practicarse en la cocina de cualquier casa, evitando así la peligrosa kakaína callejera adulterada.

venta hojas de cocaventa hojas de coca

COCA Y BICA PLUS

Siguiendo el método descrito por Jonathan Ott, y publicado en varios artículos de la revista Cáñamo, mezclamos una cucharadita de bicarbonato sódico por cada cucharada sopera colmada de polvo de hojas. Conseguimos una pasta húmeda añadiendo un poco de agua y la dejamos reposar quince minutos. Si se mete una cucharadita en el carrillo cada media hora procurando no tragarlo todo de golpe, chupando y tragando poco a poco haciéndola durar hasta que el último resto de polvo se trague a los treinta minutos, a la segunda cucharadita uno se estimula igual que esnifando cocaína pura. Esta pasta sólo se conserva bien un día, lo que sobre debe guardarse bien sellado en el congelador, una bolsa de autocierre dentro de otra basta. De lo contrario se vuelve muy ácida. Aún así el uso diario de coca y bica durante años produce una superficie correosa en la boca (Rätsch 2005), en cambio las sustancias alcalinas más suaves, empleadas en los Andes centrales del Perú, sobre todo la rica pasta que llaman tocra, no sólo son más ricos sino mucho menos dañinos para las membranas bucales (Henmann 2005).

La pasta húmeda de coca y bica me resultó demasiado fuerte, pero sin duda hará las delicias de los aspiradores nasales que por fin tienen ahora una potente alternativa herbal mas sana que la perika callejera. Aún así habrá quien diga que el preparado es suave y que sus polvos callejeros son mucho mas potentes. Para estos fantasmas va destinada la siguiente receta de alquimista.

EXTRACTO ALCOHÓLICO X10

Extracto alcohólico de coca se hace pulverizando 300 gramos de hojas y dejándolas en ron un día, agitando de vez en cuando la botella. Se filtra con un filtro de tela de los de café y se evapora parte del ron cocainizado, sin que hierva (al baño maría o al uno en una cocina vitro cerámica), hasta dejar el suficiente para empapar 30 gramos de hojas pulverizadas. Compré dos botellas de vodka en el súper, hice una pasta que dejé secar y me metí una cucharadita de este polvo en un carrillo. Chupé y tragué poco a poco durante media hora. Este polvo es 10 veces más potente que la hoja y sabe mejor, pero para mi es suficiente la hoja con bica. Por otra parte el licor es caro y el proceso muy laborioso, sólo apto para personas con alma de alquimista o necesitados de una mayor potencia estimulante.

QUE TE DEN POMADA…DE COCA

Otro producto peruano de indudable valor terapéutico es la crema con extracto de hojas de coca, vaselina, timol, trementina y salicilato de metilo. Esta pomada es una auténtica cocáspirina cremosa que ya me ha aliviado mas de una tortícolis, dolores de espalda y diversos golpes. Anti inflamatoria, analgésica, anti reumática,… el único fallo es que lleva vaselina en su fórmula, y es un derivado del petróleo, sería deseable que la sustituyeran por cera virgen. Cokallp –que así se llama el bálsamo- puede comprarse en cocatea.com a unos seis euros el bote.

HOJA DE COCA, ¡LEGAL EN EUROPA!

ENCOD, la Coalición Europea por Políticas de Drogas Justas y Eficaces, iniciará el proceso de poner una denuncia por racismo contra los gobiernos europeos que decidieran oponerse en febrero a la solicitud del gobierno boliviano de modificar la Convención Única para legalizar la importación y venta de hoja de coca en Europa. Los que deseen estar al tanto de la Campaña por la Hoja Sagrada de los Andes que miren de vez en cuando en www.encod.org/info/-CAMPANA-COCA-.html

La excusa para no permitir la venta de hoja es que resulta fácil extraer la cocaína de la hoja, un argumento muy falaz porque podrían legalizar al menos los alimentos hechos a base de harina de hoja de coca, o las inofensivas bolsitas filtrantes de té de un solo gramo de hojas troceadas. No hay nada mas seguro para la salud, incluso un imprudente probó a tomar una infusión con 80 bolsitas y sólo se quejó de “agitación extrema” pero nada mas (Ott 2008). Si se hubiera tomado 20 aspirinas estaría muerto, así que definitivamente la prohibición de la hoja de coca es por motivos racistas anti científicos e insostenibles. Se podría argumentar que se ilegaliza la hoja por ser fuente de la cocaína, pero ¿Por qué no consideran entonces “droga ilegal” a la efedra, fuente de efedrina y anfetaminas?

