Marihuana… ¿MEDICINAL?

  Como si de un nuevo orden mundial se tratara, la marihuana medicinal se está imponiendo sobre los medicamentos tradicionales a la hora de tratar o paliar los síntomas de multitud de enfermedades, algunas de ellas tan graves como el cáncer o tan comunes como el insomnio o el estrés.

por Josetxo

Cultivo de Marihuana MedicinalCultivo de Marihuana Medicinal

  Los buenos resultados obtenidos en muchos de estos tratamientos, corroborados siempre por los pacientes, hacen que la marihuana esté ganando terreno a pasos agigantados en el ámbito medicinal. Pero… ¿es la marihuana una auténtica medicina? ¿Puede curar enfermedades o simplemente puede paliar los síntomas? A pesar de lo que muchas personas piensan o quieren pensar (quizás manipuladas por las increíbles campañas publicitarias que se están haciendo sobre el consumo de marihuana con fines medicinales o simplemente porque están inmersas en el desconocimiento que rodea a esta mágica planta debido a su prohibición), lo cierto es que, muy a mi pesar, no hay ningún estudio científico que afirme que la marihuana cura alguna enfermedad.

  Seguro que más de uno ya se está tirando de los pelos mientras afirma que la marihuana sí cura enfermedades, que conoce casos reales de esto o de lo otro y que un amigo de un amigo se curó utilizando sólo marihuana como tratamiento. Si eres de esas personas, te invito a que sigas leyendo el artículo hasta su fin y comprenderás a qué me refiero.

  Existen multitud de estudios científicos que afirman que ciertos cannabinoides presentes en el cannabis pueden provocar o provocan que las células cancerígenas se “autodestruyan”. Algunos de estos estudios se han difundido por redes sociales de forma viral, con titulares algo atrevidos como “La marihuana puede curar el cáncer”. Lo único cierto en todo esto es que sí se están realizando estudios científicos en profundidad sobre las cualidades medicinales del cannabis y sí se han encontrado ciertos cannabinoides que ayudan a destruir células cancerígenas, por ejemplo, pero simplemente eso, son estudios que se están llevando a cabo de igual forma que se están llevando a cabo con muchas otras plantas que demuestran aportar beneficios medicinales.

Y de la misma forma que parece ser que el consumo de marihuana o de ciertas sustancias presentes en las plantas de marihuana (algunos cannabinoides específicos para ser más concretos) pueden destruir células cancerígenas, también es cierto que otras sustancias presentes en el clásico consumo de cannabis (porro) ayudan e incluso incrementan la metástasis de células ya afectadas. Pero, obviamente, esta parte no tan positiva no la vamos a ver nunca circulando de forma viral por las redes sociales, porque sencillamente no interesa ni es tan sensacionalista. Como explicaré más adelante, existen formas más sanas y naturales de consumir marihuana que fumarla.

  Al fumar cannabis no sólo inhalamos las sustancias psicoactivas y medicinales, sino que también introducimos en nuestro organismo multitud de toxinas y alquitranes (algunas de ellas muy cancerígenas). Fumar es, con diferencia, la forma menos saludable de consumir marihuana. Pero volviendo al tema... ¿Puede alguien curarse de un cáncer de piel usando sólo cannabis? No, la marihuana no cura el cáncer de piel y, de momento, ningún tipo de cáncer. Sí que es posible que el cannabis ayude a eliminar ese cáncer, en combinación con el tratamiento otorgado por el oncólogo, pero nunca por sí sola.

  Lo que sí hace la marihuana y además parece ser que muy bien, es mitigar los síntomas producidos por la quimioterapia y la propia enfermedad. Alivia dolores musculares, estimula el apetito y el ánimo, reduce el estrés, disminuye las náuseas, ayuda a conciliar el sueño, etc. El cannabis tiene muchos beneficios medicinales, pero como paliativo, nunca como cura. Poniendo algún ejemplo, ciertas plantas de marihuana parecen ser muy efectivas lidiando contra migrañas (las migrañas, para quien no lo sepa, son dolores de cabeza muy fuertes y duraderos). Muchas personas que sufren migrañas dicen sentir un gran alivio al consumir cannabis, las migrañas desaparecen y se puede continuar haciendo una vida normal. Pero… las migrañas no desaparecen para siempre, vuelven produciendo exactamente las mismas dolencias. Podemos ver claramente que la marihuana puede usarse para mitigar los síntomas de las migrañas, pero no las elimina para siempre, es decir, no las cura.

