Estudiaste la carrera de neurociencias ¿Qué hizo que te enfocaras en el cannabis medicinal?

Empecé a estudiar neurociencias a los 20 años, realmente mi intención no era enfocarme en el cannabis medicinal, pero cuando me enteré de que poseíamos un sistema endocannabinoide, hubo un click en mi cerebro y me di cuenta de que había mucho por investigar. Tenía un interés previo por la planta pero fue en el año 2012 cuando supe de la relevancia de este sistema de receptores que está en nuestro cuerpo y que es tan importante para el correcto desarrollo de nuestro organismo.

Diriges un magazine online llamado “Nature Going Smart” ¿Qué nos puedes contar acerca de este proyecto?

Nature Going Smart empezó como un blog que comencé a escribir cuando estaba realizando mis investigaciones en el laboratorio para divulgar el trabajo que estaba haciendo. me di cuenta de que, a pesar del montón de trabajo y de horas de investigación, nadie tenía conocimiento de ello y quise que esa información llegara al mundo.

Quería ofrecer la oportunidad, tanto a los pacientes como al resto de público, de entender cómo pueden usar esta planta y comencé a explicarlo en Nature Going Smart. En realidad es un proyecto muy enfocado en el cannabis, pero también trata otro tipo de plantas, terapias naturales y alternativas. Afortunadamente ya no estoy sola en este proyecto. La investigación científica es muy importante, pero también lo es la difusión de los conocimientos y los avances en la materia. Se me ocurrió la idea de crear un blog que educara y ofreciera información seria y veraz sobre la planta de la marihuana y su uso terapéutico, y que a la vez estuviera escrito en un tono y un lenguaje que cualquier persona pudiera entender. Lo que he intentado con Nature Going Smart es evitar el lenguaje científico y hacer que la información llegue de una manera clara y sencilla para que aquellos que lo deseen puedan utilizar esos conocimientos para su salud.

Ofrecemos información basada en hechos científicos. El siguiente paso que queremos dar crear un servicio de asesoramiento para aconsejar a los pacientes, un lugar seguro donde puedan acceder a información específica para su caso.

¿Se ha demostrado científicamente que el cannabis es efectivo en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas?

Hay muchas evidencias científicas que señalan que el cannabis es un potente neuroprotector y se está probando científicamente que los cannabinoides son un tratamiento efectivo para enfermedades como Párkinson, Alzheimer o Esclerosis Múltiple.

Hay que destacar que es muy importante el momento en el que el paciente comience a tratarse con cannabis, no es lo mismo hacerlo en una fase inicial, que cuando la enfermedad ya está muy avanzada. Las enfermedades neurodegenerativas son enfermedades crónicas y degenerativas, lo que sucede en muchos casos es que los pacientes consideran el cannabis como el último peldaño, la última herramienta a utilizar después de torturarse con tratamientos de medicina tradicional durante años sin resultados demasiado positivos. La marihuana es su última esperanza.

La mayoría de pacientes con los que trabajo son gente que ya ha intentado un montón de tratamientos muy agresivos como por ejemplo la quimioterapia, tratamientos que han mermado significativamente la respuesta de su sistema inmunológico, que han probado decenas de medicamentos que en realidad son drogas muy tóxicas, pero sin embargo, tienen miedo del cannabis.

Dependiendo de la fase en que se encuentre la enfermedad, podemos encontrarnos con diferentes resultados, a veces, los cannabinoides no van a revertir la enfermedad, pero sí que mejoran singnificativamente la calidad de vida del enfermo y ralentizan el proceso degenerativo.

Por poner un ejemplo, la primera vez que conocí a A. un chico que padece esclerosis múltiple, había perdido la movilidad en todo el cuerpo, solo podía mover un dedo, tenían que alimentarlo y trasladarlo, esto para un chico de 32 años es una situación muy difícil de sobrellevar. Ahora, después de algunos meses de tratamiento con aceite de CBD y de cannabis, aun no puede caminar y todavía tiene esclerosis múltiple pero su calidad de vida se ha incrementado muchísimo: puede mover las manos, es casi autosuficiente, puede escoger a dónde ir, lo que hace con sus manos, puede escoger lo que quiere comer y esto en tan solo unos meses de tratamiento.

Este es uno de muchos casos, la respuesta es sí, el cannabis tiene importantes propiedades para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, el problema es que para muchos pacientes, es el último recurso. El cannabis no puede generar células neuronales nuevas de la nada por así decirlo, actúa como protector, no como creador, por eso es tan importante empezar el tratamiento a tiempo. Es muy triste que no se le dé la oportunidad al paciente de escoger, que el sistema sanitario no provea de información sobre el tratamiento con cannabinoides para que ellos puedan elegir.

Creo que cuando a una persona se le diagnostica una enfermedad tan grave como es un cáncer, ese paciente es presa del miedo, y el miedo es un factor crucial para para prevenir a un individuo de probar cualquier cosa que no sea recetada por un señor con bata blanca, el médico se convierte en un dios y si él dice que vayas a quimioterapia, vas.

“Es muy triste que no se le dé la oportunidad al paciente de escoger, que el sistema sanitario no provea de información sobre el tratamiento con cannabinoides para que ellos puedan elegir.”

¿Qué beneficios aporta el cannabis para las personas que sufren esclerosis múltiple?

Actúa como relajante muscular y ayuda a paliar la rigidez muscular que esta enfermedad produce. También ayuda a combatir el dolor neuropático que muchas veces está asociado a esta enfermedad, ya que es un buen analgésico.