A lo largo de los años, ningún documento científico serio ha demostrado que el consumo de la hoja de coca tiene efectos negativos sobre la salud física o mental. Al contrario, hay una gran cantidad de informes científicos por expertos andinos e internacionales, entre otros de la Organización Mundial de la Salud, que manifiestan que el consumo solo tiene efectos benéficos en los consumidores.

Sin embargo, de acuerdo a la Convención Única de 1961, el consumo de la hoja de coca debería ser abolido en un período de 25 años (sin que se haya mencionado tal requisito para el consumo de cocaína). El único uso legal que puede hacerse de la hoja de coca desde entonces ha sido limitado a las empresas farmacéuticas que producen cocaína legal para fines médicos, y a la Coca Cola, que continua utilizando hojas de coca para producir el agente aromatizante. Los países productores de la hoja de coca fueron excluidos de la lista de países que pudieron beneficiarse de este uso legal.

Así que mientras la Convención Única de Estupefacientes de la ONU reserva el derecho de utilizar la hoja de coca como materia prima para industrias lucrativas dominadas por empresas occidentales, al mismo tiempo está criminalizando el consumo tradicional. Este es uno de los actos más vergonzosos cometidos por el mundo occidental contra civilizaciones de la historia reciente. La hoja de coca es parte integral de la sociedad boliviana desde hace miles de años. Como alimento, como medicina natural, como elemento de sus encuentros y sus fiestas, la hoja de coca no falta en la vida cotidiana de la mayoría de la población. En la nueva Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia que entró en vigencia en febrero de 2009, la hoja de coca se declara como «patrimonio cultural de la nación y la biodiversidad”. La oposición europea a la propuesta boliviana es por motivos ajenos a la temática de la coca. Las verdaderas razones tienen que ver con el miedo a que se derogue la Convención Única una vez que se ha reconocido oficialmente que contiene errores.

plantacion de cocaplantacion de coca

Si la ONU admitiera que la prohibición internacional de plantas como la coca, el cannabis o el opio ha sido basada en equivocaciones, entonces la base principal para la política de drogas en casi todos los países del mundo se esfumaría.

La pugna es entre la legitimidad de una cultura ancestral y la nula credibilidad de los gobiernos imperialistas que sojuzgan el mundo. Es David contra Goliath. Es de esperar que el gobierno boliviano prepare bien su estrategia en caso de que se presenten objeciones a su demanda. Una salida que le ofrece la ONU es la organización de una conferencia para plantear su propuesta en detalle, pero ello seguramente resultará una pérdida de tiempo.

Mejor sería que Bolivia, invocando el hecho de que el estado boliviano se ha renovado en 2009 con la aprobación de una nueva Constitución, decidiera reconsiderar todos los compromisos internacionales que ha tomado el anterior estado, entre ellos la Convención Única de 1961. Si el mundo no acepta la hoja de coca, Bolivia no tendrá otra opción que renunciar a la Convención Única y eventualmente volver a firmarla, haciendo excepción a todos los artículos que estén en contradicción con la Constitución Política del Estado Plurinacional, que dice en su artículo 384:

El Estado protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión social; en su estado natural no es estupefaciente. La revalorización, producción, comercialización e industrialización se regirá mediante la ley.

CITAS

Henman, A. 2005. MamaCoca. Un estudio completo de la coca. Juan Gutemberg Editores. Lima. Perú, 354 pgs; www.librosperuanos.com $48

Hidalgo, Eduardo. 2008. Cocaína. Revista Cáñamo nº 128, véanse los adulterantes más empleados en la página 128. Barcelona.

Ott, J. 2007. "Reducir daños con Mama Coca o la cocaína" en Cáñamo nº 119 noviembre pgs. 98-100 y nº 90: "Coca y cocaína, mambeo mamba o mamacocamanía".

Ott, J. 2008. Julio. Cócabol o, ¡Coca-Cola sí, Coca-Ina no!. Cáñamo 127. Pág. 123

Rätsch, C. 2005. The encyclopedia of psychoactive plants. Ethnopharmacology and its applications. Park Street press. USA

www.encod.org/info/-CAMPANA-COCA-.html

 

 

Estimulantes al alcance de todos (I) – La sulbutiamina

Con este artículo comenzamos una serie dedicada a las sustancias que pueden ayudarnos a aumentar nuestro rendimiento y que podemos conseguir de forma legal (farmacias, herbolarios, tiendas de nutrición deportiva, smart shops de Internet…)
Por J. C. Ruiz Franco