  La psoriasis es un problema cutáneo (irritación de la piel) que afecta a una amplia parte de la población. El uso de cremas/ungüentos elaborados con cannabis hace que se reduzca muy considerablemente, llegando incluso a desaparecer. Pero... ¿se cura así la psoriasis? No, sólo desaparece temporalmente. Otro claro ejemplo de que el cannabis no cura, mitiga los síntomas.

  Lo mismo sucede con el insomnio o el estrés, muy probablemente los dos problemas más comunes en tratamientos medicinales con cannabis. Muchas plantas de marihuana (variedades índicas) tienen propiedades relajantes, lo cual nos ayuda a conciliar el sueño o relajarnos si estamos estresados, pero si dejamos de tomar cannabis observaremos que el problema persiste. La marihuana puede ayudarnos a paliar dolencias, pero no a curarlas.

  Enfermos de esclerosis y/o distintas enfermedades que padecen de convulsiones musculares, manifiestan haber notado una gran mejoría tras consumir cannabis con fines medicinales. Es algo normal ya que como se ha indicado antes, ciertas variedades de marihuana presentan efectos relajantes a nivel mental y corporal. Es una gran ayuda para estos pacientes, pero eso no significa que cure, sólo palía algunos efectos de la enfermedad de forma temporal.

  Aunque quien os escribe es el primero en desear que algún día se verifique que la marihuana sirve como cura y no como tratamiento paliativo, en la actualidad no se puede afirmar que el cannabis cure enfermedades, sea cual sea su índole. Quizás es algo parecido a lo que sucede con las adormideras y el opio, ahora sintetizadas y utilizadas por farmacéuticas, muy práctico para paliar pero no para curar.

  Pero entonces... ¿por qué tanto interés en hacernos pensar que la marihuana puede curar enfermedades? Lo primero que debemos pensar es quién se beneficia de esas falsas afirmaciones y lo cierto es que todos tenemos nuestra pequeña parte de culpa. Desde los cultivadores de cannabis para consumo propio, que queremos que llegue pronto la legalización, hasta las empresas del sector que verían ampliados sus beneficios. Todos, de forma directa o indirecta, queremos creer que cura enfermedades y es posible que en ocasiones nos vengamos un poco arriba. Lo cierto es que impulsar los beneficios medicinales de la marihuana es una de las mejores formas de activismo hoy en día, mostrando al mundo lo que muchos gobiernos han intentado ocultar durante años. Quizás debamos centrarnos más en desarrollar bases de datos conjuntas sobre las variedades que hayamos probado, de las que sabemos qué beneficios medicinales ofrecen de primera mano, ya que esa información puede ser de muchísima ayuda a otras personas con las mismas dolencias que estén buscando información.

CriticalCritical

  ¿Son todas las plantas de cannabis medicinales o sólo existen algunas variedades con efectos medicinales? Dentro de lo que todos conocemos como planta de marihuana, existen multitud de variables que pueden ofrecer mejor o peor apoyo frente al alivio de diferentes síntomas. Las diferentes variedades de marihuana no ofrecen los mismos beneficios medicinales frente a una misma dolencia, es decir, hay variedades que, por ejemplo, funcionan muy bien contra el insomnio y otras variedades que están totalmente desaconsejadas.

  Las plantas de cannabis índica son muy conocidas por sus efectos relajantes a nivel corporal y mental, por lo que son muy utilizadas contra estrés, insomnio, dolores musculares, espasmos, etc. Pero dentro de las variedades índicas existen algunas más potentes que otras, tanto en efecto psicoactivo como en efectos paliativos frente a diferentes dolencias. Unas pueden estar más enfocadas a la relajación física y otras a la relajación mental (o tener una perfecta combinación ¡yuhu!).

  Por otro lado tenemos las variedades de cannabis sativa, más utilizadas en el ámbito medicinal para estimular el apetito, favorecer el buen humor, tratar nauseas o migrañas, etc. Y al igual que sucede con las índicas, dentro del mundo de las sativas podemos encontrar variedades que ofrezcan mayor o menor intensidad en sus diferentes beneficios medicinales.