Por otro lado, el CBD es un gran antiinflamatorio y neuroprotector, por lo que esta sustancia resulta ser increíblemente importante para frenar el proceso degenerativo de esta enfermedad. Las células neuronales del cerebro están interconectadas a través unos conductos que las unen. Estos puentes, que vendrían a ser como “cables”, están recubiertos por una capa. Lo que hace esta enfermedad es deteriorar esta capa protectora que recubre los “cables” y cuando esto sucede, la comunicación entre las neuronas se deteriora también. No solamente se pierde el mensaje que una neurona le envía a la otra, también el sistema inmunitario se hiperactiva y comienza a luchar contra sí mismo. Lo que realmente funciona y es tan importante del cannabis es que mantiene las células inmunitarias hiperactivas que son peligrosas lejos del cerebro, previniendo el proceso degenerativo y ayuda a reconstruir estos puentes de comunicación entre las células, reconstruyendo la capa protectora.

También cabe destacar que los enfermos de esclerosis múltiple tienen muchos problemas para dormir durante la noche y cuando se ponen bajo un tratamiento con cannabis, estas molestias desaparecen.

“Cuando eres capaz de probar científicamente que el cannabis puede sustituir a un montón de fármacos, dejas de recibir fondos para financiar tu investigación.”

A pesar del gran número de estudios científicos que apoyan la efectividad del cannabis en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, muchos gobiernos aún se niegan a regularlo para su uso medicinal. ¿Por qué crees que sucede esto?

Sé que esto no le va a gustar a algunas personas, pero pienso que hay un montón de intereses; hay “lobby” por parte de las empresas farmacéuticas a los gobiernos, porque son una máquina de hacer dinero. Incluso me atrevería a decir que también hay intereses por parte de la industria del sector alimenticio, ya que es “socia” de la industria farmacéutica a la hora de crear enfermedades, este es mi punto de vista.

La situación es la siguiente, tenemos estas dos poderosas industrias intentando sobrevivir, hacer dinero, y la única manera que tienen de conseguirlo es hacer que consumamos productos alimenticios que a la larga nos van a crear enfermedades y harán que necesitemos ciertos medicamentos, comercializando diferentes drogas que alivian los síntomas momentáneamente pero que al final del día hacen son la causa de que necesitemos otro medicamento, que ellos se encargan obviamente de servirnos. Por poner un ejemplo muy común, hay muchos medicamentos que al tomarlos dañan nuestro estómago, entonces para solucionar este efecto secundario tenemos que comprar un protector o un medicamento que cure el dolor de estómago, así funciona este negocio.

Cuando eres capaz de probar científicamente que el cannabis puede sustituir a un montón de fármacos, dejas de recibir fondos para financiar tu investigación. Básicamente estás demostrando algo que va totalmente en contra de sus intereses, que una planta que cuesta cero euros puede sustituir un montón de costosas medicinas.

En el caso del cáncer, por ejemplo, muchos médicos niegan aún la importancia del cannabis para su tratamiento. Otros reconocen que es bueno para las nauseas y para el dolor, pero siguen recomendando quimioterapia porque creen que el cannabis no es un tratamiento para el cáncer, simplemente un paliativo.

Tenemos un sistema sanitario que se ha convertido en la gallina de los huevos de oro y van a defenderlo con uñas y dientes. Cuantos más enfermos existan más dinero van a hacer. Si lo piensas un minuto, cada año la esperanza de vida en el primer mundo se alarga, ¿Pero realmente qué clase de vida ganamos? Vivimos más, pero más enfermos, esa es la clave que garantiza el suculento negocio de las farmacéuticas.

“El cannabis tiene importantes propiedades para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, el problema es que para muchos pacientes, es el último recurso.”

¿Las propiedades del cannabis varían según la manera de consumirlo (vaporización, combustión, ingerido…)?

Sí, totalmente. De hecho soy una gran defensora del zumo fresco de cannabis. Desgraciadamente, en la mayoría de países de Europa no está permitido el autocultivo y por desgracia eso es justo lo que necesitamos para hacer este jugo, cannabis fresco. Pero sí, hay una gran diferencia según la vía de consumo a nivel químico que comporta diferencias enormes en cuanto a los beneficios para la salud. Para decidir cómo queremos consumir cannabis (aceite, vaporizador, etc), debemos tener en cuenta cuál es el mejor método para curar la enfermedad en cuestión.

¿Cuáles son los beneficios?

Cuando consumimos cannabis fresco, estamos consumiendo más de 400 componentes con importantes propiedades medicinales. Hay que tener en cuenta que muchos de ellos (terpenos, antoioxidantes, etc) se pierden cuando los consumimos a través de un método en el que tengamos que aplicar calor o donde la materia prima no esté fresca. Los beneficios son tantos que no los puedo enumerar, funciona para los desórdenes metabólicos, enfermedades neurodegenerativas, antiinflamatorio, anti-fúngico, antibacteriano… Además, puedes tomar grandes cantidades de cannabinoides sin tener ningún tipo de efecto psicoactivo.

Dinafem ha lanzado recientemente su nuevo catálogo de variedades ricas en CBD. ¿Las conoces? ¿Cuál es tu opinión acerca del trabajo de I+D que se ha llevado a cabo en el laboratorio?

Sí, las conozco, y creo sinceramente que es el camino a seguir. Hasta el momento la economía de la industria cannábica estaba sustentada por el sector recreativo, no por el medicinal. Lo que estáis haciendo en Dinafem es construir un puente entre los dos. Estas nuevas genéticas que son valiosísimas para el sector medicinal, resulta que provienen del sector recreacional, es importante empezar nuevas alianzas entre las dos partes.

Fuente Dinafem.org