Gran parte de la población mundial toma una u otra forma de estimulantes. Café, té, mate, cacao, guaraná, hoja de coca, efedra, cocaína, anfetaminas... El deseo de estar bien, de sentir una estimulación positiva que permita sobrellevar las actividades cotidianas y los esfuerzos, es prácticamente universal. Esa sensación de activación suave, de ligera euforia que permite rendir más en todas nuestras tareas cotidianas —el polo opuesto del estado depresivo— es lo que casi todos deseamos. Llevar una vida más o menos sana, hacer deporte y alimentarse correctamente harán mucho por nuestro nivel de energía. No obstante, aunque cuidemos nuestro cuerpo habrá días especialmente malos en los que no podamos rendir lo necesario. Puede ser el momento de acudir a los estimulantes. Al oír esta palabra, inmediatamente pensamos sin querer en sustancias potentes como las anfetaminas o la cocaína, del mismo modo que al hablar de drogas nos vienen a la mente la prohibición y ciertos grupos marginales. Sin embargo, productos tan ampliamente extendidos y consumidos como el café o el té son también estimulantes, y el nivel de euforia que se consigue con ellos viene dado por la elevación del nivel de neurotransmisores activadores y la excitación de ciertas zonas del cerebro. De este modo, puesto que el mecanismo es en esencia el mismo, dosis más altas de estimulantes suaves producirán el mismo efecto que dosis bajas de productos más fuertes, otro argumento más para no compartir la clasificación oficial de las drogas en sustancias legales e ilegales que hacen nuestros gobiernos y los estamentos a su servicio.

Los estimulantes que podemos elegir son numerosos, unos más potentes que otros. Personalmente, aunque por carácter soy poco amigo de ellos, reconozco que, cuando deseo tomar alguno, de entre todos los existentes tengo preferencia por uno, por sus escasos efectos secundarios posibles, su fácil disponibilidad y su bajo precio. Es cierto que no es tan efectivo como la cocaína o las anfetaminas, pero no conlleva, ni mucho menos, los posibles inconvenientes de éstas. Otra ventaja es que se puede encontrar en farmacias, donde todos los productos pasan un riguroso control que nos permite estar seguros de que realmente estamos tomando lo que dice el envase. Por último, también parece ejercer una acción nootrópica, potenciadora de las facultades cognitivas, por lo que podemos considerarlo una droga inteligente. Me refiero a la sulbutiamina, una sustancia que ya traté en un libro que publiqué hace unos años (1), y de la que voy a ofrecer información más extensa en este artículo. La primera noticia que tuve de ella fue gracias a un libro más bien malo, pero que en mi opinión supuso todo un hito por su carácter pionero, 300 medicamentos para superarse física, sexual e intelectualmente (2). Decía sobre la sulbutiamina: “Medicamento remarcable, es una molécula original de acción rápida sobre la fatiga. Mejora la memoria y la coordinación motrices, estimulando la memoria. Se posee mucha información sobre este producto, que ha sido objeto de experimentos muy serios. Se concentra fuerte y selectivamente en las células nerviosas, activa el metabolismo cerebral, aumenta la euforia y facilita el aprendizaje”. Antonio de Senillosa (3), político y profesor de economía que presentó y prologó el libro, decía: “Vivimos en la época de la información y quien está informado de sí mismo y de lo que sucede alrededor suyo, se conoce mucho mejor que médico alguno. Cuando un amigo galeno me recomienda una aspirina, yo me sonrío y no la tomo aunque me maten, pues me sienta fatal y me provoca ardor de estómago. En cambio, nadie me ha recetado sulbutiamina, un dopante o estimulante muscular y cerebral prodigioso que facilita mi poder de concentración y elimina mi fatiga. Bendito sea”.

Generalidades - ¿Qué es la sulbutiamina?

La sulbutiamina es una sustancia derivada de la tiamina (vitamina B1), pero con efectos más marcados. Actúa sobre los centros cerebrales del despertar, aumenta la resistencia a la fatiga física e intelectual y potencia la memoria. Es neurotropa, igual que la tiamina, ya que interviene en el metabolismo de las neuronas.

Los prospectos de las marcas que comercializan este fármaco lo recomiendan para combatir la astenia, la apatía, los estados depresivos, ciertos trastornos de la memoria y psicosomáticos, y la deficiencia intelectual. En niños, está indicado en casos de inestabilidad, alteraciones de la atención y del comportamiento, y para la psicoastenia. Sus efectos son un mejor estado de ánimo, casi eufórico en algunos casos, pero sin llegar a episodios maníacos u obsesivos. Podríamos comparar su acción con la de un café bien cargado, pero sin sus efectos secundarios (nerviosismo, ansiedad), y con la duración de un día completo.

Como ocurre con todos los productos de este tipo, la administración ha de ser continuada, durante un largo periodo de tiempo, para notar efectos plenos. No se debe tomar después del mediodía porque podría dificultar el sueño.