  Absolutamente todas las plantas de marihuana pueden ofrecer, en mayor o menor grado, beneficios medicinales paliativos frente a alguna dolencia o enfermedad. Pero hay algunas que destacan bastante sobre las demás por su notoriedad. Simplemente hay que saber qué tipo de cannabis nos conviene más dependiendo del efecto que busquemos. Son muchas las empresas del sector que ahora marcan algunas de sus variedades como “variedades medicinales” frente al resto del catálogo, algo que puede servirnos como referente. Probablemente la empresa haya estudiado los porcentajes de los diferentes cannabinoides y sepa que esas variedades son más efectivas frente a determinadas dolencias.

  En la actualidad hay una tendencia o moda de llamar medicinal a las plantas que ofrecen un alto contenido en cannabinoides específicos como el CBD o el CBN. Algo que puede resultar extraño ya que esos cannabinoides siempre, o casi siempre, funcionan mejor en conjunto con otros como el THC. Es posible que una variedad que a mí personalmente me ayude a conciliar el sueño, a ti no te haga el mismo efecto o con la misma intensidad, por lo que siempre es recomendable probar hasta dar con el más acertado.

  Algunas variedades que he podido probar de forma continuada durante algunos años y cuyos efectos medicinales puedo apreciar de forma notoria son, por ejemplo, Great White Shark, Critical, Damnesia, Grape Fruit y Arjans Haze, entre muchas otras. Cada una de ellas tiene su particularidad, tanto en efecto como en intensidad y duración del mismo.

  A la hora de relajar el cuerpo y la mente después de un duro día de trabajo, no puedo imaginar nada mejor para fumar que un poco de Great White Shark. Notar como mi cuerpo comienza a relajarse por completo, mientras mi mente se va liberando de pensamientos estresantes. Es sin duda una hierba fantástica para relajarse sin quedarte alelado. Por contra, cuando llega la hora de acostarse y por cualquier motivo no puedo dormir, un poco de Critical siempre es mano de santo. Ambas son ideales contra el estrés y muy recomendadas si lo que buscamos es un efecto relajante a nivel corporal y/o mental.

  Contra el mal humor, las variedades sativas parecen tener las mejores cualidades, capaces de despejar la mente y dejar volar la creatividad. Variedades como Arjans Haze o Damnesia son las que más me gustan a nivel personal, aunque con las miles de variedades existentes cada cual tiene un amplio abanico de donde elegir.

  Algunas personas (creo que la mayoría en realidad) experimentan una estimulación del apetito considerable tras consumir cannabis, ya sea una variedad índica o una sativa. Contra dolores musculares me van muy bien las variedades índicas, contra migrañas las variedades sativas… Todo es ir probando hasta dar con la que mejor efecto te aporte en función a tu dolencia.

The DoctorThe Doctor

  ¿Cómo puedo cultivar cannabis medicinal? Aunque supongo que la pregunta correcta es ¿cómo puedo cultivar cualquier tipo de marihuana y darle fines medicinales? La respuesta es realmente sencilla: de la misma forma que cultivas cualquier planta de marihuana. Aunque cabe recomendar el uso de abonos orgánicos para evitar productos químicos, no sólo en abonos, también en preventivos frente a plagas. Las plantas de cannabis no se diferencian entre medicinales y no medicinales, ya que todas tienen sus propiedades, en mayor o menor medida. Se diferencian por sus orígenes, estructura, sabor, olor y efectos. Insisto en que todas son medicinales, simplemente algunas están más recomendadas que otras frente a determinadas dolencias.

   ¿Cuál es la mejor forma de consumir marihuana con fines medicinales? Sorprendentemente, fumar cannabis parece ser la forma de consumo más extendida y, por extraño que parezca, es también la más nociva. Vaporizar marihuana es la forma más sana de consumir cannabis que se conoce hasta la fecha, aunque también se puede ingerir mediante dulces o beber mediante tinturas. Dependiendo de nuestra enfermedad debemos declinarnos por la mejor forma de consumir sin dañar nuestro organismo. Un enfermo de cáncer de garganta, boca o pulmón no debe fumar ni vaporizar, obviamente, pero sí puede ingerirla mediante pasteles o beberla gracias a las tinturas, por ejemplo. Por contra, un paciente con migrañas sí puede vaporizar sin problemas, ingerir o beber. Fumar no está nada recomendado porque no sólo inhalamos cannabinoides, también alquitranes y toxinas altamente nocivas.

  Como podéis apreciar, si algo abunda en el mundo de la marihuana medicinal es la falta de información o información contrastada por muchos pacientes. Esperamos que pronto llegue la legalización y todo el mundo pueda disfrutar de estos beneficiosos efectos sin miedos ni prohibiciones.

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media