Los detalles – Historia y características de la sulbutiamina

La sulbutiamina fue descubierta cuando se intentaba conseguir derivados de la tiamina (vitamina B1) más útiles que ésta, al suponer que un incremento en su grado de lipofilia (afinidad por las grasas) daría como resultado unas mejores propiedades farmacocinéticas. La tiamina es hidrosoluble, como todas las vitaminas del complejo B y la vitamina C; por ello no se acumula en los tejidos grasos y el cuerpo la excreta muy rápidamente. Puesto que la sulbutiamina —a pesar de conservar las propiedades de la tiamina— es lipofílica, resulta más útil que esta última.

Hasta bien entrado el siglo XX, en los países asiáticos en los que el arroz era uno de los pocos alimentos que comían sus habitantes, el beriberi era una enfermedad deficitaria de gran prevalencia. Al no ingerir alimentos con vitamina B1, y quitar además la cáscara al arroz, sufrían deficiencias de esta vitamina. El oficial médico japonés Takaki Kanehiro fue quien descubrió la relación entre la dieta y esta enfermedad mediante ensayos que realizó en marinos en los años 1883 y 1884. Diez años más tarde, Christiaan Eijkman, fisiólogo holandés, confirmó el origen dietético de la enfermedad e identificó la tiamina, por lo que recibió el Premio Nobel de Medicina en 1929.

En Japón, el asunto fue considerado tan importante que se formó un comité de investigación para esta vitamina, con el objetivo de investigar sus características y obtener derivados más potentes. El primer derivado lipofílico que se descubrió fue la alitiamina, en 1951. Después se sintetizaron otros derivados con mejores propiedades farmacocinéticas, uno de los cuales fue la sulbutiamina. No se sabe muy bien la fecha exacta en que fue descubierta, pero la primera referencia conocida es de 1973. Para resumir su utilidad, baste con decir que supera con mucho la mala biodisponibilidad oral de la tiamina gracias a su alto grado de lipofilia, como ya hemos comentado.

Mecanismo de acción y aplicaciones

No se conoce exactamente el mecanismo de acción de la sulbutiamina, pero parece que sus acciones en el cerebro tienen lugar principalmente en zonas y mediante neurotransmisores relacionados con el arousal (4), la atención, la motivación y la memoria. Se absorbe rápidamente en la sangre, y su concentración máxima tiene lugar de una a dos horas después de su ingestión oral. Se distribuye rápidamente por todo el cuerpo y su vida media es de cinco horas. Su eficacia clínica no está completamente establecida, pero es el único producto que se sabe que cruza la barrera hematoencefálica y que muestra actividad selectiva en las zonas específicas del cerebro implicadas en la astenia. La astenia (del griego a = “no” y sthénos = “vigor”) es una sensación de fatiga, debilidad y falta de energía y motivación que acompaña a diversos trastornos orgánicos y que se manifiesta tanto en el ámbito físico como en el psicológico. En el mundo competitivo e individualista en que vivimos, sus principales causas son el estrés y la depresión. En cuanto a los síntomas más visibles, en el plano físico hay una continua sensación de cansancio; en el psíquico se detecta una disminución de facultades intelectuales como la memoria y la atención. Pasando a un ámbito ya patológico, pueden surgir trastornos de la personalidad, ansiedad, falta de deseo sexual y disfunción eréctil (impotencia).

La astenia

Varios estudios han demostrado que la sulbutiamina alivia los síntomas de la astenia (5). El sistema activador reticular es la parte del cerebro humano encargada del arousal y la motivación. Un aumento en su actividad implica un mayor estado de alerta y energía. La sulbutiamina se une selectivamente a la zona excitatoria del sistema reticular e incrementa la densidad de los receptores de acetilcolina. Así eleva el nivel fisiológico de este sistema y disminuye los síntomas de la astenia, lo que a su vez reduce la fatiga, aumenta la concentración y mejora el estado de ánimo.

En otro estudio (6) se usó sulbutiamina para tratar cuarenta pacientes con síndrome psicovegetativo y astenia. Antes del tratamiento, los pacientes tenían apariencia asténica, trastornos de ansiedad, trastornos del sistema autónomo importantes, depresión leve y disminución de la capacidad de trabajo, de la atención y de la memoria. Se les administró cuatrocientos miligramos de sulbutiamina diarios, durante veintiocho días. Después del tratamiento, los trastornos asténicos y del sistema autónomo se redujeron considerablemente, junto con una mejora de los índices psicométricos y neurofisiológicos. Se detectó una eficacia elevada del tratamiento en un 75% de los pacientes y una eficacia moderada en el 25%. Los pacientes toleraron bien el fármaco.

Mejora del rendimiento intelectual

En los estudiantes es muy común la fatiga física e intelectual, especialmente en períodos de gran esfuerzo, como por ejemplo en épocas de exámenes. El estrés que les genera esta situación puede causar síntomas asténicos como laxitud generalizada, cansancio, menor capacidad de concentración y memoria, así como trastornos del sueño. La sulbutiamina, al combatir los síntomas de la astenia, mejora el rendimiento intelectual, tal como mostró un estudio ya antiguo (7).

Efectos sobre la memoria

Ya hemos mencionado los efectos de la sulbutiamina relacionados con los neurotransmisores. Ahora añadimos que su potenciación de la transmisión colinérgica, dopaminérgica y glutamatérgica puede mejorar la memoria. En un estudio con ratones, la administración del fármaco mejoraba sus resultados en pruebas de condicionamiento operante y en tests de reconocimiento de objetos (8).

También ha demostrado facilitar las actividades cotidianas en pacientes de Alzheimer, durante las primeras fases de la enfermedad, al administrarse junto con un inhibidor de la acetilcolinesterasa (enzima que destruye la acetilcolina liberada). En un estudio aleatorizado doble ciego con afectados por esta enfermedad, la combinación de sulbutiamina y donepezil (medicamento para tratar el Alzheimer) mejoró la memoria episódica y las actividades cotidianas en mayor medida que la combinación de donepezil y un placebo (9).

Disfunción eréctil (impotencia masculina)

La sulbutiamina también ha mostrado efectos prometedores en hombres con disfunción eréctil de origen psicógeno. En varios estudios, los pacientes recibieron sulbutiamina y la mayoría solucionó su problema de forma total o parcial (10).

Disponibilidad

Su presentación común es en comprimidos, la forma en que se comercializa en España y los países latinoamericanos. Cada comprimido contiene doscientos miligramos. En España se vende en farmacias a un precio muy económico, bajo dos nombres de marca que no vamos a citar aquí para no hacer publicidad de medicamentos, pero que pueden localizarse fácilmente en algún vademécum médico de Internet. Tampoco vamos a mencionar dosis para que no pueda decirse que recomendamos la toma de medicamentos; el lector podrá consultarlas en los prospectos.

Posibles efectos adversos

Debemos tener en cuenta que cualquier sustancia, por suave que sea, puede tener efectos secundarios. Se desaconseja el uso de sulbutiamina en personas que padezcan ansiedad y/o insomnio, y en individuos de temperamento nervioso. Cuando aparecen efectos adversos, los más frecuentes son las alergias cutáneas y la agitación, que desaparecen al abandonar su uso.

Conclusiones

La sulbutiamina es un estimulante suave que puede ser útil para combatir el cansancio causado por las agotadoras tareas cotidianas, así como en casos de astenia. Su capacidad de aportar energía y reducir la fatiga hace que sea un buen suplemento para los deportistas cuando desean mejorar su rendimiento. Su acción antiasténica, junto con sus posibles propiedades nootrópicas, la convierten en una sustancia interesante para los estudiantes y todas las personas que realicen algún tipo de trabajo intelectual. Además, como hemos mencionado, se ha utilizado con éxito para tratar la impotencia masculina.

Referencias

(1) Aunque pueda quedar un poco feo autocitarse, allá va, con permiso del lector: Ruiz Franco, J. C., Drogas Inteligentes. Editorial Paidotribo. Hay disponibles artículos sobre el tema en http://www.drogasinteligentes.com.

(2) Anónimo, 300 medicamentos para superarse física, sexual e intelectualmente. Dictext, 1989.

(3) Antonio de Senillosa fue famoso durante algún tiempo, a finales de los años ochenta y comienzo de los noventa, por su condición de tertuliano en programas de radio y televisión.

(4) El arousal es un constructo hipotético (un concepto, no una entidad real) que indica el grado de activación fisiológica y psicológica.

(5) Van Reeth, Olivier, “Pharmacologic and Therapeutic features of Sulbutiamine”. Drugs of Today, 1999, 35 (3): 187-192.

(6) Vein, A. M. y otros, “Use of enerion in psychovegetative syndrome with pronounced asthenia”. Zh Nevrol Psikhiatr Im S S Korsakova, 2003;103(10):36-9.

(7) Acuna, V. “The use of sulbutiamine in a group of university students presenting with a psychosomatic fatigue syndrome”. Gaz Med France. 1985;92:1-3.

(8) Micheau J. y otros, “Chronic administration of sulbutiamine improves long term memory formation in mice: possible cholinergic mediation”. Pharmacol Biochem Behav. 1985 Aug;23(2):195-8.

(9) Ollat H y otros, “Effects of the association of sulbutiamine with an acetylcholinesterase inhibitor in early stage and moderate Alzheimer disease”. Encephale. 2007 Mar-Apr;33(2):211-5.

(10) Por ejemplo, Dmitriev D.G. y otros. “Clinical efficacy of the drug enerion (sulbutiamine) in the treatment of patients with psychogenic (functional) erectile dysfunction”. Urologia 2005 1 (1): 32–5.

Advertencia: El propósito de este artículo es ofrecer información sobre una sustancia legal y disponible en establecimientos, sin recomendar su uso. Tan sólo citamos principios activos, no marcas concretas, para evitar hacer publicidad de fármacos. Antes de consumir cualquier medicamento, consulte a su médico.

 

Sintetizar LSD a partir de cerveza Foster’s.

Se dice, se cuenta, se comenta que con unas latas de cerveza Foster’s, un poco de leche desnatada, un olla, un barril, un remo y bla, bla, bla, se puede sintetizar LSD en casita en cantidades industriales. ¿Será verdad? ¿Será mentira? ¿Qué será... será? Sigan ustedes leyendo y, muy pronto, lo sabrán.

Por Eduardo Hidalgo

Lo dicho: unas cuantas birritas, leche, un poco de esto, otro poco de lo otro, y hasta el más tonto de la clase tendrá millones de dosis de LSD casero, exquisito, tirado de precio… Y tú, y yo, y nosotros… unos mákinas, unos kies de toda la vida, unos auténticos veteranos en estas lides… pagándolo durante décadas a mil pelas o a 5 y diez pavos el secante… ¡Vaya pringaos! Está más que claro: nos hemos quedado atrás, hemos perdido el tren. Y la culpa es nuestra, por no tener una cuenta en Facebook, por no estar registrados en Foro-Coches, por no leer el blog de fulanito de tal o de menganito de cual, y por comprarnos, en su lugar, las versiones originales y en papel de textos de cantamañanas –como, por ejemplo, los Shulgin- a los que no los entiende ni su putísima madre, químicos puros y duros, de la cabeza a los pies, es decir: ignorantes con carrera que no son capaces de resultar inteligibles para otros que no sean sus colegas de Departamento, individuos que se empeñan en hacer difícil lo sencillo, sin otra motivación e interés que mantener su status y su poder… cuando la verdad es infinitamente más sencilla, y está ahí fuera, al alcance de cualquiera, a golpe de click o, como mucho, de doble-click… Veámoslo, si no:

Clic-click:

«LSD Cuidado!!!!: Este documento es propiedad de la Cibernetical Implantacion Force, todo lector debe saber ke el presente texto está escrito sólo con fines educativos. Tanto el autor komo la Cibernetical Implantacion Force reniega y declina cualquier responsabilidad civil o penal ke se deriven del uso y/o abuso del presente texto, así que después no me vengas lloriqueando diciéndome en el lío que te he metido,.....esta claro? Esta síntesis no requiere conocimientos de química ni productos raros, aquí vamos a exponer como hacer LSD desde la cocina de casa, y así os saldrá LSD rico, rico......como diría Arguiñano ;-) El LSD se deriva de los alcaloides del ergot, el cual se encuentra comúnmente en el lúpulo (con el que se hace la cerveza) y en el centeno. La cerveza Foster es una de las pocas que se hacen a partir del centeno y contiene pequeñas cantidades de ergot. No se si esta cerveza esta en el supermercado de la esquina de tu casa, si no esta busca otra que este hecha a partir del centeno y no de la cebada. Ni se te ocurra hacerlo con cerveza hecha a partir de cebada porque después de currartelo no te saldrá LSD. Pero, ¿se podría obtener el ergot de otra manera? Se podría obtener a través de la morning glory (una planta de la que no se su nombre en español), y de otras semillas que puedes pedir por correo a Hawai. Ahora bien, si lo que esperas es comprarlo en una tienda de productos químicos la verdad es que no se puede. Y si se pudiera no se debe. Un particular puede levantar sospechas comprando productos químicos que sean precursores de drogas. Seré mas claro, te pondré un ejemplo, la metilamina no es precursor de ninguna droga, pero es un compuesto de uso habitual en Sintesis de sustancias psicoactivas, así como en otras Sintesis "legales", bueno pues si te vas a una tienda a comprarla tendrás a la poli vigilándote. Bueno, compra 12 latas grandes de cerveza Foster (no te las bebas, son la materia prima,... :-D).

En una olla calienta la cerveza a fuego lento, esto es para evaporar el agua y concentrar el ergot. Hervir la birra te llevara 36 horas (inventa algún mecanismo o túrnate con tus colegas, al final te sobrara LSD para entripar hasta al gato). Ni se te ocurra acortar el tiempo de ebullición, en tu mano esta obtener LSD o quedarte sin nada. Pero, ¿se podría echar toda la cerveza de golpe y no tener que estar echándola durante 36 horas? La respuesta (y muy a mi pesar) es que no. El hecho de hervir la cerveza durante 36 horas no es solamente evaporarle el agua, sino también otras sustancias menos volátiles que también deben ser eliminadas. Ahora bien, también podrías preguntarte: Si en lugar de 12 latas de cerveza uso 6, ¿podría reducir el tiempo a la mitad, es decir a 18 horas? La verdad es que si y no, me explico: Si mantuvieses la ebullición durante 36 horas se podría descomponer tu producto ya que estaría demasiado tiempo en ausencia de agua, pero si lo mantienes 18 horas corres el riesgo de que no se evapore todo lo que hay que eliminar, así que un tiempo prudencial en este caso serian unas 24 horas. Cuando se te vaya evaporando la cerveza añade más, recuerda que tienes 12 latas. Al final de tanto hervir tienes los componentes esenciales de 12 birras en el fondo de la olla. Ahora tienes que neutralizar el pH de la disolución de ergotamina que es débilmente ácida, para esto hace falta una base débil. Leche desnatada es ideal para esto. Añade 1/4 de vaso se leche desnatada (no uses leche normal) y espera 30 minutos a que la reacción alcance el equilibrio. En este punto tienes una disolución de ergotamina con la que puedes seguir el proceso. Esta disolución debe ser de un color marrón cremoso. Pero, al echar la leche ¿Tiene que estar el fuego puesto? No, no tiene que estar al fuego. Como bien he dicho el fuego solo es para concentrar el ergot, no es necesario mantener una temperatura elevada para llevar a cabo una reacción ácido - base. Sin embargo, puede que no ocurra nada contrariante. Si os preguntáis el por qué de usar leche desnatada en lugar de leche normal es porque la leche normal tiene grasas que pueden interaccionar originado reacciones secundarias no deseadas. Ten cuidado porque la ergotamina es un VENENO MORTAL. X-P Lo siguiente es combinar lisina con la disolución de ergotamina. La lisina la puedes conseguir en cualquier herboristeria. Necesitas alrededor de 2 gramos de lisina (esto es 20 pastillas de 100 mg). Enfría la disolución de ergotamina hasta casi que se congele en tu frigorífico. Ahora muele las pastis de lisina con un mortero, con un molinillo de café o con lo que puedas hasta convertirlas en polvo y añádeselo a la disolución de ergotamina. Ahora ya tienes ácido lisérgico, que no es poco (muchos que yo sé se darían tortas por el). El ácido lisérgico es ilegal y solo se lo venden a los catedráticos firmando un papel que dice que solo lo usaran para experimentación..........juajuajua. Bueno, tú lo que quieres es LSD, que es la dietilamida del ácido lisérgico, así que lo único que tienes que hacer es etilar tu compuesto y luego amoniacarlo. ¿Suena difícil?.....¡Ahora veras que no! Simplemente añade alcohol etílico (del que venden en las farmacias) al ácido lisérgico. Un poco de alcohol puro es lo ideal. Añade un vaso de alcohol puro y a continuación, para eliminar los hidroxilos añade 6 vasos de peróxido de hidrogeno al 4% (también le llaman agua oxigenada y puedes comprarlo en la farmacia que hay al lado de tu casa). Ten cuidadín porque ahora tu compuesto es altamente volátil. Mantenlo lejos del fuego o te quemaras las pestañas! El último paso de la preparación es añadir 4 onzas de amoniaco puro (28.75gr) a la disolución y dejarlo reposar a una temperatura normal durante 3 días. Este tiempo de espera permite que tenga lugar una reacción lentísima. A alta temperatura esta reacción es más rápida pero te arriesgas a que se pierda el LSD porque se descompone. Al final de los tres días, ¡ya tienes LSD! Pero, ¿todo se hace en la misma olla? ¿Tiene que reposar abierto o cerrado? ¿En un lugar abierto como un patio puede ser? Todo se hace en una misma olla grande, hay sitio de sobra, pero después al añadir el agua debes usar un barril (coño, ¡son 90 litros!). El sitio ideal para dejar reposarlo es una habitación cerrada a oscuras porque el LSD se descompone con la luz, el calor y el oxigeno atmosférico. Se descompone lentamente pero mejor prevenir que curar....... El rendimiento esperado de LSD es 100 gr, ¡alrededor de un millón de dosis! Debes ser MUY, MUY cuidadoso en este punto, porque la disolución que tienes entre manos es extremadamente concentrada. Si te cae en las manos puede que te quedes entripado durante años! Ahora pon 90 litros de agua en un barril, vierte el LSD y agítalo con un remo largo. En este nivel de disolución 1/4 de vaso contiene unas 100 dosis. Te puedes servir a tus anchas con un cuentagotas (3 o 4 gotas por dosis de 50 microgramos, pero eso depende de lo que le guste a cada cual de vosotros). Para evitar tener que usar los 90 litros de un barril, ¿se podría hacer en proporción, es decir, si para 100 gr son 90 litros, para 1 gr sería 0,9 litros? Exactamente puedes usar esa ley de las proporciones. Pero el que sean dosis de 50 microgramos no es el indicativo de lo que se debe tomar. El mejor tripi del mercado, el famoso "Panoramix" contiene 200 microgramos. Pero cuando llega al consumidor contiene un poco menos (parte del LSD se habrá descompuesto). Bueno, si tú dices: me comería medio panoramix, pues te tomas 2 dosis de 50 microgramos. De esta forma puedes saber la equivalencia entre lo que has preparado y lo que se vende por ahí.

¿Qué precauciones se deben tomar para poder obtener LSD de forma casera, es decir, qué fallos son los más comunes que se podrían cometer? Casi todos los alcaloides del ergot son altamente venenosos. Cuando el mismo Albert Hoffmann descubrió el LSD-25 no entraba dentro de sus planes probarlo. Lo tomo por accidente y así fue como se desvelaron sus potentes propiedades psicoactivas. Ahora bien, hay que tener sumo cuidado con la síntesis ya que un pequeño fallo puede ser mortal. En ella se informa de los pasos más peligrosos. La ergotamina es un veneno mortal, cuando se etila el ácido lisérgico el compuesto es inflamable, mantenedlo lejos de toda fuente de llama o chispa, y usar un lugar bien ventilado donde no se puedan concentrar los gases (por ejemplo no seria válido un sótano o un garaje). Al diluir la disolución a 90 litros también hay que tener cuidado. Seria muy conveniente usar guantes de goma durante toda la síntesis, pero especialmente en este punto y cuando se trabaja la ergotamina. Ahh, una última cosa es: ¿que coño hago con 1.000.000 de dosis de LSD? Pues bien, como no creo que tengas la capacidad de consumir y/o distribuir tanta cantidad de LSD (yo al menos no la tengo), el sobrante debéis hervirlo antes de tirarlo por el desagüe. Esto es para que se descomponga el LSD.... –¿Y por que quieres que se descomponga? Coño, porque el LSD también les afecta a los animales y con tal cantidad se puede causar una verdadera catástrofe medioambiental. Disfrútalo».

Texto de SuperBoom, extraido de Underhack.

Así que nada, visto y leído esto, nos fuimos al Hiper-Core o Super-Core u Open Core o lo que fuera eso, y nos compramos unas birras australianas de la marca Foster’s. Las metimos en una olla y comenzamos a hervirlas a fuego lento…. Una hora… tres horas… seis horas… diez horas… hasta que caímos en la cuenta y nos dijimos: “qué cojones… si esto no nos lleva a ningún lado… si esto es una estupidez como una catedral, si ya lo dijo el Maestro DD.AA, o estudias química –la carrera enterita- o "no vas a sintetizar LSD en la puta vida, pringao. Búscate otro entretenimiento mejor…". Y es que la cosa es así de sencilla, no hay más vueltas que darle… Si quieres sacarte unas pelas extra, como dicen por ahí: curra en Tele-Pizza, prostitúyete, o métete a concejal de urbanismo… cualquier opción te resultará más sencilla y rentable que fabricar LSD a partir de cerveza Foster’s (que, por cierto, está hecha de cebada malteada, y no de centeno, como dice la estúpida, mítica y falsa receta). Y si lo que quieres es entriparte, ya sabes, no te compliques la vida con fórmulas que no te conducirán a ninguna parte: búscate un buen contacto y por 10 pavos tendrás unos tripis que te costarán menos que una caja de birras australianas y te llevarán a la mismísima luna –y sin joderte el hígado, ni tener que aprender gastronomía…

Bon voyage, my dear friend!!!

Referencias:

CANNABISCAFE: Como hacer LSD casero y sobrevivir. Disponible en: http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php/55551-Como-hacer-LSD-casero-y-sobrevivir.?p=481055#post481055

CANNABISCAFE: Como hacer/fabricar LSD. Disponible en: http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php/111895-Receta-LSD-%C2%BFC%C3%B3mo-hacer-fabricar-LSD/page2

CANNABISCAFE: Disponible en: http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php/66549-lsd-casero-interrogantes

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media